2009-06-08

El placer de leer otros tebeos.


Atención, apunte slice of life: Resulta curioso lo que nos hace la memoria. Desde hace unos años se me cae la boca diciendo que los tebeos de mi infancia siempre fueron los de Marvel y DC (coño, llamé Historias de un Marvelita a este blog). Pues en el fondo no es así. Es cierto que los tebeos de Hulk, Thor, los Vengadores, Nuevos Titanes, Spiderman y demás enmallados pululaban por mi infancia con bastante asiduidad, pero una de las cosas que más me gustaban era pillar un tebeo de Blueberry en la biblioteca. Pues esa es la sensación que he tenido con la lectura de "El Príncipe de la Noche", de Yves Swolfs.

Y ahora empieza el post propiamente dicho. ¡Me ha encantado este tebeo! Así un mayúsculas, sin reparos ni complejos, con la alegría de leer una historia alejadas de rollos metafísicos, continuidad y frikerío vario. Un exquisito aroma a Hammer Films inunda esta este tomo integral de Glénat en formato más reducido pero más ajustado de precio.

El sendero de muerte y sangre del malvado e iconoclasta Kergan, la saga de cazavampiros de los Rougemont, vampiresas altamente sugerentes, una excelente recreación visual y artística. Cada paisaje, cada castillo, cada ciudad, están recreados de tal forma que apabulla y convierte el tomo en una lectura apasionante. Cada página se disfruta, se goza. Otra forma de leer. Una historia que no necesita de "cliffhangers", golpes de autor ni zarandajas.

Recomendable en esta época donde el vampiro no simboliza ni terror ni miedo, sino adolescentes babeantes y amores de baratillo.

2 comentarios:

Ovidio dijo...

Caray, no podemos estar más de acuerdo.

Yo me lo compré con reservas, tras habérmelo recomendado un amigo, diciéndome que si me gustaban los filmes de la Hammer (que es el caso, adoro a Terence Fisher, Peter Cushing y Christopher Lee, entre otros) esta recopilación de toda la obra de Swolfs debería encandilarme.

Y así ha sido, a falta de leerme el último de los seis álbumes que hay en este tomo, no dejo de sorprenderme con cada uno de ellos, ya que por mucho que sean los vampiros de siempre, la historia y los personajes son muy interesantes.

Yo no he leído un cómic de vampiros mejor que este. ¿A alguien se le ocurre alguno?

Nacho dijo...

Venga, yo seré el que ponga un pero. Pero no en el contenido, sino en la forma. La reducción del albúm europeo a éste manejable, grueso y económico tomo a mí me ha producido un efecto de sobresaturación visual.

El dibujo Bd, normalmente más detallista y cargado que el pijamero, aquí me carga la vista. El tamaño reducido de los textos y bocadillos me obligan a forzarla. Ya me ocurrió con el Triangulo Secreto.

Es una maravilla la idea de éstos integrales de Glenat, pero una caca en el tamaño.

Saludos!