2012-03-09

13 asesinos




Treces asesinos es cine de samurais, épica, de motivaciones incomprendidas e incomprensibles en la época actual. Es un obra que genera envidia en el mercado occidental, que va al contenido, al meollo de la historia y que tiene un pulso y un sentido cinematográfico increíble en cada uno de los fotogramas.
Un placer visual lleno de acierto narrativos que pasará a la historia del cine por su impresionante batalla final. Pero 13 asesino del prolífico director japonés Takashi Miike es más que eso. Vamos con la sinopsis:

Japón está al canto de un duro de entrar en la era moderna. El sistema político basado en el shogunato agoniza y mientras tanto tenemos al hermanastro del Shogun cometiendo maldades y tropelías sin nombre amparado en su poder e impunidad. Él manda y el pueblo, siervos, obedece e incluso mueren por él. Un villano sin fisuras de los que odias nada más aparece su rostro de hielo en pantalla. Un malo maloso que debe recibir los suyo.

Cansado de tanto atropello y temeroso de que semejante prenda llegue a cotas de poder mayores, un clan viejo samuria convoca a doce guerreros para eliminar (liquidar) a ese demonio de tío.

Punto.

La peli no descubre la dinamita ni es un despliegue de argumentos. Esto es la historia de trece tíos contra una superioridad numérica atroz. Una historia de dos veteranos samurais (Shinzaimon, nuestro héroe, que derrocha carisma en cada intervención) y Kitou (el, a su pesar, mano de hierro del malvado hermanastro), destinados a enfrentarse en un duelo de honor.

Cine de acción, coregrafías vistosas, repletas de contorsiones, sangre, zumbidos, carne rasgada, rictus de dolor... Pulso firme en el retrato de la violencia y un encomiable estilo para no desgastar el paladar a base de espadazos y combates masivos. Lo dicho: la peli rezuma épica, una manera de vivir la vida enfoca en la servidumbre total y el afán por una muerte gloriosa con la espada en la mano. Vía del Samurai en estado puro.

Os dejo con el trailer: