2008-06-22

El Increíble Hulk: No te gustaría verme encabronao


Dame veneno que quiero morir, dame veneeeeeno; Que antes prefiero la muerte que...
Esto, sí. Vi Hulk 2 o El Increible Hulk o lo como se quiera llamar. ¿Me gustó? ¿Lo gocé?. Pues sí. Un ratillo agradable sí que pasé, con un litro de cocacola que me hizo mear como una burra a mitad de la peli y la agradable compañía del señor de la Vastapenumbra. Pasándose por los mismo cojones la soporífera versión anterior de Hulk, esta nueva peli va directa al grano pero del tirón.
Spoilers.
Eduardo Norton (coño como el antivirus), vive en Brasil como un rey salvo por algunas molestias como son un trabajo precario en una fábrica de refrescos de guaraná, un profesor de yoga que hace cosas raras con la barriga, una compi del curro que está bastante buena y el levísimo detalle de convertirse en verde y grande cuando se encabrona. Lleva así 5 añitos y tiene un perro chuchoso que viste mucho en una peli.
Tras un desafortunado incidente donde se ve implicado Stan Lee, los autoridades pertinentes se enterán que Eduardo vive en una favela y le compone los temas a Carlinhos Brown. Mandan allí a un comando de la ostia y claro, con la prisas y todo eso al General Ross se le olvida comentarle a los muchachos que el tipo al que tienen que atrapar se vuelve verde y grande (como una jefa que tengo).
Cual Jason Bourne descafeinado este se escapa y llega a los USA donde busca una cura de los suyo. Se encuentra con su novia de toda la vida que ahora está liada con el hijo de Anthony Perkins y no tiene el pelo verde pase a ser el Doc Samson de los tebeos. Se encuentran pero con poco roce que si no el señor Norton se ponde nervioso. Toca escena de acción.
Uno de los comandos es el mono malo de la peli asimisma mala de Tim Burton, pero aquí no tiene traje de mono y se parece sospechosamente a Antonio David (el del mundo rosa) se mete en el cuerpo una sustancia que no ha pasado por Sanidad y lo sueltan con una trabuco a coger a Hulk. Lo que pasa es que se come una mierda, la Masa le pega una patada en el pecho y lo manda a tomar por culo. Fin de la escena de acción con muchas explosiones y mucho soldado volando por los aires.
Eduardo y la hija del de Aerosmith (que ahora está pelín más gordita que cuando hizo de Arwen) se vuelven a fugar y quedan con el futuro Lider que es muy feo y habla más de la cuenta. Total, que curan a Eduardo. Pero, mientras tanto... El comando de la patada en el pecho quiere más sustancias que no pasan por Sanidad y se las toma gracias al Lider. Nace... ¡La Abominación!
A partir de ahora los frikis que trabajan en efectos especiales se ganan el sueldo. Pim, pam, cuatro frases de los monstruos que no se entiende y Hulk desaparece entre más explosiones y más humo.
Fin de Spoilers.
Después de esta reseña naif y pitorreica... Me ha gustado. Se aleja del existencialismo que imprimió Ang Lee a su monstruo verde y se centra mucho más en el entretenimiento y la acción que quizás es el camino que hay que tomar para recrear al personaje de Hulk en pantalla grande. Técnicamente correcta, es un producto que sigue la línea ascendente de las pelis Marvel de este verano. Con detalles comiqueros muy de agradecer y olor a la añeja serie de Bill Bixby, el Increible Hulk pasa con notable su reválida cinematográfica. El cameo de Iron Man, pssss. Tampoco es que aporte mucho más que lo dicho en su propia peli, la verdad. El Universo Marvel del cine va creciendo pero poco a poco.

3 comentarios:

Don Guri dijo...

Una cosa curiosa: aqui en Japon la mayoria de las pelis extranjeras las estrenan cuando al Emperador le sale de la punta d la katana. Pues bien, Hulk va para julio o agosto... y Iron Man para finales de septiembre! Con lo que Stark tiene que taquionizarse para hacer su cameo.

Ternin dijo...

Sería un caso de spoiler oficial, vamos.

José Angel Muriel dijo...

A mí me ha gustado mucho, sobre todo por lo que vaticina la escena final.