2006-07-02

Crónica de un sábado más largo que la mar.


Volviendo a la rutina y un ritmo de posteo ya normalizado, contar alguna cosita, de esas personales, que enriquecen, cual pastilla de Avecrem, estos blogs de los mundo de San Google. Elara y yo ya tenemos encargados los muebles del piso. En una labor de coordinación propia de comandos del Mossad, en una hora y media teníamos seleccionados el salón y el dormitorio. A un precio más que razonable, dicho sea de paso. Por la tarde fuimos a la despedida de soltero de mi primo Juanma. Cualquier día, con más tiempo, hablaré sobre este primo mío: mucho más familia que lo que dicta el parentesco, y mucho más amigo que muchos de mis amigos. Fue una tarde y noche emotiva y llena de conversaciones para el recuerdo (Él es fan acérrimo de mi archienemigo Iker Jiménez, pero se lo perdono). Sé que leerás esto, así que te pongo en el compromiso de comentar algo, je,je,je. Bueno, próximamente, mis impresiones sobre las lecturas DC que he tenido últimamente.

No hay comentarios: