2010-11-28

Buscando tebeos




En mi búsqueda de gangas comiqueras y sabiendo que hay gente a la que le gusta esto de intercambiar tebeos que sabe que no van a pasar una relectura, me animo a pedir a algún lector habitual que si se quiere desprender por un precio razonable (también los acepto gratis que no soy quisquilloso) de los siguientes tebeos...


Universo DC: Detective Marciano.

La Colección Leyendas de Batman

Universo DC: Flash

Universo DC: Robin

El tomaco de Catwoman de Ed Brubaker

O similares de DC


... No tiene más que enviar un mail a ternin(arroba)gmail.com.


Existe la posibilidad de intercambio con otras cosillas que tengo.

2010-11-26

Starman la serie de culto



Andaba yo releyendo el tomo JSA: Los archivos libertad, sobre todo por lo mucho que me gusta el arte de Tony Harris, y hace poco me entero que se va a publicar la serie Starman, con él a los dibujos y James Robinson a los guiones.

Mucho, muchísimo he oído hablar de este tebeo. Tanto que me da reparo leerlo para darme cuenta, quizás, de que es una obra sobrevalorada. Pero lo que está claro es que le voy a dar una oportunidad cuando salga en enero.

2010-11-24

Batwoman



Un tebeo para degustar lentamente y con gusto para ver cada viñeta admirando la obra de J.H. Williams III, un placer…

Batwoman es eso, un tebeo gráficamente glorioso y que sólo por eso justifica tenerlo en casa. Un cómic dibujado primorosamente y cuya historia no está a la altura de su dibujo. Y ojo, que los guiones no están mal. Greg Rucka se sacó de la manga esta nueva versión en la serie 52 y ha aprovechado la ocasión para colarla en una de las series de Batman que se quedó huérfana tras Batman RIP. Y esta oportunidad ha salido bien por el buen recuerdo que ha dejado el trabajo de Williams III. Un ejercicio de narrativa que supera el oficio de muchos dibujantes. Un gusto por el detalle que roza lo sobresaliente. Batwoman es dibujada de forma elegante, sensual y mimetizada con una Gotham a la que aporta un punto de color rojo en una ciudad más oscura de lo acostumbrado. La serie es sí es una oda gráfica que va disminuyendo en calidad cuando el dibujante estrella le cede los lápices a Jock, autor con mucho oficio y de mi gusto, que no hace sobra al artista principal.

Rucka mientras tanto continúa con la trama ofrecida en 52 e incorpora una nueva villana que cómo no, es digna habitante del panteón de malos chalados que pueblan Gotham City.

Lo dicho, una serie que merece la pena por el dibujo porque si esto lo hace otro, ni de coña, vamos.


2010-11-14

Réquiem por Justicia



He de reconocer que desde hace mucho, mucho tiempo no tenía ni ganas ni tiempo de seguir ninguna serie de la editorial DC. Salvo la grapa de Batman que tengo arrumbada desde hace unos meses en la estantería, el UDC para mi es ese gran desconocido que sólo visito con alguna relectura y poco más. Paso de la Noche más Oscura y si se tercia me pillaré el tomo y me lo leeré como si de una miniserie se tratara. Y no es por ser snob ni mucho menos, es por desinterés y falta de opciones atractivas. Prefiero el sello Vértigo y alguna cosa puntual así como material antiguo como los Clásicos de Batman que saca Planeta de vez en cuando.

El otro día cayó en mis manos un tomo de la JLA. Réquiem por Justicia es la traducción libre de Cry for Justice, con James Robinson a los guiones y el espectacular lápiz de Mauro Cascioli. ¿Y qué me he encontrado? Una lectura pasable y con el lastre de los últimos eventos DC: la crudeza y el afán de “adultizar” un mundo de colores como es este de Superman y Batman. Resulta que por una cosa u otra, algunos superhéroes va por esos mundos de días “clamando por Justicia”. Congorilla, uno de tantos Starman, el atormentado Átomo, Green Lantern, Green Arrow, Shazam o Supergirl. Todos se juntan para hacer lo que no hace la JLA oficial: ir a por los malos antes de que ellos den el sofocón. Nada que no se ha visto como medio trillón de veces y que aquí funciona como punto de origen de la enésima encarnación de la Liga. Incluso repite némesis con un Prometeo que una vez más se queda en un antibatman de opereta.

Una historia que se lee sin problemas y que siguiendo la moda termina de forma abrupta y supuestamente dura. Un ejercicio de “madurez” que no aporta nada al mitología de la JLA y acaso supone una nueva oportunidad para personajes secundarios o prácticamente desconocidos que así tienen una entrada de lujo para la serie nueva de la JLA.

Quizás lo más interesante para mí en esta miniserie es el material adicional que incluye compuesto por una serie de artículos escritos por el propio Robinson plagados de amor y conocimiento del UDC. Amor que no se plasma luego en el resultado final de la obra que deriva a un espectáculo vacío y poco más.

Recomendable para incondicionales y lectores que se dejen atraer por un dibujo espléndido.

Si esto es de lo mejorcito que ofrece DC me bajo del tirón.

Pero… Da la casualidad y también me he leído el tomo de Batwoman…



2010-11-05

Espartaco Sangre y Arena


Existen series en las que no tienes esperanzas y ves el primer capítulo con mala cara y con ganas de despotricar de ella a la mínima ocasión. Y así afronté el primer episodio de Spartacus: Sangre y Arena de la mente calenturienta de Sam Raimi y David Tapert (Sí, sí, los mismos de Xena y Hércules)

Y la idea básica es digna de unos cráneos privilegiados:

Sexo+300

Ni más ni menos. En los primeros compases de Espartaco, nos encontramos con la historia de 300 pero en vez de espartanos tracios con capa roja y casco clavadito a la peli de Zack Snider que se va a la guerra con los romanos para luchar con unos bárbaros que tienen toda la pinta de un orco de ESDLA. Nuestro sufrido héroe se despide de su macizorra mujer y vuelve a casa tras ser traicionado por un vil romano (interpretado por el mismo actor que hacía de un elfo especialmente moña en la ya mencionada saga de Tolkien) para echarle un polvazo y ser apresados y vendidos como esclavos. Ella, ni se sabe, él directo a una escuela de gladiadores. Y le primer episodio termina con nuestro héroe liándola en la arena del circo y la promesa de violentas aventuras en un entorno de pantalla azul.

Un pseudo truño que vi con la extraña sensación de repulsión/atracción y quedándome con ganas de más. Y lo que sigue se ha convertido en una de las series más entretenidas, divertidas y coherentes de la historia de la tele.

Pero es que la serie es buena. De forma inteligente y pasándose por los cojones cualquier rigor histórico, pero ni falta que hace. Tenemos intrigas palaciegas, mucho folleteo, violencia mejor rodada dados los medios y el estilo de producción y un interés la mar de agradable por ofrecer al televidente una hora de pelplum sin complejos.

Voy por el capítulo 9 y voy racionando su visionado porque este placer culpable se está convirtiendo en la sorpresa del otoño.