2011-12-24

Mañana será tierra




Deslumbrado por su antología Lunarias, acogí nueva novela de Alfredo Álamo con muchas ganas. Mañana será tierra es una historia de horror, de vacío y desesperanza.
Jaume el comunista sobrevive a su fusilamiento a finales de la Guerra Civil. A partir de entonces, malvive en un proceso de destrucción que va más allá de los propios pesares de la guerra. Terror y devastación que va más allá de los propios horrores de la guerra.

Álamo juega al miedo que se atisba con el rabillo del ojo. Al miedo de los desesperanzados, capaz de recrear las más truculentas imágenes. Miedo al olvido, a perder los seres queridos, a la propia identidad... Jaume relata los monstruos que pueblan sus miradas, sus paseos por los atestados campos de refugiado en la húmeda francias, los angostos túneles de la línea Maginot. Protagonista sentenciado, predestinado, ahogado por el propio contexto de la no vida que le ha tocado padecer. Álamo maneja con soltura los resortes de la tensión y ese salto, esa brinco en el pecho, ante cada página pasada.

Mañana será tierra se lee en un suspiro, se disfruta, se paladea con cierto sabor a arena húmeda, a mar cercado y a crustáceos que pululan dentro de la boca (si leéis el libro sabréis de qué os hablo). Un gustazo de final abrupto pero plenamente satisfactorio. Y muy, muy bien escrito, por cierto.

Os dejo con su sinopis para abrir boca:

“Somos tu sombra. Somos el eco de tu remordimiento. Somos tu miedo más profundo y también tu perdón y tu esperanza. Somos el barro del que estáis hechos. Somos legión. Estamos hambrientos.”

Jaume, un militante comunista y cobarde huye de la Guerra Civil Española por los Pirineos, igual que los 550 mil españoles que perdieron la guerra en el año 1939. Jaume el Comunista es internado en el campo de concentración de Argelers, junto a miles y miles de derrotados en las playas de arenas blanquecinas de la costa mediterránea de Francia. Hambre, humedad, frío, disentería, sarna y el horror bajo las arenas de la playa. Y luego el mar y sus abismos.

Y del terror de la mar, a las profundidades de la tierra: Jaume es trasladado en los trenes de la muerte por los campos franceses y huye hasta los búnkeres de la Línea Maginot, defensa y símbolo de la resistencia francesa ante el invasor teutón en los albores de la Segunda Guerra Mundial.?Jaume no sólo tendrá que luchar contra los alemanes e italianos, sino contra sus compañeros, franceses y demás demonios interiores. Sin embargo, Jaume y los demás no están solos, en el interior de la tierra están los mayores monstruos de la mente. Y quieren comer carne.

Alfredo Álamo dibuja Mañana será tierra como una novela de terror y horror por la especie humana y de los monstruos que nos acechan, interiores y exteriores, tenebrosos lugares de perdición.

“Eres un animal como tantos otros. Nada más. No hay justificación para el horror. Tan sólo existe.”

4 comentarios:

antonio santos dijo...

Otra muestra de la audacia (editorial) de Bizancio y el amplio abanico de su catálogo.

Madrox dijo...

Ternin, como ya ha salido el tomo 6 a la calle, ¿has comprado la serie finalmente? por esperar una reseña tuya.

http://elnovenoarte.blogspot.com/2011/01/desconfianza.html

Ternin dijo...

Tengo pendiente de lectura a partir del tomo 2. Ahora que las cosas como son: Planeta ha cumplido.

Madrox dijo...

Es que yo estoy acabando el 6 y... joder, me parece increíble. Todo lo que han dicho de esta serie se queda corto. Por fin la tenemos entera. Espero con ganas tu crítica.