2007-09-30

What If: ¿Y si fuera editor?



Me pasa el compañero bloguero Oneyros un encargo a priori complicado. Pero no hay nada imposible en esta vida, faltaría más.




¿Qué haría yo de ser editor de comics?

En primer lugar, pasar cuarto y mitad de los lectores. Aquí cada uno debe estar en su sitio y no meter las pezuñas en cosas que ni sabe ni entienden. Mi política editorial sería: “lo mío es mío y lo tuyo es mío”. Publicaría las series según mi nobilísimo y soberano entender. No hay más sabiduría que la mía ni mejor conocimiento de mercado que el mío. Mi palabra es Ley y a quien no le guste que se echa novia y se deje de criticar a los profesionales. Coñoya.



¿Qué haría yo de ser editor Marvel?


Lo mismo pero en inglés: Con la salvedad de que podría cachondearme en convenciones en mi perfecto inglés.


¿Qué haría yo de ser editor DC?


Ídem de ídem.


Fácil, sencillo y para toda la familia.


Si es que es muy fácil, criaturas de Dios.

La Torre Oscura.

The Atapuerca men



Como le he dado bastante caña, al Señor Rey en el post anterior, lo cortés no quita lo caliente (como diría un amiguete) y paso a comentar a vuelapluma una de sus obras más ambiciosas y seguidas por el público: La Torre Oscura, en concreto su primera entrega ( y única que he leido).
Reconoce el mismo autor, no todos lo hacen, que el abuelo Tolkien ha sido una de sus mayores influencias. Leer El Señor de los Anillos le impactó a la edad de 19 años y como muchos soñó con emular al maestro creando un Universo propio idolatrado por todos. Pero en vez de empezar a escribir sobre elfos metrosexuales o razas nórdicas de rancio abolengo, esperó. Y en los recovecos de su mente se formó la idea de la Torre Oscura tras ver una peli del oeste de Sergio Leone. Ahí dio con su Mundo.
King huye del ambiente medieval y se refugio en la aridez del western. Parte de su cultura y no de la europea. Los caballeros andantes portan revólver. Su moral se ha adaptado a un mundo que se ha movido y los reyes han dejado paso a la ley del superviviente. Un mundo donde la magia está presente a través de conceptos chamánicos que con brujos con gorros puntiagudos.
Roland, el protagonista de la novela, no cae simpático. Con una misión vital (cazar al hombre de negro y llegar a la Torre Oscura), planea sobre la ética y sacrifica todo y a todos por completar su objetivo. King muestra un mundo sesgado por el Desastre, sumido en futuro/pasado donde sus habitantes son elementos perdidos que intentan vivir en un presente hostil y peligroso. Un Universo con personalidad. King no necesita pormenorizar en los detalles descriptivos; existe información vaga y simples detalles que dejan al lector con la impresión de leer un pequeño bosquejo de algo más grande.
No es una lectura de Literatura Fantástica al uso. Puede resultar confusa en algunos momentos, pero representa un intento valiente de ir más allá de los tópicos establecidos. Y eso es de agradecer.
Un aspecto negativo sería la inmadurez creativa respecto a novelas posteriores. Un pecado de juventud que ya me gustaría a mi cometer.
Ahora que han vuelto a editarla en España, sería un buen momento para darle un tiento.
P.D: Bueno, desactivando modo Sánchez Dragó.

Truñoteca: Maximum Overdrive (La Rebelión de las Máquinas)







Otra de las joyas de los veranos de mi infancia. ¡La peli de Stephen King! Por aquellos entonces, año 1989 o así, aún no había leído nada de este amable señor que se dedica a ganar pasta a espuertas a base de un bestseller anual, pero el aura de escritor de libros de miedo ya había llegado a mis infantes oídos. La combinación era perfecta. El pollo como director (coño, con lo que sabe el tío de cosas que acojonan, le tiene que salir una joya). Sí, una joya como lo que todos estáis pensando.

El argumento es el siguiente: Un día cualquiera un cometa pasa cerca de la tierra y por arte de birlibirloque dota a todas las máquinas de conciencia propia. Pero no sólo, conciencia sino mucha mala ostia. Tanto que las máquinas de cocacola, cortadores de césped, consoladores, etc,etc... Se dedican a matar a los pobres humanos en una orgía apocalíptica sin fin.

La peli narra las aventuras y desventuras de un ya serie B Emilio Estévez y un grupo de supervivientes que se refugian en una gasolinera y sufren el acoso de todos los coches que pasan por ahí. Aquí, King intenta emular los ambiente opresivos de Carpenter y le sale una mierda como un campo de fútbol. Personajes como la embarazada coñazo pasarán a la historia como el elemento más asesinable de la historia del cine. Gracias a la labor de la dobladora al español, que se luce la criatura con una voz chillona a más no poder.

Pero como toda epopeya de Terror (así, con mayúsculas), el villano se encarna en la figura del Camión Duende. Ver retrato:







Este trailer es el ¿jefe? de la manada motorizada y no tiene otra cosa que hacer que matar a estos pobres hombres. Sí, es una imagen del Duende Verde, pero ni este detalle friki le da ningún punto a la peli.

Quizás, sólo sea dignas ciertas ideas del relato de King como la dependencia que existe entre hombres y máquinas pese a la supremacía de las segundas, ya que los hombres se convierten en esclavos de ellas al tener que suministrarles gasolina y viceversa. Pero vamos, que la peli me pareció un truñaco y ni por esas se salva.

Una bizarrada de Stephen King que se pudo permitir dirigir un relato suyo y que convirtió en un despropósito de serie Z por lo menos. Mucho AC/DC y pocos conocimientos de cine. Zapatero...

Por supuesto, el trailer:









Comprar menos para disfrutar más.


A raíz de un post anterior, decido continuar con el tema de las cantidad de colecciones que llevo “pa´lante”. Al igual que la expresión “Comemos lo mismo, cagamos distinto”, uso esta otra de “Comprar menos para disfrutar más”.

Series de Marvel, series de DC, cosas antiguas, caprichos que siempre caen, tomos, lecturas prestadas... Cuando me quiero dar cuenta llevo una cantidad de tebeos a la vez, que me impiden disfrutar enteramente de las historias o el dibujo.

Recuerdo aquellos momentos de la tierna niñez cuando no tenía ni un duro, y leía y releía, sobaba y resobaba el mismo tebeo una y otra vez. Ahora, con el paso de los años, recupero esos comics y sé completamente el orden de las viñetas y algunos diálogos. Cojo ahora, por poner, un tebeo de los Jóvenes Titanes de hace dos meses ( o cuatro según el espacio tiempo de David Hernando) y no me acuerdo de una mierda, prácticamente. Joer, no me queda, después de meditarlo con el puño en el mentón, otra opción que reestructurar mis compras, hacer la enésima lista de prioridades y descartar cosas porque con todo, y bien, no se puede. Snif, snif.

Completismo videojueguil


Sólo me he pasado un juego de la PS2: el God of War. Pues bueno, pues vale, pues a mi que me importa... Lo que ocurre es que tengo cerca de cien juego pira... copias de seguridad. Claro, y la proporción es brutal. No es que no me gusten, es que me entra el frenesí consumista y no puedo evitar acumular juegos que pruebo, disfruto durante un ratillo y después vuelve a la estantería. Mi mujer, en su excelsa sabiduría, ya me tiene más que avisado con su “para qué te los compras si luego no juegas”. Verdad, verdad. Este domingo han caído unos cuantos discos más; entre ellos el Stuntman 2 y el Resident Evil Code Verónica.


El primero, un juego que me ha parecido bastante simpático ya que te pone en el papel de un especialista de cine que tiene que rodar escenas de conducción en pelis. El segundo es muy conocido pero faltaba en mi jugoteca. Un poco viejo, es del 2001, es el enlace entre las partes de la PSOne y la PS2. Completismo puro y duro.

En cuanto tenga un par de años libres me pongo y dejo los juegos pendientes listos para sentencia.


P.D: ¿Soy el único que a veces disfruta más la presentación de un juego que el juego en sí mismo?

Con los zombies metidos en la casa.


Una nueva adquisición para la ludoteca en casa. Tras el seminuevo juego de Marvel Héroes, le ha tocado el turno Zombies!.


La cosa va de escapara de la horda de zombies que ataca la ciudad/tablero y a la vez ser el único que llegue al helicóptero salvador; por lo que a putear al contrario para que sea la merienda de los muertos vivientes y el ganador salude con la manita mientras las aspas de susodicho helicóptero le acaricia la melena.


Jugué hace unos meses y me encantó, así que ha caído a la espera de que tengamos un poco de tiempo. Recomendable.

2007-09-29

Grapas que sabe a poco.


De un tiempo a esta parte (auténtica frase de abuela) la pila de lecturas pendientes no hace sino aumentar. Semana a semana, compra a compra, cojo la bolsita de tebeos y la coloco pulcramente en el montoncito correspondiente y ahí se queda, durmiendo el sueño de los justos.

Series como la JLA o algunas de Marvel, están ahí como grapa virginal esperando que yo las lea; y no es por falta de tiempo o pocas ganas, es que me saben a poco. Estoy empezando a padecer el síndrome del Acumulador de Grapa ( o AG para los vagos). Como el dibujito ese de “La Vida es Así” que acumulaba litio ávaramente, yo atesoro los tebeos a la espera de que finalice la saga entera. Junto cuatro, cinco o seis grapillas, me las leo de un tirón y me quedo tranquilito.

Porque, señores ¡Me olvido de los argumentos! La serie puede estar de puta madre y todo lo que tú quieras, pero llega el mes siguiente y se me queda cara de carajote porque no me acuerdo del argumento del número anterior. ¿alzheimer comiquero? Puede ser, pero es que yo le saco más jugo al Capi leyéndome las sagas de una vez que poquito a poquito.

Descompressive storytelling que le llaman ahora. Marear la perdiz que se diría en mi tierra.


Lo malo es que no puedo aguantar varios meses y luego comprar los cómics de golpe. Necessssssito tenerlos, aunque no los lea.

Y mira que hay personajes que sigo con bastante interés como Daredevil, el mismo Capi, Superman, Green Arrow, los X-Men de Carey o varios más. Será la saturación de tomos que me han condicionado la forma de leer. ¡Maldita, Planeta!

2007-09-27

El extraño sabor del truño recién hecho.

Hay veces en las que ni yo mismo puedo explicar mis gustos. Secciones como la truñoteca sustentan este pequeño trozo de la blogosfera y debeo confesar que cada descubrimiento truñero que encuentro me llena de gozo gozoso. Cual Indiana Jones metido en carne (por cierto, sólo me parece a mi que el título de la cuarta peli es una puta mierda) me pongo a bucear en el inframundo de internet; y de vez en cuando, salgo de las profundidades lleno de mierda y con joyas como esta.








Sí, Transmorphers. Ahí, tal como suena y con toda la poca verguenza del mundo. Que efectos, que presentación, que adoración por los subproductos, que rebabilla almizclera. ¡Qué ganas de verla!


No puedo evitarlo. Me llaman mucho la atención este tipo de bozofias. Es algo que no puedo evitar. Debería tratármelo.

Por fin el número 2 de "Tebeos en Palabras"








Después de un tiempo de espera, por fin ha salido a la luz el segundo número de "Tebeos en palabras", la necesaria iniciativa creada por el maestro Yorkshire que hace crecer el mundillo comiquero con insignes ( o no, que yo también estoy por allí) firmas que desgranan, desmenuzan, analizan, teorizan, parlotean sobre esta insana y especial afición. Lo podéis descargar aquí.



Vale la pena, de verdad.

2007-09-25

Lobezno a saltos


Esta es una de las series que sigo a saltos. Empecé muy bien con los seis primeros números de Millar/Romita Jr y la dejé espantado con el esperpento ese de los números siguientes y la aventura erótico festiva de Lobezno en Japón (y van...). Después de eso, me quedé sin fuerzas para retomar las grapas.
Comenzó la nueva serie de "origins" y pasé tres kilos, la verdad. El dibujo de Dillon no me pega nada con Lobezno y tengo la sensación de que el enano peludo es de esos personajes que pueden estas treinta años sin leer nada que va a dar igual; porque evolución, evolución, psss.
Con saber que él es el mejor en lo que hace, que se ha descafeinado cual James Bond y que está en todos lados como el mismo Dios, ya me vale. Ahora, pico aquí y allá dependiendo del dibujante que toque en suerte. Humberto Ramos y su desproporcionante desproporción ha caído. En lontananza no lo sé, pero algo caerá.
P.D: Apunte: Vaya chorrada me ha parecido la teoría del Lobezno inmortal que se ha sacado el Guggenheim este de la manga. Le ha quitado toda la gracia, la verdad.

2007-09-23

Retorno a viejos hábitos.





El otro día fui a la Biblioteca Pública a devolver unos libros y me encontré con un poco de tiempo libre. Tiempo que empleé en dar un paseo que no realizaba desde hacía unos cuatro años. En increíble como algunos hábitos no se pierden jamás, y el olor, la disposición de los libros, el rostro de las empleadas, los jubilados que leen el periódico del día, todo, permanecía tal y como yo lo recordaba...

Porque yo durante unos años fui un ratón de biblioteca. Al lado de mi Facultad, cada rato libre lo usaba para estar en ese edificio. El carnet echaba humo y las funcionarias me conocía por mi nombre. Luego llego el trabajo, la lejanía, y poco a poco dejé de ir por allí. Ahora, he vuelto.

Horrores Primigenios


Centro de trabajo de Ternin, alguna hora indeterminada de la tarde y yo estoy leyendo de "estrangis" un libro de "Factoría de Ideas" llamado "Necronomicon", que va de relatos inspirados en los Mitos de Lovecraft. Total, que ahí estoy yo a lo mío cuando una compañera de trabajo me coge el libro y dice:
-¡Ah! ¿Pero ese libro existe?
-...
- Este es el libro este del demonio que es misterioso y desde ahí se convoca al Anticristo ¿no?
- Sí, hija mía, Y yo me lo he comprado de bolsillo porque me mola eso de Invocar y tal.
- ¿Y cómo lo has encontrado?
- Si tu supieras...
- Eso lo escribió Asimov ¿verdad?
- No, Asimov, no. Una de sus patillas.
- Entonces tu eres satánico ¿no?
- Y apostólico y romano, mona.
Nada, os dejo que tengo que Despertar al Gusano Blanco que Habita fuera del Espacio, del Tiempo y de sus muertos.
P.D: Conversación verídica, hijos míos. Ahora lo que falta es coger fama de hijo de Satán.

2007-09-21

Lecturas Ternin: Remains





Zombies, muertos vivientes, no muertos, cachos de carne... Desde que el "yayo" Romero reinventara el concepto y ahora la moda esté en los zombies que corren como sus muertos, el mundo del cómic no se queda atrás y las historias de gente sin cerebro que quiere comerte el cerebro también tienen un hueco en las estanterías.

Y me meto en el cuerpo "Remains", de Steve Niles y Kieron Dwyer. Pues... Mira que bien, que buen rato, que tiempo más malo hoy en Sevilla, y eh... ¡Ah, el tebeo! Perdón es que apenas lo he guardado en la memoria. El dibujo muy bonito eso sí, con mucho zombie desgarrando carnes ajenas. La historia de siempre contada sin emocionar y sin aburrir, poco más. Desbarre, muertos vivientes atómicos, uno de los peores orígenes de la plaga zombie que he visto nunca...

¿He dicho que hoy hace mal tiempo en Sevilla?

2007-09-20

Retorno y foto de desnudo.


Que indecencia de perra tengo






Ya estoy aquiiií... Bueno, en realidad volvimos el domingo pero no es hasta ahora que tengo un rato para volver al día a día del blog. ¿Las vacaciones? Muy bien gracias. Además, he aprovechado para hacer una terapia de desintoxicación comiquera ya que en la playa pasé un poco de leer comics. De vez en cuando no es malo pasar una temporadita sin comics para dedicarme a otras aficiones, leñe.


A ver si cojo el ritmillo pronto que veo que todos estáis en vuestros puestos...


P.D: Detalle friki: Después de más de seis meses de espera ya tenemos las fotos de la boda. Una cosa es que el fotógrafo sea un coñazo de tío pero no han quedado nada mal, la verdad. Bueno, a lo que iba. Una de los cortes del vídeo de la boda contiene un corte de la BSO de Conan el Bárbaro. Y no, no es la parte chunga de casquería ni coros épicos. (que hubiera molada también).

2007-09-07

Lencería marvelita y despedida.


¿Podrá Estela Plateada contener el "poder cósmico" de mi interior?





Tremenda visión, ¿eh? Para los que buscabais fotos de chicas de buen ver con braguitas de spidergirl o similares... Pues, siento decepcionaros. Sí, es mi pandero que no pasa hambre que se despide de todos vosotros durante unos días. Después de aguantar como muchos se marchaban a la playita y yo me quedaba guardando el fuerte blogosférico; es mi turno y nos marchamos a Matalascañas Beach a descansar como marmotas de cola parda.

Los calzoncillos, una master piece del erotismo que seguro va a cauterizar muchas retinas. Pero que le vamos a hacer, algunos nacemos con un físico privilegiado que me hace sospechar que de pequeño tomaba biberones de suero de supersodado, porque lo mío no es normal. Una pieza de lencería fina regalo de Jose y Nuria, grandes amigos que me quieren pese a todo.


¡Hasta dentro de nada, gente!

2007-09-04

Con el cerebro bullendo cual olla de garbanzos

Efectivamente. me gusta disfrazarme de Jessica Fletcher mientras escribo.



A la espera de la publicación del libro de relatos de la Taberna del Dragón Verde, me pica de nuevo el gusanaco de la escritura (aunque lleva picándome el cabrito desde el principio de los tiempos). Como tengo mucho peligro con una página de word abierta, el pasatiempo del verano ha sido garabatear bosquejos de algunos relatos que probablemente no me llevarán a ningún sitio pero que necesitan salir de mi cerebro con urgencia.

Trazos de un Universo personal donde habitan personajes que llevan rondando en mi memoria años y años. Un mundo donde los gnomos ni las hadas existen y los magos no llevan chistera. Un mundo donde la magia de las espadas están en las mala, o buenas, artes de quien la esgrime.

Y aquí estoy, con el deseo de poder plasmar mis cuitas literarias en mi word en blanco o en certámenes pequeños. Qué pena ser un miembro más del inmenso club de los escritores frustrados.

Ese empujoncito para ser algo grande.




Existe una idea en el mundillo del comic que dice que cuando una serie está a punto de cancelarse surge un autor o autores con muy poco que perder que ensalzan la calidad de las historias de dicha serie hasta convertirlas en clásicos.

No hace falta que la serie tenga que irse a tomar por saco necesariamente ya que de todos es sabido que existen personajes o grupos con décadas a sus espaldas que viven en el limbo de su propia auto complacencia y los bolsillos llenos por la fe ciega de sus incondicionales.

Superman, Spiderman o los 4F pueden pasar tranquilamente años sin contar una historia digna de ser recordada ( y no digo nada de los mutantes). Los lectores pasaremos por el aro mensualmente dejándonos seducir por falsos reclamos publicitarios, por sucesos que cambiarán la vida de los héroes y blablablabla... Año tras año...

De vez en cuando, cual destello de luz en la noche más obscura (que no oscura) aparece desde la nada el equipo creativo que devuelve la ilusión perdida al lector. Ocurre a veces y el factor determinante suele ser la valentía editorial, la bajada brutal de ventas o la puñetera casualidad.

A Daredevil le pasó ( y le sigue pasando al jodío), a la Patrulla X también, y a los 4F.

Otras veces ocurre que son personajes semiolvidados los que encuentran el beneplácito de público y ¿crítica? al publicarse una serie suyo con la sola pretensión de entretener y no afectar a los "importantísimos" eventos del resto de las series. Green Arrow, vaya.

Y en otras ocasiones, la novedad nace de series de nueva creación. Experimentos con mayor o menor cantidad de gaseosas que divierten o incluso llegar a hacer el amago de ser una serie de gran calidad.

Un ejemplo, para mi, sería la serie de los Exiliados que, con reservas, es una de las series mutantes más legibles del momento. Con unos inicios muy prometedores a cargo de Judd Winnick y Micke McKone, la serie ha ido fluctuando peligrosamente en su calidad con un baile de guionistas y dibujantes de resultados bastantes deslucido. Si la serie tomara un rumbo más firme y concluyera alguna de las eternas tramas que arrastra desde el principio, sería un ejemplo de "serie B" Marvel de categoría.

En USA (a cincuenta número de nosotros gracias a Panini) las riendas de la serie las lleva el abuelito Claremont en su particular exilio (chiste fácil habemus) de la franquicia principal. No es la polla en vinagre, ni el comic de vuestra vida, pero cumple con su intención y no vende humo. Recomendable, como dije en otra ocasión.


¿Series que necesitan un milagro? La cosa podría estar peor, la verdad y en Marvel (que para eso soy marvelita), los equipos creativos asignados a cada serie suelen gustar más o menos. Brubaker en tres series mensuales, Bendis en los Nuevos Vengadores con, una de dos, o menos críticas o costumbre, Mark Millar, efectando en el macroevento del milenio, Claremont donde le mandan, unos chicos muy competentes en la serie de los niños X, JMS entreteniendo en Spiderman y éste con dos series más que ahora mismo están de pegote. "Pater" David gustando en Factor X y gustando menos en la susodicha segunda serie de Spidey, Greg Park con la novelería del Hulk "gladiator", Whedon morcilleando penes frikis en "Astonishing" y demás serie sueltas o cosas como el Warren Ellis y su Nextwave que no están mal.


Ahora, la ominosa sombra de Reginald Hudlin planea y en cualquier momento puede atacar a cualquier serie. Uhhhhhhhhhhhhhhh.


Después de este repaso a Universo Marvel en España, sigo currando que me va a pillar el toro. Saludos marvelitas de uno que se va en vacaciones dentro de cuatro días.

2007-09-03

El comic como complice del delito.






Domingo por la mañana y Elara y yo estamos en la disyuntiva de “¿qué hacemos?. Respuesta clara, cogemos el coche y al mercadillo de cabeza. Costumbre popular esa de darse una vueltecita por el mercadillo de turno en busca de unos vaqueros talla “marío culo gordo” o algún juego de la PS2 que haga compañía a los trescientos mil que tengo sin jugar. En esas que estamos terminando la ronda de exploración y veo un puesto que hace que se me ponga el orificio que todos conocemos harto dilatado: ¡Un puesto de comics! ¡Oh, my god!. Que dirían la gente del extranjero.

Efectivamente, amantes de lo desconocido, una mesa repleta de comics. Abundante material de los 90 como Generación X, Thunderbolts, Spiderman 2099, Bola de Dragón y alguno más. Me pongo a salivar buscando la reliquia perdida cuando el tipo del puesto, tras mirarme viendo en mi un agente de la autoridad, un loco o un gilipollas, me comenta:

-Tío, que los tebeos estos no se vende, que los tengo de tapadera.



Pongo cara de póquer y me fijo un poquito más. El pollo vendía juegos piratas de la Play y para que no le pillaran ponía encima los tebeos. Se ve que si la poli llegaba vería de lo más normal eso de vender tebeos de los noventa debido a su gran valor económico/artístico.


La cosa es que esta anécdota estúpida me trajo a la memoria aquel puesto que había en el mercadillo de Cerdanyola, donde yo, en mi tierna infancia, cambiaba comics a diez pesetas. Allí descubrí, por ejemplo, a el Hombre Máquina (ahora tomado por el pito del sereno por Warren Ellis en Nextwave) o Secret Wars. Ubi sunt.










Lecturas Ternin: Daredevil Yellow


Daredevil Amarillo. Me acerqué a este comic con el recelo de un cervatillo que va a beber al arroyo ese típico de los documentales que está lleno de cocodrilos desmayados de hambre. Con más miedo que once viejas me pongo a leerlo esperando una historia truñera a manos de Jeph Loeb. Coño y me ha gustado ¡y bastante!

Claro, aquí es donde se puede insertar la frase típica de “es que Jeph Loeb siempre tiene a grandes dibujantes que hacen atractiva la historia”, y eso en este caso es casi verdad. Cierto es que Tim Sale realiza una labor impresionante plasmando a un Daredevil lleno de plasticidad y una narrativa sencilla y muy, muy conseguida (amén de un uso del color impresionante). Pero es que la historia está bien; y eso es debido a que no se centra en las aventuras de héroe sino en las relaciones personales de Matt Murdock, Foggy Nelson y Karen Page, de forma que nos hece entrever que el verdadero origen de lo que es hoy, es más reflejo de su influencia que del asesinato de su padre.

Loeb trinca el origen de Daredevil y no lo convierte en un “remake” totalmente ajeno al original, sino con los mismos mimbres que usó Stan Lee, retrata una nueva visión del nacimiento del Hombre sin Miedo. Hace mucho que leí los primeros comics de este personaje y no sé cuantas patadas le pegará Loeb a la continuidad, pero los 6 números que tiene esta miniserie se leen en un suspiro y resultan muy entretenidos cosa que es de agradecer después de auténticos sinsentidos que nos ha “ofrecido” este peculiar guionista estrella de “mainstream”.

Hasta me entran ganas de pillar su “Hulk Gris” y su “Spiderman Azul” y todo...