2011-07-02

Punisher Max 1 Vol 2



Fría, continuista de la etapa de Garth Ennis y con un nivel muy por debajo de lo que se puede esperar de un autor capaz de ofrecer el mejor comic de género del momento como es Scalped, el primer arco del nuevo volumen del sello Punisher Max titulado Kingpin es un acto onanista de retrocontinuidad carente de personalidad y mal ayudado por un Steve Dillon por el que el tiempo no pasa en balde y eso no debe tomárselo como un halago.

No, no es un truñaco. Pero Jason Aaron debe hacer algo más que relegar en segundo plano al protagonista de la serie y montar una serie de "set pieces" con Wilson Fisk como eje cargadito de todos los tics de un Ennis sin gracia. Aaron es Aaron y Ennis es Ennis. Aaron carece de la vitriólica ironía y distanciamiento de Ennis pero tiene una gran capacidad para construir personajes y desarrollarlos con humanidad y descarnamiento. No quiero fotocopias Marvel de su Cuervo Rojo de Scaled convertido en Kingpin. Buscaba algo más y he encontrado un producto indutrial perfectamente elaborado pero sin alma.

A lo mejor a otros autores se lo perdono pero este tomo es la prueba viviente de producto industrial y alimenticio sin ningún tipo de interés por parte de nadie. Quizás en el siguiente arco la cosa despunte pero las expectativas estaban muy altas y la decpeción ha sido muy grande.



No hay comentarios: