2010-03-12

Hellblazer de Andy Diggle



Tres tomos que engloban la etapa de Andy Diggle en Hellblazer. Tres señores tomos...

Pero perdonen que me tome unos minutos porque me gustaría hablaros de este comic con un poquito más de convencimiento y ganas de lo habitual:

Hellblazer o John Constantine, paradigma del antihéroe moroso del noir y personaje amado por quien suscribe. Quizás el enamoramiento no fue inmediato ya que no llegué a conectar con la etapa de Delano (quizás muy de su época) y no he leído la de Garth Ennis aún. Conecté con este inglés rubiales y fumador empedernido con Warren Ellis, Azzarello ( su saga carcelaria es una gozada) y ahora con Andy Diggle (Perdedores).

La palabrá cabrón y John Constantine suelen ir aparejadas. Es mezquino, cruel, egoista y borde. El doctor House de la magia. Un tipo del que sabes que si entra en su vida, chungo. Pero cae simpático. Sus guionistas más perspicaces han sabido balancear al buen de John entre la difusa línea del bien y del mal con tal destreza que el cabrón (como no) cae simpático. Un desgraciaito que dirían las señoras mayores.

Y Andy Diggle le ha cogido el punto. Desde sus primeros números retrata al personaje de una forma magistral, cosa que no deja de hacer en toda la etapa. Hellblazer posiblemente se merezca lo peor, pero no lo que se le cae encima en forma de enemigo implacable. Porque, otra cosa: este etapa tiene trama. Un arco argumental enorme que empieza y acaba como si de una set piece se tratara. Nada sobra y nada falta. Tenemos un peligro, unos secundarios bien elaborados, unos villanos hijosdeputa e incluso un falso final apotéosico, que no épico, Hellblazer nunca será épico aunque salve el mundo con una calada de su eterno cigarro.

La pose, el estilo, ese poder que apenas se atisba, esas situaciones que rayan el ridículo y se solventan con un guiño en forma de guión o con el buen hacer del dibujante habitual: Leonardo Manco. Me cargué los tres tomos en tres sorbos del mejor té londinense.

Porque Londres, como bien hizo Ellis cuando le tocó, es un personaje más. Esa ciudad me encanta, y el retrato sórdido y oscuro que hacen de ella es espectacular, con detalles cuasi lovecraftianos que enganchan en tan solo un par de viñetas.

Bien podría Andy Diggle dejarse de obras menores en Marvel y volcar todo su entusiasmo en obras como esta. Para atesorar.

4 comentarios:

QUILLOJ dijo...

Pues si te ha gustado esta etapa la de Ennis te va a encantar...
Has leido lo de Denis misa? también está bien aunque quizás un poco por debajo de la de Diggle.
Coincido contigo con respecto a la etapa de Delano supongo que al leerla en su momento me habría parecido mejor.

Ternin dijo...

La etapa de Denise Mina no me llama mucho pero la de Ennis espero recuperarla en breve.

Merrick dijo...

Me ha encantado tambien la etapa de Diggle. Y parece que ha pasado relativamente desapercibida, no? Que lastima!

Lucho dijo...

Muchacho, lo de Diggle es bueno pero lo de Ennis es magistral.

Y no te pierdas "Critical Mass" sensacional historia de Paul Jenkins post- Ennis.