2007-10-16

Punisher vs Punisher


Varias veces he comentado por estos lares mi afición a la serie de Punisher de Garth Ennis. En el sello Max este personaje atípico de Marcel ha encontrado su sitio y el tono adecuado para ofrecer unas historias descarnadas y ultraviolentas. En el sello Max, Punisher es un cincuentón que ha vivido la guerra de Vietnam y que emplea todos los recursos (incluidos los más crueles) posibles en su vendetta particular. Este Punisher no tiene cabida en el Universo Marvel tradicional ya que allí, por el contenido de sus historias y su propio contexto, la sordidez de algunos aspectos de la realidad , son obviados y/o edulcorados.

El propio concepto de Punisher es algo externo a la propia esencia de los héroes Marcel. Ellos no matan y sobre todo no se dejan llevar por la venganza. Ellos, en un eufemismo mil veces empleado, no “cruzan la línea”, y si lo hacen siempre son disculpado por las piruetas argumentísticas del guionista de turno. Frank Castle no siempre ha sido una máquina de destruir. Tuve su época donde “castigaba” a base de pelotas de goma; su etapa de Ángel Exterminador, y ahora, como outsider exiliado de la sagrada continuidad.

Pero claro, las cabezas pensantes de Marvel saben que este personaje gusta al aficionado y lo han ido metiendo en diversas series como artista invitado: en Daredevil, en Spiderman, etc...

Y ahora, en plena Civil War, Frank Castle vuelve con serie propia. El Diario de Guerra, su grapa más emblemática y trampolín del archiconocido Jim Lee, cobra un protagonismo total al contar en sus primeros números todo el verdadero meollo de la Guerra Civil.

Pero ¿Es una versión diferente al Punisher de Max? Coño, pues claro.Matt Fraction, el guionista, no olvida de quien estamos hablando. Frank es Frank, y salvo la sangre, la mala leche y las situaciones extremas, el personaje es el mismo. Los villanos de tercera regional del UM ya pueden echarse a temblar porque de eso, por ahora, va la serie: Zancudo y demás piltrafillas y mamaostias enmallados terminan cubiertos de plomo. La serie cumple la función de ver como Punisher le mete mano a los villanos en vez de dedicarse a camellos y los típicos mafiosos de la serie Max.

Un loco sin poderes contra todos los locos con poderes. Mola; y si Ariel Olivetti dibuja, mejor que mejor. Una serie que empieza muy bien y espero mantenga el nivel más allá de su relación con la Civil War, voy a disfrutar como un perro.

Ahora, que, por ahora, sigo quedándome con la bestia de Punisher de Ennis.

2 comentarios:

JON OSTERMAN dijo...

Me encanta el Punisher de Garth Ennis.
Este nueva serie englobada dentro del Universo Marvel la tengo reservada para cuando me lea todo Civil War.

Ismael dijo...

Bien, por fin han revelado la identidad de Azote. El Azote es el Castigador, ¿no? (es que yo no compraba el Cápitan Americano del dos en uno de forum). ¡Me encantan estos homenajes a la continuidad Marvel!
¡BRRRRRRUARGH! (Eructo cervecero.)