2009-05-30

Salón.


El comúnmente denominado "alijo"



Cuando llega el Salón, para el lector de cómics ( o mi caso en concreto que luego generalizar es malo...), supone una tregua. Un suspiro entra las novedades, unas nuevas navidades donde los caprichos, los tebeos rescatables, las novedades imprescindibles y las bazofias más frikeras tienen su hueco en el bolsillo. Patada en los huevos a la crisis y un poco de despendole monetario.

Ahhh, Salón del 2009. Ya has llegado y con él todo el desembarco de compras. Este año, la cosa se ha ido de madre y he de reconocer que muchas más cosas habrían caído, pero uno tiene ya prole que alimentar.

Ahora que tengo el botín en casa, muchos de los tebeos sin abrir siquiera, me he dado cuenta que como la buena lotería, he repartido el dinero para todos lados.

A recontar cual pirata patapalo:

Joker, All Star Superman, All Star Batman y Robin, Todo Paracuellos, , Punisher 10, Las 7 vidas del Gavilán, la Broma Asesina, Global Frecuency, el Príncipe de la Noche, el último tomo de Fábulas y las dos grapas de Crisis Final porque me ha dado el punto.

Mucha tela que cortar. Y la primera vez que no cae nada esencialmente marvelita (lo de Garth Ennis con Punisher no cuenta).

Nada, ahora a leer y a disfrutar. Por cierto lo de los 7 Gavilanes ha sido un impulso que creo que va a merecer mucho la pena.

Por cierto, a ver si el año que viene puedo vivir el Salón directamente en Barcelona porque eso de faltar a la quedada bloguera lo llevo clavado como una espina en el corazón.

Os dejo que la pitufa se está hartando del Baby Einstein y reclama mi atención.

2009-05-23

Truñoteca: Lobezno



Cuando hace unos pocos años, vi la primera peli de los X-Men, me di cuenta que aparte de sus innumerables virtudes, molaba un huevo el aire de misterio que le daban al Lobezno cinematográfico. Buena sensación que se acentuó con la segunda película. Todo esto viene a colación por la tremenda patada en los mismísimos que me he llevado visionando esta obra de arte de la Fox.

Dos horas mal contadas de montaje y edición nefasta que pretende dar coherencia a un guión que tuvo que pasar hasta por la manos de la limpiadora del estudio. Un director que:

A) Se olió la mierda desde el principio y le dejó el marrón al abuelo Richard Donner (marido de la productora) para que mal rodara las poco emocionantes escenas de acción.

B) Es más malo que la madre que lo parió y parte del desastre es suya.

Por cierto, los títulos de crédito me parecieron un recurso fácil e inútil de encaucar un origen del personaje que desde el primer fotograma carece de emoción alguna.

Hugh Jackman sabe poner posturitas y cara de encabronao bastante bien contando con que sus diálogos son "te mataré", "me vengaré", "quiero sangre" y similares perlas a lo David Mamet.

Dientes de Sable/La Bestia parece molar pero se pierda en el concurso de "Adivina quién es quién" de mutantes.

La escena con la Mole es de traca matraca.

¡Coño, uno de los Black Eye Peas!

Ryan Reynolds, el señor que ansía en lo más profundo de su alma ser un superhéroe en una peli, aquí sale por la puerta grande con su Masacre.

Eso de marcar las órdenes en un teclado al malo maloso con un "decapitar", es para cagarse y no limpiarse. Un poquito de pipi se me escapó con la secuencia.

Si el maquillaje de Charles Xavier era una mierda en X-Men 3, ahora ya se sale de la escala.

Una lástima, y penita pena del dinero tirado en este subproducto palomitero que no cumple ni para entretener en un dominguito lluvioso.

Joer, que ganas le tenía a eso de plantear una truñoteca destroyer.

2009-05-20

Parece que fue ayer.




Casi un mes sin pasarme por aquí. La cosa es que después del trabajo veía el ordenador y malditas las ganas que tenía de ponerme a teclear. Buffff.

Algún mail preguntando por mi bienestar (muchas gracias, Nacho), y algo de tiempo libre me hacen retomar el blog con energia y vigor varonil.

Al lío.