2011-02-19

Un repaso a... Hellblazer


Si hay un personaje de comic del que soy bastante seguidor pero se ha prodigado poco por el blog es John Constantine. El famoso Hellblazer que me ha acompañado durante los últimos dos años y que ya tengo lo tengo asociado a mis visitas a Londres y a una particular forma de ver una época particular del Reino Unido.

Más allá del milagro de su longevidad editorial, me llama la atención que Hellblazer siga manteniendo una esencia que no se ha desdibujado pese al paso del tiempo y el peso de los guionistas que lo han tratado: Estamos hablando de gente como Jamie Delano, Garth Ennis, Paul Jenkins, Mike Carey, Brian Azzarello, Denise Mina, Jason Aaron, Warren Ellis, Andy Diggle y su último espada hasta la actualidad Peter Milligan. Gente de peso y eso que no cuento a su padre Alan Moore que le vio nacer en las páginas de su Cosa del Pantano: Alan Moore.

Con este bagaje “autoral”, la verdad es que leer Hellblazer puede ser una apuesta segura. Pero claro, y como en todo, es cuando aparecen las preferencias del lector; un lector que debe entrar en un juego y un contexto que tienda a la saturación por repetición. El que cae, cae irremediablemente, el que espera un tebeo de corte esotérico/aventurero, se encontrará con poco de eso y más, más… ¿Pero de qué coño va Hellblazer?

Podemos definir esta serie como la vida de un hijo de puta. Y lo peor es que no cae ni bien. No es gracioso, no es un héroe, es un cabrón cobarde que va dejando su paso sembrado de amigos muertos, un traidor, un estafador y un egoísta que sólo tiene ramalazos épicos si sus intereses entran en conflicto.

Y todos sus guionistas han mantenido a John Constantine de la misma forma. Porque así es como es y así es como sus lectores le esperan. Un rubio “agabardinado” con un silk cut prendido de los labios y que por azares del destino conoce de magia. Ha salvado el mundo, sí. Ha luchado (y se ha enemistado para toda la eternidad ) con demonios de todo pelaje. Le ha cortado las alas a un arcángel con una sierra mecánica, conoce cuartos en el Vaticano donde se realizan los actos más aberrantes, ha desafiado a un gobierno con poseídos demoniacos…

Puro desencanto que engancha siendo la etapa de Ennis la más querida por mi y la primera, la de Delano, la que más me costó. Si los guiones han mantenido un nivel medio/alto, en el dibujo nunca he disfrutado de un autor de paso, siendo Will Simpson y Steve Dillon lo mejorcito de la terna salvo por un Richard Corben desatado en la controvertida etapa de Azzarello con el personaje.

5 comentarios:

DOKTOR FREAK dijo...

gran personaje, un tanto desaprovechado quizás con historias demasiado similares, pero un gran personaje

Anónimo dijo...

y ahora llega planeta y se columpia con la etapa de Delano, y uno empieza a pensar si es que en planeta hay algun tonto Del Ano poniendo precios que no se entera de que estamos en crisis...

lo siento, tenia que decirlo

Ternin dijo...

Pues sí porque lo de 35 pavos por el Hellblazer de Delano, como que no.

Madrox dijo...

¿35 pavos? Vale 25 euros, por casi 300 páginas, no?

Ternin dijo...

Es verdad. Se me ha ido la olla y ya le he metido 10 pavos más al tebeo.