2016-09-16

Coming soon



Parece ser que el 2017 va a ser un gran año para Coburn. Cómic, nueva novela... Bufff...

2016-09-03

Vídeo presentación de Aficionado Disperso.

https://youtu.be/vVdhRd1DpvM

2016-09-02

Más novelas de Star Wars. ¡Esto es la guerra!

https://youtu.be/03iisBFtJA4

2016-08-15

2016-07-12

The Martian.




Resulta curioso el menosprecio hacia el trabajo bien hecho. La regularidad se paga con indiferencia; la calidad es lo esperado siempre. Si un artista falla, o tiene una obra que no cubre las expectativas, se perdona más que al que siempre cumple con un canon cualitativo."Siempre da lo mismo" o "está en su línea". Ridley Scott lleva toda su carrera siendo un ejemplo de corrección y siempre estará estigmatizado por la sombra de sus primeras obras. Alien y Blade Runner han influenciado tanto a la ciencia ficción que es imposible medir el impacto de esas obras. Es algo grabado en el ADN de las películas, libros, videojuegos o cómics posteriores. Scoot alcanzó la gloria y el resto de su producción DEBÍA ser mejor. 


Y obviamente eso es casi imposible.

Y llega el 20165 y Ridley viene de hacer esa gran comedia que es Prometheus. Vuelve a la Ciencia Ficción después de pasarse por el peplum en Dioses de nomeacuerdo. Vuelve con la adpatación de una novela superventas. Vuelve a su género. Y a ver qué tal.

The Martian es un película en la que es fácil caer en la épica mal entendida, en la fanfarria desaforada, en los planos intensos y el martilleo en las sienes. Es muy fácil. La historia de un Robinson Crusoe extremo. Un tipo abandonado a su suerte en el entorno más puteante posible: el planeta rojo. Lo que podían ser dos horas y pico de agobio y ganas de quitar la peli de lo mal que lo está pasando el muchacho se convierte en un relato de aventuras casi ligero. Y aquí es donde Ridley Scott, como el Miller en Mad Max, se saca la minga septuagenaria y se mea en lo que se supone que tiene que ofrecer. Scott nos ofrece increíbles imágenes de un Marte casi real, nos hace creer que esta historia es real y que es un biopic de un suceso verídico. ¡Y esa es la magia de la película! Me trago toda la aventura porque todos los personajes y el ambiente están ahí para divertir, para entretener, para recalcar que es una de aventuras de toda la vida, de las que ya no se hacen.

Y lo realiza con optimismo, casi con alegría. Música disco para la desesperación y la soledad. Y sí, el personaje de Matt Damon las pasa putas. Putas de verdad. Pero la Ciencia está de su parte. No el Dios Americano, ni la Providencia, sino su intelecto y el de un puñado de tíos listos de la NASA.

Ridley Scoyy se enjuaga el mal sabor de boca de Prometheus y recuerda que tiene energía para contar una historia como esta mejor que cualquier director joven. Le queda gasolina para más, no sé si mejor.