2010-03-20

Northlanders: La Cruz y el Martillo



Copio y pego la sinopsis proporcionada por la editorial:

"Clontarf, Irlanda. Año 1014. La ocupación nórdica reina con mano dura en la isla Emerald. Pero un hijo leal a la tierra se niega a inclinarse ante los conquistadores vikingos.
Conocido simplemente como Magnus, este despiadado nómada se ha convertido en la insurgencia encarnada en un solo hombre. Y lo único que le preocupa más que verter la sangre de sus enemigos es la vida de su hija, Brigid.
Pero este guerrero tiene un perseguidor obstinado, Lord Ragnar Ragnarsson, un confidente del rey y especialista forense que sigue el rastro de cadáveres de Magnus por todo el país y pronto descubre que la mejor forma de atrapar al asesino es provocar aún más su sed de sangre.
Un hombre, dedicado a matar en su afán por poner fin a la tiranía. Otro, entregado solamente a detenerle. Pero en el último momento, un oscuro secreto del pasado de Magnus amenaza con desvelar la verdad tanto sobre su misión como sobre su relación con Brigid.

El guionista nominado a los premios Eisner, Brian Wood (DMZ, Demo) y su colaborador artístico Ryan Kelly (Lucifer, The New York Four) presentan otro sangriento capítulo de la saga de crímenes nórdicos de Northlanders."


Los Norteños.

Segundo tomo de esta serie que se publica en España y segunda tanda de aventuras contextualizadas en el siglo XII, esta vez en Irlanda, donde Brian Wood, amén de ofrecer un relato bastante verosímil (para un profano) de las gentes de esa época, nos cuenta otra historia de violencia e ira. Después de la satisfactoria lectura del primer tomo, parece que ya le he cogido el tranquillo a la serie: Contexto histórico para contar historias que podrían ocurrir en cualquier época.

Northlanders no es una serie que se dedique a contar los usos y costumbres de los vikingos. No es enciclopédica ni pretender ser la versión Canal Historia del sello Vértigo. Como si de un envoltorio atractivo se tratara, Brian Wood, nos cuenta, en esta ocasión, una historia de caza al hombre con tintes y maneras modernas y con final retruécano que no deja de ser un ejercicio torpe pero efectivo. Sin segundas lecturas aparentes, este segundo tomo de Northlanders no guarda ninguna relación con el anterior (donde podríamos identificarnos con el protagonista y su historia de venganza y redención) en cuanto al personaje protagonista. En este caso, nos encontramos con una máquina de matar, un Punisher con hija a cuestas, que está cegado por el odio. No empalizamos con él, y en perjuicio con el guionista, la historia se lee desde un distanciamiento que ralentiza el disfrute de la historia. Esa ambigüedad en los personajes, hace evolucionar el interés narrativo de este segundo arco pero deja con un regusto amargo. Pero vamos, que esto puede resultar un problema mío más que de la obra.


La parte gráfica corresponde a Ryan Kelly, autor emparentado con Timothy Truman en mi opinión que cumple sin más y perdiendo comparativamente respecto a David Gianfelice, el dibujante del primer arco.


Sigue gustándome esta serie. Un enfoque diferente, una época violenta y salvaje que tiene mucho interés en todos los formatos y que en el comic no puede ser menos. Sin ser la gran esperanza blanca de Vértigo, ofrece un rato de entretenimiento y eso es mucho para como está el patio.


La edición de Planeta es correcta en cuanto a gazapos de traducción y formato. Precio más ajustado que la navajada de carne que ha sido Scalped.

5 comentarios:

SuperSantiEgo dijo...

La Isla Emeral es muy bonita. Al fondo a la derecha de la Isla Paradise.

Ternin dijo...

jajajaja. es verdad, me di cuenta del gazapo.

Nemo Nadir dijo...

Sí, pero Northlanders nos lo vendieron como lo más de Vertigo y para mí ha sido una gran decepción. Cada vez me gusta menos. Me fastidia esa sensación de que la historia puede estar igual ambientada en la Segunda Guerra Mundial que en los bajos fondos gansteriles, y que se hace en un entorno vikingo porque así queda más molón. Y me fastidia aún más ese tono modernillo que lo impregna todo, especialmente el lenguaje y actitudes de los personajes. Si el dibujo de Davide Gianfelice me pareció poco apropiado, el de Ryan Kelly, que sí, ciertamente recuerda demasiado a Timothy Truman, directamente me repele. Esta serie me parece sosa y falta de personalidad. No es más, en sí, que una galería de excusas para derramar litros y litros de sangre. Y este tomo 2 me cuenta una historia que se me asemeja totalmente anodina y plana. Al final ni importa lo que me cuenta ni me interesa la forma en que me lo cuenta. Si con el número 1 me quedaron dudas, con este 2 se me despejan todas. Yo no sigo.

lokodatar dijo...

Ciertamente, siendo el primero normalillo pero pasable este segundo es una p.....
Y las grapillas que se han zampado para meterlas todas juntas en el siguiente tomo ni te cuento.

guevillos dijo...

este tomo me lo deje en la libreria y es que el primer tomo no me encandiló, me pareció correcto, pero no llegó a mas, si a eso le sumamos a planeta...prefiero dejarla ahora, antes de que decidan meterle una clavada como la de scalped, o la que van a meter en el proximo tomo de fabulas, y es que hay que mantener las distancias con la editorial, por ahora ya he tenido que posponer la compra del primer tomo de el soldado desconocido a pesar de las ganas que le tengo por eso de prevenir clavadas