2007-09-23

Retorno a viejos hábitos.





El otro día fui a la Biblioteca Pública a devolver unos libros y me encontré con un poco de tiempo libre. Tiempo que empleé en dar un paseo que no realizaba desde hacía unos cuatro años. En increíble como algunos hábitos no se pierden jamás, y el olor, la disposición de los libros, el rostro de las empleadas, los jubilados que leen el periódico del día, todo, permanecía tal y como yo lo recordaba...

Porque yo durante unos años fui un ratón de biblioteca. Al lado de mi Facultad, cada rato libre lo usaba para estar en ese edificio. El carnet echaba humo y las funcionarias me conocía por mi nombre. Luego llego el trabajo, la lejanía, y poco a poco dejé de ir por allí. Ahora, he vuelto.

10 comentarios:

BELDARIN dijo...

yo siempre que voy a la biblioteca me dicen lo mismo shhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh
y lo cojonudo es que no hablo

Sr. Bateman dijo...

Cuantos recuerdos entrañables me ha traído este post a la cabeza.
Cuando vuelva a mi ciudad le haré una visita a la biblioteca, quizás robe un libro que me mole por los viejos tiempos.

Osukaru dijo...

La biblioteca es un sitio dónde no sé que me pasa que me resulta casi imposible leer o estudiar. Al menos en la de mi pueblo. Al estar todo en silencio, cualquier ruido de más me distrae, y el parquet del suelo era insoportable... Al final decidí quedarme en casa si es que quería adelantar en los estudios...

Yuga Kali dijo...

Como se nota, Ternin, que tú sí que eres culto.

Ternin dijo...

Sí, no veas, compañero :O

Ismael dijo...

Es un off tropic de esos pero no puedo evitarlo: www.venganzatoxica.blogspot.com/2007/09/friki-y-antifriki.html
Ternin no es una persona sino un personaje -hay gente que confunde al actor con el personaje que interpreta (Santiago Segura/Torrente) pero yo confundo ya al personaje con el humano-. Porque ahora cada vez que veo al librero y friki amarillo solo soy capaz de ver al Ternin.

Ternin dijo...

Coño, ha sido verlo y sentir un cosquilleo en la entrepierna ;P

jarlaxle dijo...

Je je, a mi también me pasaba lo mismo, me conocían por el chico que siempre se llevaba los libros de Timun Mas.

Además para mi desgracia la sección de fantasía heroica estaba situada fuera, junto con los libros infantiles y era donde se sentaban los niños pequeños en unas diminutas sillas y mesas. Bastantes anécdotas me pasaron por esta cuestión jaja.

esr1979 dijo...

Buf!Hace 3 años que terminé la carrera y no he vuelto a estar en la universidad... creo que no puedo, demasiados recuerdos. La melancolía casi siempre es dolorosa...

Saludos Ternin, siento el fin de las vacaciones.

Milgrom dijo...

Pues a mí me pasa como a Osukaru, demasiado silencio para leer, pero me encanta pasar tiempo hojeando libros de todo tipo, es un hábito que hace tiempo que he perdido por culpa de los malditos horarios laborales, pero que hecho de menos.

Feliz regreso de las vacaciones.