2011-09-21

Thor: En el sendero de la medianía




Si hace diez años me dicen que harían una peli de Thor me hubiera resultado extraño. Un personaje cósmico, místico y con una carga gráfica difícilmente trasladable al cine. Un fracaso con muchas papeletas para caer en el ridículo naif o en la más soporífera transcendencia.

Pero este Thor 2011 salva los muebles y se convierte en una dualidad fílmica que salva con notable las partes "asgardianas" y que se hunde en el coñazo más absoluto en su metraje terráqueo donde todo tiene el aburrimiento por bandera.

Qué bonito es el puente de Bifrost, que tenebrosos los gigantes de hielo, que bonita es Asgard en esos planos infográficos que tanto le deben a ESDLA... Brannagh (el señor que ha cobrado por esto y dice que ha dirigido) está en automático y firma la más impersonal de sus obras. Los actores van desde el esfuerzo por dar carisma a un personaje que en papel no lo tiene (Thor) a una actriz (La Portman) que tiene cara de preguntar a todos donde está el cajero más cercano para cobrar el cheque que se va a embolsar por un papel que puede hacer dormida.

¿La sensación? Que podría haber sido mucho peor y también mucho mejor. Un trailer impersonal de la peli de los Vengadores ¡Coño como Iron Man 2! y cuyo mejor mérito es un diseño de producción capaz de convertir en celuloide digital parte del encanto que Kirby implantó en el comic.

De obligado visionado friki y a la espera de ver la que todo el mundo dice que es la peli divertida de Marvel este verano: El Capitán América.

Ya os contaré-

2011-09-15

El Sueño del Fevre: Vampiros como los de antes



George R. Martin en una novela de vampiros... ¡Me la llevo!

El Sueño del Fevre es uno de los mejores vapores que surcan el Mississipi a mediados del siglo XIX. El orgullo de Abner Marsh, su capitán. Una belleza sureña llena de misterios, sangre y un viaje al arquetipo de vampiro más clásico.

El Sueño del Fevre es una historia contada de forma directa, sencilla y amena. Algo que parece no valorarse hoy día pero que se agradece cuando uno busca algo entretenido para antes de dormir. No tiene el desarrollo de personajes que ha encumbrado a Martin a los altares de la popularidad literaria ni el empaque de sus situaciones pero se salva de la media por ofrecer un relato clásico de acción y terror en una época y un lugar fascinantes: Los Estados Sureños anteriores a la Guerra de la Secesión. Hay que recordar que la novela no es reciente, sino de 1982 y el estilo de Martin se ha depurado con los años.

¿Y lo vampiros? Sanguinarios, crueles, nihilistas, perdedores, idealistas, polvorientos... Más cercanos a Rice y a años de las crepusculocas con un toque de animal de presa que tan gustosamente supo apreciar John Carpenter en su clásico "Vampiros".

Os dejo la sinopsis por si os muerde (juas juas) la curiosidad:

Un cautivador canto a la amistad.

El vapor más majestuoso del Misisipi surca un río de sangre...

En 1857, la cuenca del Misisipi bulle de actividad: los vapores señorean sus aguas en feroz competencia. Cuando Joshua York le ofrece sacar a flote su naviera a cambio de unas pocas condiciones, sencillas aunque misteriosas, el capitán Marsh ve realizado su sueño: ser el patrón del vapor más rápido del río. Pero los sueños de ambos se verán infiltrados por una pesadilla que anegará de sangre los fondeaderos.

Para su segunda novela en solitario, Martin eligió el Misisipi de Mark Twain como escenario histórico de la que ha llegado a consagrarse como una de las novelas de vampiros más celebradas de todos los tiempos. Una atmósfera sobrecogedora construida con maestría, la recreación impecable del marco histórico y un tratamiento del monstruo cercano a la ciencia ficción que remite al mismísimo Stoker han convertido Sueño del Fevre en otra novela de referencia de un escritor tan rotundo como polivalente.



2011-09-14

Action Comics 1: ¡Otra vez!




El reboot de DC ha supuesto un relativo éxito para esta editorial. Relativo porque pese a que algunos de sus primeros números de las 52 colecciones que lanzan son ediciones con tirada agotada, los números ni llegan a otras cifras de años anteriores. Eso es demagogia aquí y en Pekín, pero bueno. Cada uno vendo como quiere y es el lector el que debe decidir. Así que hablemos de tebeos.

Action Comics. Una cabecera mítica en el sentido histórico. Estamos hablando de Superman, señores, y de una serie que ha sido renumerada por verbigracia del afán de vender. Número 1 y Grant Morrison y Rags Morales a los mandos. Equipo ganador ya que Morrison es de los pocos autores en DC capaces de ofrecer algo más allá de la mediocridad imperante y Morales subió a los cielos con la, ahora fuera de continuidad, Crisis de Identidad. 

Ahora Superman es Peter Parker, digo Clark Kent, un chavalito que si viviera en España estaría en la Puerta del Solo como el que más, pero que como vive en Metropolis se pone su camiseta, sus vaqueritos y se lanza al ruedo en busca de los malvados patrones que se dedican a explotar a los trabajadores. La policía le persigue en un "novedoso" retruécano narrativo al falso culpable como si de un Spiderman de toda la vida se tratara. Rostro lampìño y pizpireto de Superman y a tomar por culo todo lo anterior. Empazamos de cero y ríete tú del Quesadazo. Ala, a tragar con ruedas de molino. Apenas conoce a Lois Lane y Jimmy Olsen si no es carajote lo dibuja Morales como tal. Lex Luthor hace el mismo, mismo papel que le dio Mark Millar en la infravalorada Superman: Rojo.

Ultimates en el mundo de Superman y no veo a Morrison, no lo veo por ningún sitio. Morales en su línea. Pero la historia es innecesaria. ¿Hace falta ver esto otra vez?





2011-09-12

Falling Skies




Si hay una cosa a agradecer a ese sofocón que supuso para mi Perdidos es que se me ha quedado un cuerpo de "resabiao" ante cualquier serie que me eche a la cara. Sí, lo siento, es un prejuicio; pero también es un sistema de defensa cojonudo para no perder el tiempo con series que terminan después de haber estado mareando la perdiz durante años. Claro, así se valoran cosas como caballos ganadores a lo Juego de Tronos o Espartaco.
Pero quería hablar de Falling Skies, la futura serie de Cuatro que irá a parar a la madrugada más temprano que tarde ¿Por qué? ¡Qué págaro de mal aguero! Falling Skies es una mierda como el sombrero de un picaor. Sí, señor. Así con todas la letras. Efectos especiales de cuando el piloto de Galáctica, una historia que tiene la pinta de que no existe guionista que te la pueda explicar sin que le de la risa tonta, unos protagonistas tan tópicos que en su topiquez resultan ridículos...

Nada, repito, nada, atrae en Falling Skies. ¿Es un survival horror familiar? ¿Es el segundo remake de V? ¿Es una versión alien de los Muertos Vivientes? Es un aburrimiento y eso es lo peor de todo. Lo mejor es que lo es desde el primer capítulo, desde los primeros diez minutos, desde los títulos de crédito...

Lo que hubiera molado es que en vez de Thomas Mason, el prota íntegro/buena gente se llamará Tomás Berraquero, por ejemplo, viviera en Torredonjimeno, por ejemplo, y luchara contra los marcianos con una pistola que sacó de un guardia civil muerto o la escopeta de cazador de un pariente.

Pérdida de tiempo, avisados quedáis.