2011-11-01

Sin Perdón



Existen películas que ganan con cada visionado y Sin Perdón es una de ellas. He disfrutado de su revisión a sorbitos cortos, paladeando cada escena con el conocimiento de que me enfrento con una de esas obras tan redondas, tan perfectas, que no pierden su brillo con el paso de los años. La historia de William Munny es la de tantos y tantos pistoleros de sábado por la tarde que gastaban pólvoras y rondas de whisky a manos llenas. ¿Qué pasa cuando el malo de esas películas se escapa del tiro mortal del héroe, se pierde en las sombras y envejece?

Se ha dicho que Sin Perdón es el culmen del llamado western crepuscular. Un canto a un género que en los noventa sobrevivía a revisiones épicas de Kevin Costner y poco más. Sin Perdón es una historia trasladable a otros géneros que en el western se engrandece en un paisaje de naturaleza indómita que sirve de contexto perfecto y reflejo de una manera concreta de narrar historias.

Clint Eastwood tiene una escena en este peli (y aquí puedo soltar un destripe de los gordos) donde la tensión se palpa en cada poro de celuloide. Es mi favorita: Una de las putas sale del pueblo para pagar a Munny y a Kid por matar a los dos vaqueros que rajaron a la pobre chica de saloon de Big Whiskey. Ella le cuenta que Little Big Daggett, el sheriff del pueblo, ha matado a su amigo Ned y lo ha expuesto en la puerta de la taberna como advertencia. Munny, incrédulo pregunta a la chica por los detalles mientras afila la mirada en el horizonte. Mientras escucha, descorcha una botella de licor y bebe a sorbos, pensativo...

Contado puede resultar una mierda, pero sabiendo que Munny era un asesino despiadado hasta que su difunta y amada esposa le sacó del mal camino quitándole de la bebida durante años. Pues ya os dire...





Detalles como ese, miles. Desde personajes antológicos como Bob, el inglés, el novelista Beauchamp o la chica rajada... Pasando por un Gene Hackman inmenso en un papel cruel y humano a la vez. Un gustazo, señores. Un clásico que se debe visitar de vez en cuando para tomar una porción de buen cine.

6 comentarios:

ALEJO dijo...

Pues yo la vi hace un mes más o menos y me encantó. Había oido hablar mucho de ella pero nunca la había visto. Lo que me he dado cuenta es que Millar en "Old Man Logan" coge bastantes conceptos e ideas de esta historia. ¿Qué opinas de el "Asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford"?

antonio santos dijo...

¿Dónde terminan los pistoleros tras el último tiro? En las graves planicies.
Beauchamp, el escritor, está basado en Neb Buntline, quien glorificara a Wyatt Earp (mal tipo); creo que Bob el Inglés en realidad es un cameo del propio Earp.
Destacas una escena muy interesante, y quizás capital, del filme. ¡Bien observado!
Sobre la pregunta de Alejo: Si la ves, bien; si no la ves, bien. No destacan completamente la faceta psicópata de Jesse.

calimero dijo...

de lo mejor que he visto en western, hasta que llegó deadwood no se habia visto un western tan crudo y descarnado.

Fernando dijo...

Y eso que en esta película ya parecía viejuno, y mira todo lo que parió después. Lo de este hombre no tiene nombre, bueno sí, genio.

Ternin dijo...

La de Jesse James no la he catado todavía. Pero todo se andará mientras me dure la fiebre western.

Fernando dijo...

Pues no sé si lo sabes, pero no hay fiebre del western que se pase sin ver a John Ford, por lo menos "centauros del desierto" y "el hombre que mató a Liberty Wallance", y eso que "La diligencia" la tengo pendiente.