2008-06-19

Destellos de costumbrismo





Por la mañanas, como buen empleado de la Administración Pública, tengo mi descanso para el desayuno. Descanso que, depende del día, de sus tres cuartitos de hora no pasa, bastaría más, con lo que disfruta uno cuando coge los bártulos y sale de la oficinilla bajo las miradas de odio que nos lanzan los jubilados que llevan toda la mañana esperando y tienen cita a la una de la tarde...

A lo que iba; todas las mañanas vamos al bar de los padres de mi amigo Paco. Un bar de barrio típico y tópico donde nos atienden muy bien y que no deja de ser un retrato costumbrista que ni "La Colmena". Grandes momentos del absurdo como el señor que deambula cual zombie romeriano o tiburón tigre alrededor nuestra mientras amaga su pregunta diaria sobre lo que le ha salido a pagar o los 400 euros de los cojones.

También he conocido los perjuicios de la margarina "Zas", sustancia con más sal que margarina y que tiene la capacidad de colapsarte las arterias de forma automática.

O el "enfoscao", dícese que aquella tostada con más paté que pan y que tiene la misma capacidad que el comentado "Zas".

He conocido una nueva moneda: El ledlum. Lo emplean algunos señores mayores para abonar su desayuno. Jamás admitirán que son euros puesto que son ledlums o la lo sumo leuros y uros.

También sé que comerte un bollo de pueblo con tomate aceite y jamón te convierte en una máquina de hacer declaraciones sin necesidad de doparte.

Pequeños apuntes de realidad castiza.


Os dejo con un homenaje al creador de "La Colmena".







1 comentario:

juselito dijo...

Si si,la zas es chunga pero tienes que probar la leonesa,que es practicamente goma de mascar!!