2007-12-15

Muertes sobrias y épicas.


Y resurrecciones extrañas y disparatadas. Españoles... El -spoiler- ha muerto. Todo el mundo lo sabía pero eso da igual. En mi librería se llevan el tebeo que parece regalado. 90 números tienen pedidos y 90 que están a punto de vender. Y no, no es que la historia no me parezca bien, al contrario, me parece muy bien pensando que al guionista se la han metido hasta el fondo con esta decisión de matar al prota de sus historias. Sin Civil War no hay muerte, y le toca al bueno de Ed sacar a flote una serie cuyo protagonista está muerto. Toma reto, con dos cojones.
Pero claro, nosotros los lectores somos muy desconfiados y no nos creemos nada. Coño ¡Si mataron al Supes!
Si luego lo resucitan y a tomar por saco. Claro, y a eso es lo que yo voy. Si matamos a un personaje popular buscando el golpe de efecto o las puras y simples ventas, es de cajón que el héroe vuelva de entre los muertos para seguir vendiendo tebeos a manos llenos. Una maniobra más vieja que las moñas de jazmines pero que es eficaz 100% Marvel Essential. Pero claro, resucitar no es cosa baladí porque si no lo haría cualquiera. Para resucitar a un superhéroe hay que tener arte, prestancia, estilo y oportunidad. Es más, una buena resurrección debe estar por encima de la propia muerte. Porque yo recuerdo la muerte del Supes pero no su vuelta.
Hay autores que se sacan historias estúpidas de la manga para argumentar el retorno del héroe (Kevin Smith se hizo la picha un lío con Green Arrow) u otro que se salen de la pelleja y se sacan de la manga un clásico moderno como Geoff Johns y Green Lantern. Bueno y luego hay muertes que en realidad no existieron como lo último de Flash.
Hay otras veces en que la muerte es estúpida y la resurrección más todavía. Si no, preguntadle a Bendis, Quesada y amigos y lo que le han hecho en Vengadores Desunidos y la vuelta de Ojo de Halcón tirado en la nieve, medio carajote y buscando a Wanda Massimoff en el último ( y exquisitamente dibujado por Alex Maleev) número de los Nuevos Vengadores.
En definitiva: Yo sigo picando, ¿y vosotros?

4 comentarios:

lord_pengallan dijo...

Cómo disfruto viendo como aplicas al darwinismo a los comics que compras. Y no por verte sufrir, sino por ver como vas dejando atrás las mediocridades que comprabas.
El tema es que has pasado la evolución de todo friki rapidísimo al haber interrumpido esta, tiempo ha. Ahora eres un Ternin más maduro y autocontrolado. Ya has aprendido a las duras la realidad de los superhéroes.

Ternin dijo...

Darwinismo comiquero, me encanta. Nada, a la fuerza ahogan... Lo que sí debo confesarte, viejo amigo, es que me he convertido en un hijo de la grapa a base de tomos caros. Quien me ha visto y quien me ve...

lord_pengallan dijo...

Ja, ja, ja.
Ahora sólo me falta verte renegando de los BoME, y entonces todo habrá vuelto a su sitio.

Gloria dijo...

Esto de las muertes y resurrecciones es un cachondeo. para mí el mejor ejemplo es la muerte de Fenix/Jean Grey... La primera vez , se me encogió el corazón, pero es que ahora, cada vez que matan a esta chica es que me digo "dejarla muerta y enterrada de una puñetera vez! conchoyá!" por no hablar de las veces que se ha muerto el Capi... y ya no hablemos de la Tia May.

Yo creo que esto de las muertes y resurrecciones, o se hace con un poco de gracia, o no se hace. Resurrecciones con gracia? pues el soldado de invierno. Sí un retcon como una casa de payés, pero, al menos en mi caso, ha colado.

Dicho eso, me alegro un montón de que Foggy Nelson siga en el mundo de los vivos. Claro, que muerto, lo que se dice muerto, no lo estuvo nunca (Ay, ay! que pillín es este Brubaker!)

Y es que la carne es debil.