2007-08-16

Joyas como ollas: Las Minas del Rey Salomón


Qué demonios, todo el mundo sabe el origen de esta pedazo de copia de Indiana Jones: aprovechar el tirón que camarón que se duerme se lo lleva la corriente.

Nos volvemos a retrotraer a los ochenta, concretamente en tu videoclub. Año 1985, llevas en las venas el mono del "El Templo Maldito" y te lo quieres quitar con cualquier cosa que se le parezca y, joer, esa carátula con el tipo del "El Pájaro Espino" con el disfraz de Indy y una rubia guapetona al lado, hace que te decantes por la cinta por encima de otra de Chuck Norris y un tipo negro que va de no sé qué ídolo perdido...

Basada en la novela de "Las Minas del Rey Salomón", el guión ya estaba hecho. Allan Quatermain (siempre me ha encantado ese nombre) como protagonista perfecto. Pero le falta algo... No sé, la historia es demasiado clasicota para los locos años ochenta, así que tiramos de persecuciones en tren, tribus antropófagas, ollas gigantes y nazis, muchos nazis...Eso, nos pasamos la novela original por el ojete y ya está.

Pero es que la peli tiene encanto, la jodía. Era tan, tan "Indianojesca" que no puedes sino sonreir viendo al Pájaro Espina volando de azotea en azotea cual Príncipe de Persia, a John Rys-Davies pagando la hipoteca de la casa de Punta Umbría, a Sharon Stone de chica florero, a los protas metidos en una olla gigante listos para una merienda de negros...

Divertida, copiona y resultona. Y como colofón, un climax final con ¡lava! Como debe terminar toda peli de aventuras...

Por desgracias, sólo he encontrado este anuncio de la peli. Es de una tele brasileña y se ve como el culo, pero menos es nada.






P.D: Por cierto, el dire J.Lee Thompson fue un crack en su época y se sacó de la manga, por ejemplo, "Los cañones de Navarone", aunque luego degeneró cosa mala, la criatura.

8 comentarios:

esr1979 dijo...

Muy buena peli, todavía recuerdo con cariño cuando la veía siendo pequeño. Aunque he de decir que como las de Indy ninguna;-).

Un saludo.

Cabeza Central dijo...

Muchas gracias por pasarte por nuestro blog. Deberíamos quedar todos los frikis de Sevilla uan de estas tardes en Cards & Comics y despotricar sobre las decisiones de Dan Didio, y dar un pequeño homenaje al recientemente fallecido maestro...

Ternin dijo...

Eso está hecho, cabeza central. Con la venia del tribunal, claro está

Plissken dijo...

Ah, todo en esta peli es camp, kitsch o directamente friki: la marmita gigante, la sharon stone gritona, los cocodrilos, el malo alemán comiendo diamantes... Y no me negará que la segunda parte tiene mérito, ya que lo que en Las minas del Rey Salomón era malo... ¡en Quatermain y la ciudad perdida del oro es aún peor!

Ternin dijo...

Digna de su propio post, si señor.

Jose Alvaro dijo...

¡Vamos a ver, ¿esto es una joya y "Remo" va directo a la truñoteca?¡No, hija, no! Remo y Chium se comerían al maromo éste con dos movimientos. ¡Ay, si la Golan/Globus levantara la cabeza!
Arácnidos saludos.
PD: A ver si es verdad y nos conocemos de una vez. Aunque a la cabeza central ya lo conozco. ;D

Ternin dijo...

Yo es que soy así de subjetivo y sin falta de rigor. Nada, cuando quieras, sólo tienes que decirlo.

Jack el Gris dijo...

Debería ser considerada película de culto.

Lo digo en serio.

Injustamente maltratada por seguir el carro de Indy.