2011-02-20

El otro bando




Si me tengo que poner cansino con un autor es con Jason Aaron. Se me cae la baba y todo lo que hace este señor me parece bueno. Sí, ¿Qué pasa? Pero es que me encuentro con un tebeo como esto y no hago sino pensar que tengo razón y que puedo defender mi adoración más absoluta en el mostrador de la librería.

El Otro Bando es un tebeo bien escrito, muy bien escrito. Pensado al milímetro y con un manejo de los diálogos y el texto que abruma desde la primera página. Un relato bélico donde los personajes principales: El soldado Everette del ejército de los USA y el soldado Vo Dai del vietnamita están en la jungla uno a rastras y otro empujado por el patriotismo. Viñeta a viñeta sus destinos se acercan mezclando el realismo y visiones terroríficas de una realidad que pese a ser vista en infinidad de pelis impacta por la fuerza de la narración y el vigor de su dibujante Cameron Stewart.

Es que si vengo de leer un comic como este, no tengo más que seguir adorando a este señor. Recomendable no, lo siguiente.

2011-02-19

Un repaso a... Hellblazer


Si hay un personaje de comic del que soy bastante seguidor pero se ha prodigado poco por el blog es John Constantine. El famoso Hellblazer que me ha acompañado durante los últimos dos años y que ya tengo lo tengo asociado a mis visitas a Londres y a una particular forma de ver una época particular del Reino Unido.

Más allá del milagro de su longevidad editorial, me llama la atención que Hellblazer siga manteniendo una esencia que no se ha desdibujado pese al paso del tiempo y el peso de los guionistas que lo han tratado: Estamos hablando de gente como Jamie Delano, Garth Ennis, Paul Jenkins, Mike Carey, Brian Azzarello, Denise Mina, Jason Aaron, Warren Ellis, Andy Diggle y su último espada hasta la actualidad Peter Milligan. Gente de peso y eso que no cuento a su padre Alan Moore que le vio nacer en las páginas de su Cosa del Pantano: Alan Moore.

Con este bagaje “autoral”, la verdad es que leer Hellblazer puede ser una apuesta segura. Pero claro, y como en todo, es cuando aparecen las preferencias del lector; un lector que debe entrar en un juego y un contexto que tienda a la saturación por repetición. El que cae, cae irremediablemente, el que espera un tebeo de corte esotérico/aventurero, se encontrará con poco de eso y más, más… ¿Pero de qué coño va Hellblazer?

Podemos definir esta serie como la vida de un hijo de puta. Y lo peor es que no cae ni bien. No es gracioso, no es un héroe, es un cabrón cobarde que va dejando su paso sembrado de amigos muertos, un traidor, un estafador y un egoísta que sólo tiene ramalazos épicos si sus intereses entran en conflicto.

Y todos sus guionistas han mantenido a John Constantine de la misma forma. Porque así es como es y así es como sus lectores le esperan. Un rubio “agabardinado” con un silk cut prendido de los labios y que por azares del destino conoce de magia. Ha salvado el mundo, sí. Ha luchado (y se ha enemistado para toda la eternidad ) con demonios de todo pelaje. Le ha cortado las alas a un arcángel con una sierra mecánica, conoce cuartos en el Vaticano donde se realizan los actos más aberrantes, ha desafiado a un gobierno con poseídos demoniacos…

Puro desencanto que engancha siendo la etapa de Ennis la más querida por mi y la primera, la de Delano, la que más me costó. Si los guiones han mantenido un nivel medio/alto, en el dibujo nunca he disfrutado de un autor de paso, siendo Will Simpson y Steve Dillon lo mejorcito de la terna salvo por un Richard Corben desatado en la controvertida etapa de Azzarello con el personaje.

2011-02-13

¡Yo no soy tonto!




Este es uno de esos post que son políticamente incorrectos ya que el principal afectado de todo lo que voy a contar es mi querido amigo a la par que librero habitual y/o exclusivo.

Desde hace unos meses decidí centrarme en la lectura de tebeos en formato tomo no me voy a arrepentir y es una decisión de la que me alegro enormemente ya que ahora es un gustazo seguir una serie en recopilatorios en vez de grapas mensuales por lo magro que resulta el disfrute de algunas series en cuentagotas. Cosas del estilo editorial de hoy día. ¿Puedo cambiarlo y acabar con el storytelling? No. Pues eso.

Y ahora es cuando uno tiene que sacar la calculadora y decidir... Decidir una edición de precio lujoso o meterme en unas ediciones más que decentes a unos precios mucho mejores. ¿La pega? El idioma. Pero creo que incluso algunos que conozco no tienen ni puñetera idea de inglés y están la mar de contentos con sus tomos en inglés. A fuerza ahogan y uno saca destreza con las lenguas extranjeras de donde no la tiene.

Y me da pena ver el Daredevil: Born Again publicado a precios de esos de comprarse un solo tebeo al mes y luego verlo en internet (no digo la página por no ser repetitivo) a menos de 10 euros. Tendrá menos extras, lo que tú quieras pero es un 50% más barato. Y la cosa está muy, muy mala.

Veo los Marvel DeLuxe y sí, me parecen preciosos., de verdad, pero a una media de 17 pavos por tomo, una serie regular me sale a testículo y medio.

Y como dice el título del post como que no tengo ganas de hacer el carajote pagando más de lo que creo razonable por algo que puede tener más barato. No estamos hablando de descargas que ya sé que eso es prácticamente terrorismo, es racionalizar una afición que algunas veces no es razonable- Y si no, que se lo pregunten a mi mujer.

Norma saca un integral de Hellboy y cae porque me parece un formato y un precio justo.

El sello Héroes Marvel de Panini con tomos a tapa blanda con una media de 144 páginas de 10 pavos, me parece bien.

El coleccionable de Panini bien.

El Extra Superhéroes (por cierto desaparecido del checklist de la web de Panini), bien.

No digo que vaya dejar de comprar cosas en español. No, porque es cierto que existen ideas editoriales que me parecen muy, muy atractivas como el recopilatorio que va a hacer Planeta de el Linterna Verde y la JSA de Goff Johns. O incluso el 100 Balas (el maletín para otro gracias), ya que la edición me parece digna de tener y leer por ser la obra que es. El Predicador en tochales caerá tarde o temprano y estaré encantado de dejarme ese dinero en la tienda porque no pienso que me estén timando. Lo que me parece un timo es encarecer una serie como Scalped porque no la compramos todos los que deberíamos o sacarme un GL: Orígenes Secreto o el Batman R.I.O o un Flash Renacimiento en un formato de atraco a mano armada.

Creo que ha llegado el momento de que las editoriales españoles se paren a pensar que toda la competencia no está en la de al lado ni en las descargas, si no en el potencial de un click y contar con un tebeo bien editado y a un precio de escándalo.

2011-02-12

Lectura agradecida



En estos días de ausencia bloguera me ha dado por recuperar la lectura de una serie que, por intrascendente, es de las más divertidas que me he metido entre pecho y espalda recientemente: El Increíble Hércules.

La he ido leyendo a salto de mata durante mucho tiempo: ahora un tomo dentro de un año otro, y así poco a poco me he encontrado un tebeo que recupera a un eterno secunadario y lo convierte en un protagonista con su propia cohorte de personajes y su trama personal, intransferible y muy interesante.

Y esto con un cruce con Invasión Secreta, Reinado Oscuro y lo que se tercie. Una serie que parte de otro evento como World War Hulk y que adquiere personalidad propia número a número. Bebe de otros experimentos como obras muchos más pretenciosas como Greek Street al meter en el "mundo real" a la mitología griega, todo esto dentro del Universo Marvel donde se salvan todas las distancias y todo adquiere un tono de divertimento muy alejado de las ínfulas literarias de otras propuestas comiqueras. A mi me ha valido con unas aventuras bien trabajadas, con unos dibujos de nivel medio y ganas de seguir sabiendo de este Hércules, bravucón, mujeriego y en cierta forma entrañable.

Muy desapercibida está pasando esta serie que ya ha finalizado para renacer en los USA y que yo llevo disfrutado hasta el tercer tomo español. Un gustazo y un bravo por sus guinistas Greg Pak y Fred Van Lente.

2011-02-09

Minutos musicales

En este miércoles no me apetece nada más que pegarle un acelerón a la semana y plantarme en el sábado pero como no se puede, unos minutos musicales a cargo del descubrimiento del momento: Adele.


2011-02-05

El Iron Man ganador de un Eisner




Matt Fraction, autor incomprensiblemente poseedor de un premio Eisner, parece ser el siguiente autor encargado de escribir el evento marvelita del año que aquí disfrutaremos/padeceremos a finales de año. Una cosa llamada Fear itself y que promete, como siempre, una ensalada de números de mayor o menor calidad con su guarnición de tebeos de relleno de esos que luego se amontonan para no volver a ser leídos jamás… Pues eso, le toca a Matt Fraction, un autor que descubrí en esa cosa que empezó bien y acabó como Bola de Dragón venida a menos que era la serie del Inmortal Puño de Hierro y que luego se pegó un duchazo de “autoraseguir 500” y a triunfarlo como los chupa-chups.

Resulta, y a eso iba que divago cosa mal, que este señor fue el encargado de relanzar la serie del Invencible Iron Man aprovechando el estreno de la primera de Iron Man. Salvador Larroca era el dibujante escogido después de una larga etapa en las series mutante intentando lograr un entintado a su gusto con dispares resultados. Cinco Pesadillas era la primera saga de la nueva serie y el resultado fue una entretenida pero poco innovadora historia donde se ahondaba más en el concepto extremis y un malvado (una Eduardo Noriega como guiño del dibujante valenciano) que se quedaba en un patetismo propio de los villanos más casposos del Spiderman de los setenta.

Luego llega el Reinado Oscuro y es donde comienza el síndrome del guionista de Iron Man: ponerle la armadura clásica cueste lo que cueste. Tony Stark se formatea y mete todo su cerebro en un disco externo. Ole tus cojones. Tony Stark es el fugitivo y durante más números de los necesarios la historia pega bandazos hasta el desenlace fatal donde Stark se queda medio carajote pero se las arregla para vencer al malo más bluf de la Marvel contemporánea: Norman Osborn. Y todo esto es merecedor de un Eisner en una maniobra de marketing alucinante que sólo sirve para darle más cancha a un guionista que se vuelve temible con sus tramas alargadas y carentes de ritmo. El cruce con Asedio es vergonzoso con una saga donde todo se vuelve pesado incluido el dibujo de un Larroca que se merece un diez por el trabajo de mantenerse constante mes a mes sin faltar una cita con la serie. Chapeu por el dibujante pese a que a mi no termina de convencerme su estilo.

¿La mejor etapa del vengador dorado? No, lo siento. Matt Fraction usa buenas ideas puntuales y tiene cierto estilo planteando las tramas pero se revuelca en sí mismo y eterniza cada saga haciendo un suplicio su lectura en formato grapa. En tomos sienta mejor sobre todo si se plantea la lectura como si de una serJustificar a ambos ladosie de televisión se tratara. Con su “season one” y todos los cliffhangers inútiles que te puedas imaginar. Llevamos más de dos años con la serie y no veo nada espectacular como lo que ha hecho Brubaker con el Capi, por ejemplo. De tal día hizo un año me temo y cuando venga otro autor más espabilado y con ganas de contar más cosas algunos se darán cuenta de que no todo los “Esiner son oréganos”