2012-12-27

Apología de John Carter








El otro día, en la cena de Navidad de la tienda de Comics, salió esta película como tema de conversación. Fracaso comercial, descalabro, truño, mierdaca seca puesta al sol... John Carter es un fracaso del que gusta estopar... Lo que se llama, de toda la vida, hacer leña del árbol caído.
He visto John Carter.
Me ha gustado.
Teniendo en cuenta que me encantó Sky Captain y el Mundo del mañana, que el pulp me apasiona y que tengo cierta propensión a defender lo indefendible, comienza mi apología de John Carter.

Jonh Carter es muy fiel a la novela original. Demasiado. Esperaba más licencias, más modernización en algunos conceptos, incluso más simplicidad a la hora de retratar razas o costumbres de Barsoom. No. Este proyecto (con muchos años de preparativos, producciones y preproducciones) es en esencia un canto hacia el espíritu de aventura. Puro Neo Star Wars para adultos con ganas de pasarlo bien.

Marketing mierdoso, el que quieras. Esta peli está hecha para el espectador talludo, el que se las conoce toda y está hambriento de espectáculo y sentido de la épica. El director de Wall.E, chorrocientos millones auguran un éxito descomunal. Añádele 3D y ¿qué tienes? Que no sabes vender esto.

John Cartes es para verla con ojos infantiles. La BSO es esplendorosa. Un Michael Giacchino es brutal. Para escuchar y disfrutar. Los efectos son cumplidores. Se amontonan, aturullan, pero esto es Barsoon amiguitos y hay que saturarse de marcianos, criaturas extrañas y escenarios pantagruélicos.
Entretiene lo justo y, repito, me ha gustado. Pero...

John Carter. Su protagonista tiene carisma cero. Es plano. No motiva, no interesa. Taylor Kitsch es anodino al máximo. El John Carter novelesco rezuma atractivo. Joder, es el proto Han Solo. Debe molar. Molar mil. Este es un tío insulso en taparrabos. Punto Negativo que lastra una peli que podría ser redonda.

Vapulear una peli porque ha sido un fracaso está mal, niños. Está feo. Si todos los exitazos económicos fueran buenas pelis otro gallo cantaría.

Tiene carencias de ritmo, en algunos momentos incluso parece mal editada...

Pero John Carter debe existir. Una vez al año por lo menos, debe aparecer una peli así. Que solo busque divertir, evadir, que no haga daño.

Aunque sea un producto que podría haber sido mucho más.


2012-12-22

Journey to 90´s



He comentado en alguna ocasión que para mí, los noventa en los cómics prácticamente no existieron. Leí comics, sí, pero casi siempre fueron números antiguos, mucha Patrulla X de Claremont o los Excalibur de Alan Davis. Estaba en otras cosas, y me perdí casi todo. 

Volví a los tebeos en la década siguiente y me encontré con la época maldita: los noventa. Joder, que raro. Si yo flipaba con algunas de las portadas que veía de reojo en los kioscos, o con la serie de dibujos de los X-Men que echaban por Telecinco...

Para mí, eso supuso un acicate, un interés por conocer esa etapa maldita: ¿Tan malos eran esos cómics de Marvel que se vendían por millones? ¿Mierda con portadas de colorines? ¿Especulación? En tertulias comiqueras se suelen dar bastantes teorías, lo que es casi un elemento común es que se denostan esos comics, esos  guionistas, esos dibujantes... Mierda, mierda mierda.

Pero, ¿quién compraba estos tebeos? y, ¿alguién los disfrutaba?

Algo de esa época cayó después: Masacre de Casey y McGuinnes que no me divirtió todo lo que se suponía, el Capi de Waid o -ya a finales de los noventa- con todo el Héroes Return...

Pero no me había metido a fondo en el fango, en el lodazal donde hocicaban los Liefeld de turno.

Pues toma tomazo:

La Canción del Verdugo. Toma crossover. Toma dos tazas del mejor arroz, de la mejor sopa noventera...

Leído en su momento, La Canción del Verdugo tuvo que petarlo. Ahora lo negaran, pero eso, en su contexto, debió molar cojón y medio. Todas las series mutantes mezcladas con los dibujantes saturados de Jim Lee. "Action Raw" de la buena... ¡Qué el argumento no pare la montaña rusa!

Discordia, Mr Siniestro, Apocalipsis...

La Patrulla X, X Force, Factor X...

Cíclope y Jean Grey...

Charles Xavier infectado por un virus de los chungos...

Leído el tomo no encuentro lógica a muchas de las premisas, los personajes están acartonados, los diálogos pretenden ser ágiles pero todo se pierde en un potaje que se lee a base de golpes de efecto que en su momento tuvieron impacto pero que ahora se leen con cierto desprecio.

¿Escarmentado? He de reconocer que lo esperaba peor. La compra del tomo ha valido la pena como una lectura que no es más mala que alguna de las grapas actuales. No es material clásico, ¡joder, no! pero por un momento me hubiera gustado vivirlo en el 93, cuando salió en España. Quizás, otro gallo cantaría.




Y otra. Tres tomos Marvel Gold. Año 93, otra vez. Franquicia Vengadora. Megacrossover de varias series de la órbita vengadora: Thor, Capitán América, Iron Man, Wonderman, Quasar, Vengadores Costa Oesta... 

La Guerra Shiar/Kree con la tierra como punto clave por no sé qué portales...

Entretenido ejercico editorial, divertido, se deja leer... No es espectacular, no deja huella, pero es una historia que ha pasado un tanto desapercibida históricamente y a mi me ha divertido bastante.

Ahora, tuvo que ser un coñazo tragarse tanta grapa para hilvanar la historia. Luego nos quejamos con los eventos actuales, macho.

2012-12-09

Lobezno y la Patrulla X






Resulta cansino que algunos autores pasen más de la cuenta por este blog. El nombre de Jason Aaron es recuerrente en mis lecturas y temo convertirme en un fan fatal del guionista. Menos mal que tenemos su Hulk para ver que todas sus obras no son acertadas. Hulk es un caso aparte, quiero pensar que un traspié en una carrera llena de aciertos. Hoy quiero hablar de la gran esperanza blanca mutante con permiso de los Uncanny X Force: Lobezno y la Patrulla X de Jason Aaron a los guiones y Bachalo y Bradshaw a los lápices.

Aaron consiguió con Cisma, un evento mutante muy autocontenido, divertido, que sacudió la franquicia y le dio la oportunidad de tener un escenario, a priori, atractivo: Lobezno se recicla y saca tiempo para llevar la Academia X.

Leído así, nos podemos encontrar con un pastiche de acción, muertes, edificios destruídos y más de lo mismo; pero Aaron ha convertido esta premisa en uno de los comics más divertidos que he podido leer en mucho tiempo.

Frescura, diálogos ingeniosos, personajes con carisma, secundarios que se merecen serie propia... Espíritu Morrison matizada con quince años de Claremont.

Brutal. Esto es un tebeo mutante como hace años que no leo. Academia de inadaptados superpoderosos que son conscientes de lo que son capaces. Hormonas, profesores no cualificados y todo narrado con una fluidez que hace que la lectura se haga corta. Y pasan cosas, vaya si pasan.

Krakoa, infecciones de Nido, el hijo de Gladiador, casinos espaciales, el nuevo Club del Fuego Infernal, Patrulla X vs Vengadores (el mejor tie in con diferencia)...  Una serie para los que denostan los comics mainstream, y para los seguidores de toda la vida.

Un placer.

Comentario aparte es el dibujo. Bachalo más legible que nunca y Bradshaw que aúna el manga y a Arthur Adams. Da gusto disfrutar de esas viñetas.

El mejor culebrón mutante en ¿décadas?

2012-11-14

NUDC(II): La Cosa del Pantano y Batman & Robin


Poco queda de mi repaso del NUDC. El bolsillo y las ganas de meterme en nuevo berenjenal. El turno lo tiene la versión DC, del personaje Vértigo, anteriormente DC más verde verdoso: La Cosa del Pantano. La apuesta es segura con un Scott Snyder y Yanick Paquette que bebe de Alan Moore pero que no se note demasiado. Alec Holland vuelve del verde y nos ofrece una serie asequible para el lector neófito. Muy bien dibujada y con una trama que promete una historia larga y que se puede seguir con interés. Aún no le he metido al otro laureado de ese Vértigo que no es Vértigo como es Animal Man de Jeff Lemire. A mi me ha gustado el primer tomo. Apunta maneras y puede ser una de las series fijas a seguir.

La otra, y última a reseñar, es el Batman & Robin de Tomasi y Gleason. Entretenido serial centrado en la relación paterno filial Batman/Robin, Bruce/Damian. Buenos diálogos y relaciones entre personajes que están aderezados con un dibujo muy resultón. Entra en cotradicción con el Batman de Morrison en algunas posturas morales que toma Robin/Damian, pero le dan juego a la trama y supone una lectura algo ligera pero muy entretenida.

Fuera quedan Flash, Batwoman, La Liga Oscura o Internacional... Me quedo con estas series y ya me pillaré el TPB americano de otras que no creo que publique ECC como Frankestein agente de SHADE o alguna más. Me sale más barato y no tengo que comprar tomitos de cuatro números, que en mi opinión es un formato que le hace un flaco favor a las historias que se cuentan. ECC lo hace así, bien. Para eso está el formato americano.

2012-11-09

NUDC (1): La Liga de la Justicia y Aquaman



Empiezo una de series de post que luego se quedan cojas, pero bueno, intentaré cumplir con el propósito de escribir mi percepción sobre el Nuevo Universo DC.
Perezaca que me dio, de verdad. Un nuevo reboot, nuevas series, chico vacía el bolsillo que esto es nuevo, molón y novedoso. No, no tuerzas el gesto que esta vez es de verdad, que estas series son lo más...
Claro.
Renegué y renegué, pero la carne es débil y las recomendaciones de los amigos poderosas. Así que he caído en algunas series con mayor o menor fortuna.

Empiezo con la parte que le toca a Geoff Johns.

La JLA. Procuraré ser breve y no hacer sangre. Floja, muy floja. Un reboot mal traído de una serie que podría haberse convertido en un pelotazo a la vista de los autores.Relanzar la JLA debería haber sido la punta de lanza del NUDC. Lástima. Johns y Lee trabajando en la serie donde DEBEN aparecer los mejores y más conocidos héroes de DC. Un lanzamiento con un punto de origen confuso, una histora propia de un primerizo, de un noventero. Johns está irreconocible aquí. El tratamiento de personajes, de territorios que suele visitar... aquí brillan por su ausencia. Batman, Aquaman, Wonder Woman, Superman, Green Lantern y Flash. Toma ya. Héroes que se conocen, se pelean, actúan como imbéciles, y se enfrentan a un Darkseid de splahpage que pasaba por allí. Seis números donde te entran ganas de dejar la serie. 
¿Hay vida después de este primer arco? Dice por ahí que sí. Pero estos autores ponen en riesgo la paciencia de los lectores. Y no está el horno para perder el tiempo y el dinero.



Aquaman: El Johns bueno. Mira que fácil y que pronto. Ivan Reis, el mejor dibujante del género en este momento. Johns vuelve a reinventar un personaje, tirando de lo que mejor sabe: bucear (mira que agudo) en un pasado difuso del personaje, hacerlo suyo y enganchar al lector generando interés por la historia. ¿Es capaz de resistir Aquaman sin Reis y Johns? Me temo que no. La seguiré mientras dure el dibujante.

Wonder Woman: Azzarello lo ha vuelto a hacer. Después del Batman: Flashpoint (el mejor comic de Batman en años), coge a la amazona, le da la vuelta como un calcetín, pone en órbita a Cliff Chiang como dibujante a seguir y reinventar un personaje con trazos de Vértigo, oficio y diálogos magistrales. El verdadero relanzamiento de DC. Si hace unos años, me dicen que seguiría a Wonder Woman con tanto interés me hubiera reído. Eso significa un reboot.

Batman. Snyder y Daniels. Ni uno es el mesías del murciélago ni el otro es el Anticristo. Snyder, levanta el vuelo después de tres o cuatro números donde le salva Greg Capullo. Luego, la cosa coge vuelo y genera interés. Mete conceptos frescos y los sabe gestionar con sabiduría. Capullo es genial cuando no "mangaliza" tanto a los personajes. A seguir. El Batman de Daniels es el reverso medio tenebroso de lo anterior. Una mejora notable en el dibujo y unos guiones de golpe de efecto que ni impactan ni son tan originales como quiere creer el autor completo.

Mmm... Creo que me quedan series por comentar. A ver si saco un rato.

2012-10-14

The Raid: Puños y piñas.



The Raid o Redada Asesina, como han querido nombrarla por estas tierras de Dios, es una peli del año pasado que se ha erigido como un referente de las pelis de artes marciales de la última década. ¿Mola tanto?
A mi sí, desde luego.
Película indonesa que lo ha petado en varios festivales, tiene la historia más sencilla que uno se puede echar a la cara: unos policías entran en un edificio para detener a un capo de la droga y demás manejo de sustancias insanas. El edificio está plagada de malas personas, muy canijas pero con conocimientos de artes marciales de cinturón amarillo/naranja por lo menos que le pondrán la jornada laboral muy difícil a los señores policías.
Punto. Nada más salvo algún detallito entre puñetazo y puñetazo.
Técnicamente muy lograda, The Raid es un subidón de patadas, codazos, peleas gitanas en pasillos oscuros, puñaladas, tiros en la cabeza y miembros esconchados...

Rodilla vs Cara



Esta producción es un ensalada de coreografías hipervitaminadas. Aquí lo da todo desde los protagonistas hasta el último esbirro birrioso que muere a la primera de cambio. Es un Final Fight, un Renegade y un Doble Dragón en imagen real. Coño, hasta tiene un Final Boss que es más duro que  ver Lo Imposible sin derramar una lagrimita.

Recomendable, disfrutable para los amantes del cine de acción y artes marciales. Sin pretensiones, eso sí.

2012-09-30

CES: Cable. El hombre que vino del futuro







Después de demasiados meses sin catar grapa alguna, subsistiendo a base de novelas y con el interés puesto más en otras cosas que en los comics, acometo este tomo con la ceja levantada y los expectativas bajas, muy, muy bajas. ¿Qué pasa en estos casos?
Que me ha gustado.

He leído poco de Cable. Mis lecturas de este personaje se ciñen a los últimos años y tenía la sensación de encontrarme con un personaje hipermusculado, con historias simples y poco más. Y el hombre que vino del futuro es un poco más que eso. Es un tebeo de aventuras, de ciencia ficción, de héroes empujados hacia su destino, de secundarios cronistas, de villanos omnipotententes, de predeterminación... Puro Marvel, poco más o menos.

La creación de Rob Liefeld sigue la senda del héroe y lucha contra El Club del Fuego Infernal; pasa por Wakanda y se parte la boca en Wundagore... Todo por y para Apocalipsis: la amenaza invisible de esta historia que empieza James Robinson (Starman) y continúa Joe Casey con más acierto que el demandado por una editorial que en aquellos años estaba más preocupado por sacar cuantos más títulos mejor sin pretender alcanzar cota artística alguna.

Pero la chicha de la historia la pone el apartado artístico. Sin José Omar Ladronn, esta etapa de la serie no pasaría a la historia. Vagaría por el limbo de los tebeos olvidados y punto. Ladronn se pone en modo Kirby y revoluciona un estilo que es todo lo contrario a lo ofertado en la época. Splash Page acertadas, composiciones y escorzos atrevidos. Un homenaje al Rey que le da un toque de distinción a la etapa y hace recomendable su compra.

Porque sí, es recomendable. Un tebeo que merece la pena. No es Moebius, no es comic europeo (y eso no es malo, ¿eh?). Es una etapa a destacar, un personaje denostado a recuperar.

Espero que Panini tenga en mente continuar publicando los números del tándem Casey/Ladronn en un futuro tomo de CES.

2012-09-18

Los Juegos del Hambre: Tembleques de cámara y hormonas







Y no, no es comparable a Battle Royale o a la mitificada por el tiempo "Perseguido"; es más: Los Juegos del Hambre me trae a la memoria "La larga marcha" del maestro Stephen King. Los Juegos del Hambre, la película, es un telefilme donde todo se queda corto y solo contenta a los fans de la saga.

Pero, ¿de qué va Los Juegos del Hambre? Pues es un show de tv que "invita" a una pareja de cada distrito de los USA del futuro (concretamente 12) para que se maten para recreo y solaz de la clase social privilegiada y preponderante. ¿Vemos una alegoría social? No. ¿Vemos matanzas y asesinatos de menores? Sí, pero poco... Porque para eso está el tembleque de Gay Ross, su director. Un señor que nos ofreció la entrañable Pleasantville y que aquí se dedica a temblequear la cámara para que todo parezca muy dinámico y, por encima de todo, no nos enteremos de un carajo. Mareo hasta cuando los personajes están sentados, macho.

Los Juegos del Hambre es una máquina de hacer dinero que se hace larga, entretiene menos de lo que se espera de ella y que está plagada de rostros conocidos y falta de presupuesto para efectos especiales. Un aspecto técnico lleno de nombres rimbombantes que están al servicio de una historia que merecía más nervio, más sangre, más emoción y no un despligue de hormonas, filtros y momentos que parecen ser lo más, pero que se queda en un melodrama de piscina con una protagonista (Jennifer Lawrence) que se lo curra de lo lindo para engordar la cartilla del banco y ponerse en el objetivo de proyectos más interesantes; que la criatura se lo merece.

¿Es mala? No. Es olvidable.

2012-09-14

Stake Land









Después de meterme entre pecho y espalda auténticos desprópositos de presupuestos increíbles como "Battleship", se agradece en el alma enfrentarme a una peli como Stake Land.

Western postapocalíptico que usa el vampirimos como empuje para ofrecer un film de huída, tristezas y situaciones límite que se ve de un tirón y deja con un buen sabor de boca.

Parece ser que hay una epidemia zombie, digo vampírica y los USA se han ido a tomar por saco. Carreteras secundarias desiertas, hermandades sectarias y chungas, caos, música triste, estética country y un tipo más duro que un nervio: Mister. Un cazador de vampiros que va hacia el norte con la esperanza de encontrar New Eden: el úlitmo reducto de la civilización; o eso se dice. En su camino se encuentra con un chavalito al que ha salvado de la matanza de su familia, una monja (Kelly McGillis super viejuna, con lo que me ponía su lavoteo en Último Testigo), una embarazada y un marine... A partir de ahí ya os podéis imaginar el percal.

Lo mejor es la coherencia de la historia, el sentimiento opresivo que refleja, al estilo de La Carretera, la fotografía naturalista y conscientemente fría, unos actores no conocidos que se esfuerzan por hacerlo bien y unas escenas de acción que usa al vampiro juguetón, estúpido y salvaje que implantó Del Toro con Blade II

Una peli recomendable y muy por encima de otros productos, que no escapa de los clichés del género. Una road movie simpaticona que merece un visionado.

2012-09-01

La esclava de Marsoon a la venta el lunes







Sinopsis de la editorial 42:

¿Desean cambiar las desventuras del día a día por las aventuras de un planeta lejano y exótico? ¿Quieren saber lo que se siente al pisar un mundo lleno de esclavas, princesas y barcos volantes? Antonio Santos continúa con su universo-homenaje a la obra de Edgar Rice Burroughs, iniciado en la novela finalista del premio minotauro, "Las graves planicies", con esta secuela cargada de acción y sorpresas que no deben perderse. A la venta el próximo lunes en amazon para dispositivos Kindle.


Después de las Graves Planicies (semifinalista del Premio Minotauro 2009), Antonio Santos vuelva a su universo particular y nos regala una nueva dosis de aventuras y pulp pata negra para disfrute de todos los aficionados al género.

Garantía de calidad, de estilo y trama depurado, de amor y respeto al género y a los lectores. ¡Y por un euro! Editorial 42 apuesta por los autores patrios y por uno de sus autores más originales.

De venta en Amazon.com a partir del lunes 3 de Septiembre.

Más información en:

Un historia de la frontera

Más sobre el autor y sus futuros proyectos en :

Spank Girl



 

2012-08-21

Imposibles X Force: La Saga del Ángel Oscuro.







Tenía ganas de enfrentarme a un tebeo de superhéroes que fuera un pelín más allá de entretener y desentumecerme el cerebro (que ya es mucho, dicho sea de paso). Y Los Imposibles X-Force sí que lo ha hecho. A estas alturas esto es un logro inconmensurable en un contexto (Marvel) que se afianza (como casi todas) en manufacturar un producto rápido y autocomplaciente. Vamos, que si hace un tiempo me dicen que iba a encontrar un tebeo con el título de X Force y fliparlo tanto, me parto el culo.

Rick Remender es un guionista de tantos. Como los melones que abre Marvel cada cierto tiempo, pueden salir malos o buenos. No depende de ellos, sino de la propia línea editorial o del dibujante o de la saturación del personaje, o porque ese día está nublado; que sé yo.


La Saga del Ángel Oscuro es un canto de cisne de un momento concreto de esta serie. Me temo que es lo más que el guionista puede ofrecer, una historia que se intuye desde el primer número, que se engrandece con un dibujante, Opeña, que le da un toque plástico, sucio y poderoso a unos personajes que han deambulado por las series mutantes desde hace décadas. Árcangel, Masacre, Lobezno, Mariposa Mental, Fantomex... Garras y pistolas. Carne de Liefeld y poco más. Y se obra el milagro: Una trama de viajes por la Era del Apocalipsis, sacrificios, amores imposibles, redención y modo batidora de todos los logros y éxitos de las mejores historias de la franquicia mutante.

Remender coge lo que más le gustó de Claremont, de Morrison y de lo poquito que se pudo salvar de los noventa y ofrece LA SAGA mutante de la década. Quizás pase desapercibida, quizás logre un halo de clásico con el tiempo... pero este tomo está aquí y ahora. Nada nuevo bajo el sol, pero este tebeo reconcilia con el género, de verdad.

2012-08-15

Variadito de verano



Llevo un par de meses con los comics de mes amontonados en la estantería. Algunos tomos los reservo para momentos de asueto o de una lectura más detallada, algunas grapas la reservo para leer el arco argumental entero, otras lecturas... Pues no sé, qué queréis que os diga.

Luego vienen las novelas. Las digitales y las de papel. Y la sombra de Danza de Dragones aleteando sobre mi mesita de noche. Oyer, que son más de mil páginas y el cansancio puede al ansía. Más lecturas pendientes en forma de novelas que quiero leer con verdadero interés.


Y series, y películas que se amontonan en el disco duro y que veo con cuentagotas. ¿Demasiado poco tiempo? Como casi siempre. Madrugones para escribir, el trabajo y mis dos chicas (coming soon tres) a las que hay que cuidar y mimar por encima de todo.

Me paro a pensar en algo que quiera compartir en el blog y me cuesta. ¿Alguna película? Bueno sí. Quizás La peli de Tintín, que ha caído hace poco y que me hace pensar que Spielberg no ha perdido el pulso para el cine de aventuras. Un film que ha pasado con más pena de la merecida y que debe ser vista con ganas de recuperar a un cineasta que sabe mover la cámara como nadie. Pese a un personaje principal que a mí, particularmente, me estomaga.

Y Brave. La primera peli que hemos visto en el cine con Claudia y que nos ha encantado. Pixar le da una vueltecita de tuerca al subgéneros de "princesas" y ofrece un conflicto madre/hija que ríete tú del cine más convencional y gafapasta.

Respecto al comic: Bueno. Juez Dredd: Megacity Masters. Una antología de los mejores autores gráficos del personaje de 2000 AD que me ha encantado. Frescura en un personaje que no había seguido nunca y que ha supuesto un vendaval de conceptos que tenía enterrados y que acicatan la imaginación. Un nivel artístico brutal para unas historias que, sin ser lo más, funcionan muy bien como relatos de un futuro donde el crimen, el paro salvaje y un gobierno autoritario son los protagonistas. Un poco como ahora pero con más violencia.

2012-07-22

Caída y Ascenso del Caballero Oscuro



Ya está, se terminó. Nolan ha terminado con Batman. 

¡Ah, "Espoileres a mansalva, adevertidos quedáis!

Salgo del cine satisfecho, quizás algo saturado de la omnipresente banda sonora de Zimmer, empachado por la orgía de epílogos, de climax finales, de puertas abiertas y otras cerradas, y con la sensación de que "otros vendrán que bueno te harán". 
Porque parece que toca tirarle a Nolan y a su tercera parte. Toca compararla con el Caballero Oscuro, toca darle fuerte y flojo... Cuando El Caballero Oscuro: La leyenda Renace, tiene exactamente los mismos aciertos y fallos que sus predecesoras. ¿Huecos en el guión? ¿Explicaciones redundantes y perogrulladas? Sí. Como en las anteriores.
Ver el Batman de Nolan es entrar en un juego donde todo vale. ¿Cuántos tebeos hemos leído donde el guión tira de casualidades y de reacciones cuanto menos poco lógicas? Ah, pero esto es cine, diréis. Es Nolan, es una peli que tiene que darlo todo. Es que el guión...
Nolan le quita al guión para dárselo a esa ficticia y maravillosa sensación de relato épico que sabe imprimir en cada fotograma. Siempre parece que vaya a ocurrir algo grandes, algún diálogo brutal, alguna escena sensacional... La polla en vinagre. A veces pasa y otras veces no. En este cierre de la trilogía, Nolan anda por caminos trillados: las mismas persecuciones, algún gadget más, personajes recurrentes y una sensación de que "esto ya lo he visto" que lastra una, por otro lado, gran película de acción.

Bane es el sicario modélico, brutal y el personaje al que le tocan los peores diálogos. Un manual del perfecto destroyer que se queda en brutalidad, en fuerza física y en poco más. Retazos de un mito que se pierden en uno de esos momentos Nolan donde todo tiene que ser explicado para que el espectador medio se quede con cara de ehhh, vale, me has pillado.

Catwoman es la sorpresa de la película. Un personaje que cuadra con el resto, y muy bien interpretado por Anna Hathaway. Hay química aunque la resolución final no cuadra. Una concesión final al happy end que Nolan ha querido darle a su Elseworld. Porque señores, esto es el Batmanq que ha querido ofrecer la Warner y Nolan. Ni más, ni menos. Puede entusiasmar o no, pero a esta saga le veo coherencia, ganas de ofrecer un producto digno y cariño hacia una versión del personaje que tiene, en esencia, las características principales del Batman del comic.

Un gran film, para una trilogía difícil del superar, que se valorará al alza según lleguen las nuevas versiones, los reboots, todos los autores que vayan apareciendo en el futuro.

Y sí, hay huecos en el guión del tamaño de un puño...


P.D: Increíble la plétora de actores televisivos, más o menos populares, que aparecen por la peli en cameos o papeles minúsculo.


Punisher Max: Frank



Después de un arranca a medio gas con su arco "Kingpin", Jason Aaron, escriba de turno completo en Marvel, se saca un tercer episodio de su periplo en este Punisher del sello Max, de los de quitarse el sombrero.

La sombra de Garth Ennis es tan alargada que los primeros compases de Aaron en la serie estuvieron lastrados por un intento, fallido por otro lado, de emular los excesos de Ennis en su paso anterior por la serie. Pero es en "Frank" donde la concepción del vigilante imaginada por Aaron cobra sentido y definición.
En cinco números, mas duros que cualquier combate que hayamos presenciado, Aaron desnuda a Frank Castle y lo pone frente al espejo.
Justiciero, vengador, asesino, psicópata... Punisher es un desgraciado, un muerto viviente que no sabe vivir sino es con la sangre chorreándole codos abajo. Es así, lo sabemos, disfrutamos leyendo estos tebeos plagados de ejecuciones sumarias y masacres. Pero nunca así, nunca mostrado con tanta humanidad descarnada.
Es en Vértigo de Marvel, se contempla el nacimiento y origen más descarnado de uno de sus personajes más populares. Y no te va a gustar.

Steve Dillon sigue en su línea, con una de esas series que le pegan. Sin estridencias ni virtuosismos visuales. A su ritmo y sin desentonar.

Esto tiene un mal final, Frank. No se puede vivir con tanto veneno dentro.

2012-07-19

Las mil caras de Batman



Con la tercera parte de la trilogía de Batman de Nolan casi encima, toca hablar del inmenso bagaje artístico que tiene el personaje desde que se creó. Décadas de historias, de reinvenciones, de perspectivas, que no dejan de hacerme pensar que hay un Batman para cada lector y un lector para cada Batman.

Quizás haya sido con él, con su idiosincracia y si carácter icónico, con el que hemos disfrutado de historias de calidad más que soberbia. Spiderman o Superman, por poner algún ejemplo, no gozan de tanta riqueza como la que tiene el Caballero Oscuro.




En algunas webs se pregunta por la historia definitiva de Batman. Es difícil. Y eso es bueno. Es fácil tirar por la mejor historia de Iron Man o Hulk. ¿Dos, tres, cuatro sagas o autores? Batman es más viejo, y ha tenido autores a espuertas. Y Autores con A maýuscula.

El Regreso del Caballero Oscuro, la Broma Asesina, Año Uno, El Largo Hallowen, Año 100, Gotham Central, el Batman dibujado por Aparo, Lee, Adams...

¿Se puede elegir la obra decimonónica de Batman?

Viendo mi estanteria, esos tebeos de Batman que atesoro, esos que guardo sin razón alguna, ese completismo, ese afán por perseguir al superhéroe de los cuernecitos, no es sino el interés por un personaje que ofrece pulp, aventuras detectivesca, acción, el one man standing de los superhéroes, glamour, venganza, locura, contexto y personajes secundarios... Batman tiene mil caras. Es Gotham, es su reflejo en los ojos de sus villanos, los dibujitos de Bruce Timm, las adaptaciones al cine, el icono gay de Schumacher, los tebeos reguleros de Tony Daniel, el pop de Adam West y Morrison... ¡Es la Batamanta!




La suerte es poder elegir.

2012-07-13

Pronto...








Más información en Tyannosaurus Books...

Otro eco en El Hombre de Mimbre.

2012-07-01

Miedo Encarnado



Leído mes a mes, el último evento marvelita publicado en España, deja un regusto amargo. Tras una relectura "del tirón", el regusto es el mismo que comerse una de esas pipas saladas que están pasadas y te dejan el paladar y la lengua como si hubiese uno lamido el ojete de un mandril. Eso sí, con un dibujo que te cagas.
Y reconozco que me gustan los eventos. Cada año desde Dinastía de M, la Casa de las Ideas nos regala una supersaga con guionista/dibujante estrella que vende bien y que hace que parezca que todo va a cambiar para siempre. Es como mover el puchero. ¿Cambian los ingredientes? No. Pues lo mismo.
Esta vez, le toca a Matt Fraction pergueñas la historia del verano (en USA). Una historia donde los héroes emblema de la editorial se deben enfrentar a la Serpiente. ¿Quién? Pues eso. Malvado villano sacado de la manga que es el principal defecto de una saga que se queda en un puñado de ideas buenas pululantes en un caldo que no sabe a nada.
Un poquito de sinopsis, por favor: Pecado, la hija de Cráneo Rojo tiene acceso a un arma mágica que doblará la rodilla de la humanidad hasta el fin de los tiempos. Un anillo único, digo un martillo igualito que el de Thor que hace despertar de su letargo al malignísimo y poderosamente pérfido Serpiente. El villano, colmado de esa villanía Marvel que tanto nos gusta, tiene un plan que te cagas: Arrasar la tierra con siete bichardos/heraldos que con sendos martillos mágicos sembrarán de terror el orbe. Pero miedo, del de mearse. Los heraldos/bichardos son héroes y villanos del UM escogidos al azar de la guía de personajes de Marvel. ¿La Gárgola? Todo esto sin apenas darnos datos. Atropellada narración de la que no se ha creado ninguna expectación. No se han dado detalles en ninguna serie, no se ha salivado ante la amenaza por venir. 
Además el malo es nada más y nada menos que hermano de Odín, y le tiene una tierra de esas que solo pueden tener los odios fraternales. Odín, que se lo tenía callado, decide irse de la Tierra (que ya tocaba) y dejar a la humanidad tirada.
Pero para eso tenemos a los héroes Marvel.
Saltos, promesas de batallas más grandes que la vida, muertes inútiles, golpes de efectos, un excesivo número de episodios para lo que se cuenta. Fraction saca el manuel de lo que no se debe hacer con un evento y lo aplica con tiránica destreza.
Stuart Immonem pone su estilo, su dinámica capacidad para crear tebeos muy potentes visualmente, pero no llega a "petarlo" gracias a que no sabe/puede darle solvencia narrativa que no le sabe/puede dar el guionista. 
Por ejemplo: Una escena que debe rebosar épica; el Capi enfrentándose él solo a los mechas nazis de Pecado. Con el escudo roto y solo armado con un fusil de cerrojo... Aquí es un combate unidireccional, absurdo e infantil.
Siete números que son, para mí, el peor invento perpetrado por la era Quesada. Y eso es mucho decir.

2012-06-27

Batman de Grant Morrison

Salgo del letargo bloguero para apuñalar las teclas con una de las lecturas que me han acompañado durante esos minutos que he tenido libres antes de caer roto entre trabajo y trabajo.
Si no recuerdo mal, hace un año, escribí un post comentando lo coñazo que se me estaba haciendo el Retorno de Bruce Wayne. Una lectura que hay que coger comido, descansado y con buena disposición. El caso es que después de muchos números y unos meses de alejamiento prudencial, me he metido entre pecho y espalda todo el Batman de Morrison, desde Batman e Hijo hasta Leviatán. Toma ya.
Y me tengo que quitar el sombrero después de otear desde lo alto, todo el panorama que el escocés ha sabido dibujar por su paso. Batman es otro Batman para Morrison. Un guionista capaz de vomitar ideas válidas que ni se les pasaría por la cabeza a ningún otro autor del mercado. Pero claro, el tito Grant, pide algo muy difícil: memoria y compromiso. No lo pone fácil. Desde sus primeras sagas, le pega una patada al status quo de Batman. Lo tomas o lo dejas. Si quieres más de lo mismo, te vas al resto de series de Batman.
Morrison le da un hijo a Batman, lo mata gracias a la sanción Omega, lo vuelve loco, lo redime como héroe, pone el manto a un pupilo y al psicópata de su hijo, se enfrenta al propio tiempo y además se saca de la manga a una fauna nueva de villanos que no sólo son arrebatadores sino excéntricos como ellos solos.



Unas pocas frases que no hacen justicia a tantos números. Por ejemplo: en Zona Negativa hacen una guía de lectura bastante completa. El caso es que he disfrutado como un cochino. Después de una relectura, veo matices, que se escapan mes a mes. He disfrutado con R.I.P, con el Retorno y con su Batman & Robin. 
En el apartado gráfico: Ninguna pega. Adam Kubert, Paquette, Daniels (el más flojo), Quitely (brutal). Una consistencia en los lápices que hace de esta etapa, la de mayor calidad que ha tenido el Caballero Oscuro en muchos años. Carne de tomos recopilatorios de ser le loado durante eones.

2012-06-04

Ya a la venta...


Disponible en Amazon


Desde el día 18 de Mayo está disponible en Amazon el segundo número de la revista El Hombre de Mimbre. ¿Te gustan los relatos de misterio, el suspense, el horror y la fantasía?  Sí, yo sé que sí. En un mundo serializado, pendiente de continuaciones y secuelas, da gusto encontrar un rincón para las pequeñas dosis de perturbación e intriga. Relatos que estremecen y cortocircuitan nuestro imaginario durante unos segundos, tras su lectura.
Después del éxito del primer número, me uno al plantel de autores con una relato, Rock me, Amadeus. Un cuento noir, de policías corruptos, amistad tóxica y personajes chungos.
Relatos ilustrados por el lápiz de Antonio Santos. Una compra obligada para el aficionado. Un precio irrisorio y la posibilidad de catar algo de este vuestro servidor.

Rocke me, Amadeus. Noir de barrio.



Lo dicho: Ediciones 42 apuesta por el entretenimiento y la calidad de autores. No os arrepentiréis.

2012-05-13

Vídeotrailer del número 2 del Hombre de Mimbre

Trailer del nuevo número de El Hombre de Mimbre. Toda publicidad y autobombo es poco, teniendo en cuenta que participo con un relato.


Premios Liebster







Resulta que el amigo Peubé del Blog En todo el colodrillo, ha tenido a bien nominarme para los premios Loebster que se votan entre blogs. ¡Muchas gracias! Ahora va mi listado de nominados. No están todos los que son, no son todos los que están, como se suele decir, pero son muy recomendables y se merecen un vistazo y el reconocimiento:

La Espada en la Tinta: Del amigo Loren. ¿Quieres saber lo último en Literatura Fantásticas? Ahí lo tienes. Muy bien diseñado, ameno y de actualización diaria. 

Una historia de la frontera: Opiniones, críticas, reseñas.. El mundo del escritor Antonio Santos a golpe de clic. Hipnótico.

Uruloki Blog: Noticias de cine, reseñas y afán por informar de forma amena. Paso cada día por allí, para enterarme de fichajes, trailers...

Neuronas Asesinas: Mítico ya, su ¡gaaaannnaaas!, es capaz de intercalar una imagen erótica con el último chascarrillo de internet. Personal y directo. Me gusta.

Man of Bronze: Pedro Angosto se deja el esfuerzo y el verbo crítico en sus multi entradas diarias. ¿Comics? ¿Críticas? El blog de Pedro.

Hay más, lo sé. Pero a bote pronto, son los de visita diaria.

2012-05-04

Hombre de mimbre



Ediciones 42, a través de su, ya exitosa revista, El Hombre de Mimbre, lanza un segundo número con una aportación especial, por lo menos para mí: Un relato firmado por vuestro servidor. Os dejo con la primera de las promociones con la esperanza de que este proyecto cristalice y ofrezca entretenimiento y calidad a todos los lectores que se atrevan a apoyar este proyecto:

Próxima la aparición del siguiente número de El hombre de mimbre, sin reparo confesamos que con él esperamos atraer, consolidar nuestra imagen y, de paso, contentar al máximo posible de lectores. Contamos para eso con suculentas “raciones” de suspense, misterio y fantasía. Se suman nuevas firmas a esta aventura, y confiamos con que su labor deleite al numeroso público que, en su momento, “enganchamos” con el primer número, y sirvan para “engatusar” a los curiosos, o interesados, que se han sentido atraídos por la continuidad de nuestra revista y/o los comentarios que pudieran verterse en distintas redes sociales, blogs o aun webs, sobre ella.
Con esta especie de somero avance señalamos que los autores presentes en el primer número repiten, con nuevas y estimulantes historias, y, como en el caso de Antonio Santos, profundizamos en el espeluznantes mundo retratado en su novela por entregas The Talking dead. Y no pierdan detalle de la narración Rock me, Amadeus, fruto de nuestra “nueva adquisición”, Pablo García. Para paladares amigos de lo suntuoso, junto a las siempre bien urdidas tramas de Blanca Miosi, o Pedro De Paz, el relato Mi buen amigo Víctor Balmori, de Rafael Hernández, que nos presentará a un personaje situado en la mejor tradición del sibarita fáustico.

También la aparición del siguiente número está relacionada con el lanzamiento de nuestra línea de novelas, que se inaugurará con la obra de Antonio Santos La esclava de Marsoon, encuadrada dentro del serial titulado Páramos de Marsoon. Esta publicación forma parte de una propuesta mucho más audaz que, confiamos, cuente con el apoyo de los lectores, pues fortalecerá nuestra intención de seguir publicando narraciones de otros escritores que contribuirán, a su vez, con la calidad de su trabajo o prestigio a reforzar la idea. Ediciones 42 tiene planes ambiciosos para el futuro, que incluyen la publicación en papel, pendientes de la buena fortuna de esta iniciativa.  
Salud y

2012-04-20

Batman: Caballero de la Venganza


Resulta llamativo que los mejores tebeos, las mejores historias, nazcan bajo la sombra de eventos que tienen más de sacacuartos que de expresiones de calado creador. Batman: El Caballero de la Venganza es una prueba de que a muchos autores, con una pizca de libertad, pergueñan sus mejores obras. Brian Azzarello y Eduardo Risso, autores de una de las obras maestras del noir comiquero, se unen para contarnos este nuevo giro en el mito del Caballero Oscuro.

Ubicado en el evento Flashpoint, este comic es un revisión del origen y motivaciones del cruzado de la capa. Diálogos currados, con chispa, con razón de ser. Unos personajes retorticos, casi incomparables a sus versiones "decimonónicas", un dibujo que brilla con sus sombras y que enmarca un relato, en ocasiones delirante y crudo.

¡El mejor tebeo de Batman del año! Tres números USA que merecen su compra, por encima de la serie principal y de la continuidad de las series regulares de Batman. Se puede leer sin haber leído Flashpoint, es más, sin haber leído nada de Batman. Thomas Wayne, este Batman rayano en al ancianidad, conocedor de su propia amargura, sobrepasa en profundidad y coherencia a muchas otras lecturas del personaje. En tres número. Gran Azzarello, que firma una de sus mejores obras, sin hacer mucho ruído, sin molestar a otros autores "hot".

Con tebeos como este, se crean expectativas, me "pico" ante los próximos proyectos de DC. Luego viene la realidad... Pero me quedo con este tebeo, para guardarlo y releerlo cuando las estanterías sólo me ofrezcan "lo mismo".

2012-04-05

Warrior: Redención a puño limpio


Peli de sábado por la noche. El DVD tendría que venir impregnado de sudor y testosterona; y es que la historial de los hermanos Conlon es de esas tan, tan... de película, que te la tragas sin pensar, sólo dejándote llevar por esta trama lineal y que sigue todos los senderos de los dramas deportivos. Dos hermanos alejados por un padre alcohólico (grande Nick Nolte) y unidos por la lucha. Uno, un exsoldado interpretado por la PRESENCIA, Tom Hardy, el otro es un Joel Edgerton que pasará a la historia por ser la versión joven del tito Lars de Luke Skywalker y por tener toda la cara del Urdangarín. Los dos con más problemas que un absentista con la reforma laboral y que, cosas de la historia bigger than life, se ven en un torneo de artes marciales que ríete tú del Gran Torneo de las Artes Marciales de Bola de Dragón.

Déjate llevar por los puñetazos, las llaves, las patadas en el pecho y el drama de redención de dos tipos que portan la peli a cuestas y ofrecen un espectáculo bestial y sencillo como un gancho de izquierda.






2012-03-26

Una Princesa de Marte


No he visto la película John Carter, aviso. Caerá, seguro y será debidamente asimilada; pero, ¡aquí vengo a hablar del libro! Una princesa de Marte es el punto de origen de tantas cosas que merece su propio análisis después de 100 años desde su escritura. 100 años donde Edgard Rice Burroughs plantó la semilla que han recogido todos los autores que ha creado esa red tan sutil que es la cultura pop. Toma, ya. ¿Estoy hablando de una obra maestra de la Literatura? No. Princesa de Martes, esa primera pincelada del tapiz de la Saga de Barsoom es una novela donde pasan tantas cosas, es tal la voluntad de entretener, de transportar a parajes exóticos, audaces e inhóspitos que no hay sino apreciar en su justa manera.

John Carter es un capitán confederado que por arte de birlibirloque (no esperemos explicaciones ni falta que hace) es transportado a Marte. Un Marte plagado de razas en disputa, animales impsibles y la sombra de la muerte rondando en cada esquina polvorienta. John Carter es valiente hasta la inconsciencia, el perfecto atleta, honorable y con un sentido del honor que ahora tacharíamos de rancio. Un héroe de espada y semidesnudez que no tiene ni una fisura, el tío. Un torero que se mete en un fregao alienígena y se dedica a mesianizar con entretenidos resultados.

Fundacional a la hora de concebir un estilo de literatura que busca la evasión y el entretenimiento por encima de otras premisas. Un tanque poular que arrasó y que llegó al corazón creador de muchos otros autores. Una corriente lejana que sigue chocando contra la orilla del imaginario popular. Lectura coherente, sincera, y que da lo que se busca. ¡Y quedan 10 novelas más!

Fiascos cinematográficos aparte, Una Princesa de Marte siempre estará ahí. Para disfrutar con sus aventuras, con la morbidez de Dejah Thoris, con el legado intrépido de ese John Carter imposible que quizás fue el tío abuelo lejano e inocente de esos Han Solo, de esos Avatares y de tantas y tantas obras que muchos adoran.

2012-03-09

13 asesinos




Treces asesinos es cine de samurais, épica, de motivaciones incomprendidas e incomprensibles en la época actual. Es un obra que genera envidia en el mercado occidental, que va al contenido, al meollo de la historia y que tiene un pulso y un sentido cinematográfico increíble en cada uno de los fotogramas.
Un placer visual lleno de acierto narrativos que pasará a la historia del cine por su impresionante batalla final. Pero 13 asesino del prolífico director japonés Takashi Miike es más que eso. Vamos con la sinopsis:

Japón está al canto de un duro de entrar en la era moderna. El sistema político basado en el shogunato agoniza y mientras tanto tenemos al hermanastro del Shogun cometiendo maldades y tropelías sin nombre amparado en su poder e impunidad. Él manda y el pueblo, siervos, obedece e incluso mueren por él. Un villano sin fisuras de los que odias nada más aparece su rostro de hielo en pantalla. Un malo maloso que debe recibir los suyo.

Cansado de tanto atropello y temeroso de que semejante prenda llegue a cotas de poder mayores, un clan viejo samuria convoca a doce guerreros para eliminar (liquidar) a ese demonio de tío.

Punto.

La peli no descubre la dinamita ni es un despliegue de argumentos. Esto es la historia de trece tíos contra una superioridad numérica atroz. Una historia de dos veteranos samurais (Shinzaimon, nuestro héroe, que derrocha carisma en cada intervención) y Kitou (el, a su pesar, mano de hierro del malvado hermanastro), destinados a enfrentarse en un duelo de honor.

Cine de acción, coregrafías vistosas, repletas de contorsiones, sangre, zumbidos, carne rasgada, rictus de dolor... Pulso firme en el retrato de la violencia y un encomiable estilo para no desgastar el paladar a base de espadazos y combates masivos. Lo dicho: la peli rezuma épica, una manera de vivir la vida enfoca en la servidumbre total y el afán por una muerte gloriosa con la espada en la mano. Vía del Samurai en estado puro.

Os dejo con el trailer:



2012-02-18

Perseguido.




Resulta curioso revisionar esta película con cierta ilusión y salir torpedeado ante semejante boñiga que en sus momentos adoré con todo mi corazón de preadolescente ochentero. Porque, señores, en su momento Perseguido de Schwarzenegger molaba un huevo y la yema del otro.

Perseguido o The Running Men en los USA está licenciosamente basado en una novela de Richard Bachman, pseudónimo de antisaturación de nuestro adorado escritor de Maine: Stephen King. Digo lo de libremente, porque si la premisa es más o menos similar, el desarrollo de la historia y del personaje principal, Ben Richards van cada uno por su lado y si te he visto no me acuerdo.

Alejándome de la novela (recomendable, por cierto), Perseguido es un film de los ochenta. De los ochenta en su máxima expresión. Lo tiene todo, todo lo que marcó el género de acción en esos años. Es brutal ver esta peli con los ojos del siglo XXI y comparlo con esos años Reagan total. Estamos en la época de la épica muscular. Nuestros héroes brillan con el aceite de sus biceps lustrosos por el esfuerzo desnucando enemigos y soltando frases lapidarias ¡qué digo lapidarias, sentencias!




¿Te enteras? Vamos a por tiiií



Perseguido nos cuenta el cruento avatar de Ben Richards, un ciudadano ejemplar del futuro. Hace lo que le mandan, se ejercita en el gimnasio pero un día que le coge tonto, no quiere aniquilar a unos manifestantes ochenteros que claman por sus derechos desposeídos. The past is now, y si no pregúntenle a los amigos indignados. Total, que este hombre, esta roca, al que no le ha salido de las pelotas cumplir como un genocida obediente, le montan una conspiración en los medios que te cagas y lo convierten en el enemigo público number one. ¿Y quién le pone en la palestra? El Sistema ochentero, aquí personificado por el malvadísimo Killian, el presentador y artífice de "El Corredor": el programa de televisión, el soma, que tiene agilipollada a toda la población de los USA de ese ya cercano año 2019.


Camel, camel toeee


Richards, acompañado por una María Conchita Alonso muy preocupada porque no se le noten los pezones en ese mono amarillo que les obligan a llevar en el concurso, ¡ah! y varios concursantes más que son carne de cañón, son obligados a luchar/correr por sus vidas en un circuito postindustrial, perseguidos por unos cazadores/villanos que ríete tú de los Merodeadores de los X Men de Claremont.

Pero, pronto, Richards se huele el percal, y se propone dar la vuelta al concurso. El corredor, el perseguido, la presa dócil y presta a servir su sangre en bandeja, se revuelve brusca y enseña los dientes. The Running Man se cabrea y entonces, se caga la perra.




Sabuesos con lucecitas


Si no teníamos suficiente con este cóctel de testosterona, nos meten con calzador una subtrama "rebeldes ochenteros" contra el Sistema que incluye en el mismo pack una base secreta en el corazón del mismo plató industrial, un caudillo vejete que no sé qué coño estaba esperando para petarlo todo y un grupillo de rebeldes con boína a lo Ché Guevara que en esos momentos vestían mucho.

Años Ochenta, señores. Trama cero, personajes planos, mucho sudor, mucha sangre y poco seso. Aquello que ahora se alaba, se busca, se pretende renacer, debería ser matizado después del visionado de cositas como esta. Hace daño, ver los recuerdos sodimizados por unas frasecitas y unas poses que han envejecido tanto. Se disfruta como aquellas fotos donde uno sale de pequeño con la raya al lado y el chándal lleno de rodilleras y coderas. Color desvaído y mitificación de un cine que gracias a Dios hemos superado.




¡Con estos no puede Arnold!



Miscelánea:

Tipos como Chritopher Reeve o Dolph Lundgren optaron por el papel.

El director es Paul Michael Glaser, el moreno de Starsky y Hutch

El guionista es el infame guionista Steven D. Souza pergeñador de la peli de Streer Fighter

Os dejo con el trailer parque que podáis catar el género:



2012-02-15

Big culo Day


Magna tradición, magna y digna de celebración. ¿Qué sería de este mundo sin un día, un mísero día dedicado a esa parte de la anatomía tan castigada, tan "tabuizada" y tan adorada por otros...
¡Qué vivamos mil años más de culos grandes!

2012-02-14

Hell on Wheels


Desenfunda, forastero


Sentarse en el trono de Deadwood es una tarea demasiado pesada. Una serie de culto, inacabada y camino a seguir para muchas otras producciones, tiene muchos elementos para ser LA SERIE ambientada en el Viejo Oeste por antonomasia. Han pasado los años y el trono esta ahí, dispuesto a ser tomado por un valiente o valientes capaces de atrapar a la audiencia con una premisa potente y competente. Incluso aquí se ha intentado con éxito de público con ese western extremeño que es Tierra de Lobos. Pero el hueco sigue vacío señores, y la sombra de Al Swearengen es demasiado alargada. Llega el 2011 y llega montado en un corcel roñoso la nueva esperanza blanca para todos aquellos que esperamos una serie westerno como Dios manda. Hell on Wheels.

Ver el primer capítulo de esta serie es el equivalente a ver el piloto de Espartaco. Un bluff en toda regla que tiene todos los tópicos y que equivale a un capítulo de la Doctora Quinn pero con más mugre. Nada, otra serie más que se hunde en el olvido y a otra cosa. El mercado está muy chungo y el tiempo es escaso... Pero como pasó con la sorpresa brutal del año pasado, y volvemos a nuestro aguerrido e hiperhemoblinítico amigo tracio, le di una oportunidad a Hell on Wheels echándome al coleto el segundo episodio.




Edulcorado y cristiano Far West


Si Deadwood es un dramón donde el mimo por los diálogos y los personajes es su principal baza, en Hell on Wheels esto pasa a un segundo plano y se queda en un quiero y no puedo donde pierde su supuesto villano, el señor Durant, el malo porque tiene dinero y ambición de la historia y cuyos soliloquios nos los diría el gran Swearengen ni dormido. Esto es otra cosa: es entretenimientos costroso, rápido y sin pensar, son personajes tipicos y mil veces vistos:el indio bueno, el indio malo, el secuaz chungo, el negro liberado y mosca... Nada nuevo bajo el sol.




Tranquilo, Al, tú siempre serás el rey





Un historia de venganza durante la construcción del ferrocaril que une el Atlántico con el Pacífico después de la Guerra Civil americana, protagonizada por uno de esos antíhéroes de manual que tanto abundan en el mundo de ficción y que carece de ese carisma, ese puntito que tienen gente como Vic MacKay de The Shield. Cara de palo, señores, carita de palo, revólver presto, barba canosa y mirada de haber visto mucha mierda. Ese nos ofrece el exconfederado Bohannan con su interpretación cortita con sifón. Mucho Daniel Day Lewis ha visto este hombre sin aprender nada de el. La ira contenida le pone cara de cagar duro y poco más. No es mi héroe, no es mi protagonista, pero sin embargo la serie funciona.

Funciona sí, como un tren (olé, hoy estoy fino) sin control pero cuyos bandazos molan tanto, salpican tanto barro y están llenos de tanto humo de pólvora que gusta ver el espectáculo. Un exitazo de audiencia en los USA, y segunda temporada garantizada. Un producto a años luz de cosas como Terranova o ese timo (y van) de Alcatraz. Algo potente que meterte en la boca cuando se tiene hambre. Como un bocata de salchichón. No será una delicatessen, pero mira, gusta.

2012-01-21

Drive




Drive llegó a mí después de un efecto hype verdaderamente brutal. La tienes que ver, la tienes que ver, decían las webs, los amiguetes, la propia marea del viento... Tío, tienes que ver Drive. Yo, ante ese tipo de expectativas cierro lo puños, frunzo las cejas y me siento a verla con el cuchillo entre los dientes. Sí, ¿qué pasa? Soy así.

Drive es la mejor peli que llevo vista este año. Vale, estamos a día... 21 de enero. Vale, pero es la mejor. Y muy bien se tiene que poner el 2012 para que no siga siéndolo a 31 de diciembre. No me he mojado en los pantalones viéndola ni nada de eso pero es comento:

Ryan Gosling es un tipo sin nombre, un conductor, un tópico, un arquetipo de género con una cazadora molona, un palillo entre los dientes y una cara con la expresividad de una lápida. Un ser puro noir que se pasea por las eléctricas calles de Los Angeles ganándose la vida como especialista de coche o chófer de atracos. El tipo conoce a una chica que es una perita en dulce; si fuera más encantadora sudaría canela. Una monada de sonrisa dulce y una vida difícil. La historia de siempre. Una de las mejores.

Drive cuenta eso. Una historia de amor envuelta en un relato negro con personajes tan arquetípicos como sus protagonistas. Piezas, peones, que bordean la serie B y construyen una película con alma propia. Con pellizco. Con encanto. Una de esas pelis que se recuerdan y que nacen con un no sé qué que las hace especiales.

Su director, Nicolas Winding Fejn tiene los santos bemoles de crear a un monstruo de frankenstein usando piezas ajenas de Mann, Friedkin, Hill, y lo hace sabiendo que el guión es el que es y la única manera de no pergeñar una de tantas es darle alma al asunto. Planos eternizados, composiciones estilosos, tono perfecto. Frío y teatralidad. Las escenas violentas son violentas, descarnadas, rápidas y expeditivias. Los momentos de emoción están trabajados y gracias a los actores vemos química (esa cosa tan compleja).

Personajes planos que evocan mil matices. El conductor no tiene pasado, no lo necesita. Hace lo que hace porque es como el escorpión de su chaqueta. No necesita cacarear. Sabe como son las cosas y las acepta, reacciona a los impulsos como aplastarle la cabeza a alguien después de un beso apasionado.

¿Es Drive una obra maestra? No lo sé. Solo sé que a mi me ha llegado. Y punto.

2012-01-11

Hijos de los hombres



Empieza uno el año con muchos propósitos y uno de ellos es ver películas en condiciones para garantizar que uno no pierde el poco tiempo que se tiene con mierdas de esas que no son ni divertidos. Decir que he empezado el año viendo Scream 4, así que de lo dicho ná de ná.

Pero esa es otra historia y hoy me gustaría pasar por mi casi ruinoso blog para comentar una películo de esas que en el listado de buenas películas tiene que estar de las primeritas: Hijos de los Hombres.

Estrenada hace uno añitos, ha pasado desapercibida para la gran masa espectadora. Que sí, que es de culto y que es muy valorada en algunos círculos... Para mí está en el top ten de las mejores pelis de ciencia ficción desde los primeros minutos de visionado.

Hijos de los Hombres comienza con la premisa más jodidamente desesperanzadora que te puedes encontrar. En el año 2027 muere la persona más joven del planeta. ¿La más joven? Sí. Desde el 2009 no se ha producido ningún nacimiento en la tierra. Así, sin más. Ni aliens, ni robots, ni el mismísimo satanás... No más nacimientos. No más risas de niños, no más ilusión. El concepto de herencia, de legado, se pierde en un sociedad vacía y consciente de que tras su paso por la tierra no habrá nada más. Ríete tú de los zombis. Este premisa sí que da miedo.

Alfono Cuarón pinta el cuadro con los grises y el barro de un panorama donde Theo (un Clive Owen inmenso) se ve empujado a un viaje donde debe custodiar la que puede ser la única esperanza para la humanidad.

Lo que podría desembocar fácilmente en una bukkake de tiros y explosiones (horrorícense ante Babylon A.D.) se convierte en una obra maestra de lo cotidiano, lo real, lo plausible. En Hijos de los Hombres todo transcurre con el factor sorpresa a flor de piel. Los personajes actúan como deben y les ocurren cosas sin que la maquinaria narrativa chirríe. Esta peli tiene escenas, secuencias antológicas que van más allás de la ya famosa toma de veinte minutos cámara en mano (que es brutal). Hay momentos de auténtico pellizo, señoras y señores.




La he recomendado hasta la pesadez. Pero es una de esas pelis que debería verse por lo menos una vez en la vida. Reivindicable porque va más allá de un género que solo se usa como vehículo para contar una historia.

Obra maestra, de verdad.