2006-06-16

Jornada épica de limpieza.


Era un misión dura pero ayer limpiamos casi todo el piso. Después de varias horas con la fregona, el estropajo, la escoba, el detergente y la madre que los parió, el piso ya parece otra cosa. En cuanto tenga en mi poder la cámara de fotos colgaré alguna donde se puede ver a Capitán Ternin ( Elara me ha cambiado el nombre, ascendiendome de rango) en la díficil tarea de dibujar un boceto de uno de los armarios empotrados. La verdad es que tengo agujetas hasta en las pestañas pero sarna con gusto no pica. Este fin de semana más.

P.D: Lo malo de esto es que cada vez se ven más desperfectos. Algunos son comprensibles pero otros dejan a la altura del betún a estos dos . Como el misterioso caso del trozo de lavabo pegado con fiso; digno de formar parte de los reportajes de Iker Jiménez y su Nave del Misterio.

No hay comentarios: