2009-06-10

Sombra en la sombra




Bueno, ahora el lector aficionado al cómic, el metido en este mundillo, espera que saque el machete y me ponga a hacer sangre con este tebeo. Motivos no faltan para hacer leña del árbol caído: Miller es el punching ball del aficionado de un tiempo a esta parte. Está de moda darle caña a este hombre. De ídolo a sodomizado por el fandom en nada. El ocaso de un dios. Y cuando un dios cae y está a pie de mortal, no se corta nadie a la hora de pegar patadas.

Partiendo de la base que Miller me encanta. Me encanta su DD, su DK, su DK2, su Sin City, es un artista del noveno arte y eso no se lo quita nadie. Y encima lo "rebujan" con un niño mimado, Jim Lee. De estos dos se esperaba un lluvia de gloria y lo que han recibido (Frank) es una lluvia de ostias.

Al tebeo.

Una historia inacabada. Esto es muy importante a la hora de valorar este tomo de 9 grapas que nos ofrece Planeta para disgusto de muchos y alegría de otros. 9 grapas que se leen en un suspiro y nos ofrece una versión del caballero oscuro alejada de su canon. Un Batman emparentado con la Sombra, con ansía de violencia, cruel, expeditivo y violento. Un partebocas intermedio entre Año Uno y el Dark Knight. Un caballero rojo sangre en plenas facultades que conoce al chaval de su vida: un hábil artista de circo que vive el asesinato de sus padres en la pista central. A partir de ahí el acabose. Alfred en forma, un aprendizaje en la batcueva, un lentísimo número dedicado a una especialmente antipática e incongruente Canario Negro, un número con Green Lantern que roza (como todo el volumen) la parodia más desaforada. Un Superman que no sabe volar. Wonder Woman en plan hembrista endiosada...

Un batiburrillo de ideas que conforman la obra más fallida de Miller. Un ejercicio de libertad creativa que resulta vacío. Si Miller quiere jugar con el concepto e idiosincracia del muerciélago, que lo haga para fabricar algo que no se eleve sobre la mediocrida de algunos de sus planteamientos. ¿Batman violento? ¿Parodia? Vale, pero que entretenga, ilusione y aporte algo.

Sus textos de apoyo son especialmente cansinos. Tics recurrentes en toda la trayectoria milleriana que cargan. Bufff.

Lee es el contrapeso. All Star Batman & Robin es perfectamente válido si es leído sin ningún tipo de texto. Te lo digo tó y no te digo ná. Impresionante y perfectamente consciente que esto es un tebeo de superhéroes y que la batuta, aunque doblada, la lleva Miller. Estupendo, de verdad.


Lástima de tomo. Esperaba sacar algo bueno de esta obra tras el diluvio de críticas destroyer. No es el peor tebeo que me he echado a la cara como dicen otros, pero supone un resultado muy bajo para un autor con tanto bagaje.

2 comentarios:

Nacho dijo...

Curioso que a día de hoy aún no haya aparecido el décimo número. ¿Se quedará la cosa colgada para siempre jamás?

Saludos!

Goku_Junior dijo...

Lo curioso es que editen este tomo cuando supuestamente la serie NO está acabada. Si en un tiempo salen los números que faltan ¿que harán? ¿reeditan el tomo con la grapa(s) que falta?

Bueno, como la mayoría de las criticas (más bien todas) lo único que alaban de este comic es el dibujo y como no estamos en los años 90, me parece que voy a pasar muy mucho de él.