2006-05-22

Respirando el ambiente tributario


Cualquier momento de la mañana en la Delegación de Hacienda X. Con cara de póker y expresión forzada de conocimiento absoluto de la ley tributaria, se sienta frente a mi una señora con el pelo a lo Rey León y un collar de perlas, tamaño peras de temporada:

-¡Uy! Mira que chico más majo me ha tocado hoy...
-Buenos días señora, me da su DNI, por favor...
-Sí, sí, toma. Áquí te lo traigo todo: las escrituras del piso, la defunción de mi marido, las tres contratos de arrendamiento, las escrituras de la casa de la playa, las facturas del teléfono, las facturas del IKEA porque compré un sofá cama para el terreno del campo que tengo en el pueblo, los papeles del banco, las acciones que compré, dos bonos a Caritas, dos niños apadrinados, bla, bla, bla....

Mierda, puta.

Y tengo diez minutos para hacerle la Renta...

Sólo quería desahogarme.

No hay comentarios: