2012-04-05

Warrior: Redención a puño limpio


Peli de sábado por la noche. El DVD tendría que venir impregnado de sudor y testosterona; y es que la historial de los hermanos Conlon es de esas tan, tan... de película, que te la tragas sin pensar, sólo dejándote llevar por esta trama lineal y que sigue todos los senderos de los dramas deportivos. Dos hermanos alejados por un padre alcohólico (grande Nick Nolte) y unidos por la lucha. Uno, un exsoldado interpretado por la PRESENCIA, Tom Hardy, el otro es un Joel Edgerton que pasará a la historia por ser la versión joven del tito Lars de Luke Skywalker y por tener toda la cara del Urdangarín. Los dos con más problemas que un absentista con la reforma laboral y que, cosas de la historia bigger than life, se ven en un torneo de artes marciales que ríete tú del Gran Torneo de las Artes Marciales de Bola de Dragón.

Déjate llevar por los puñetazos, las llaves, las patadas en el pecho y el drama de redención de dos tipos que portan la peli a cuestas y ofrecen un espectáculo bestial y sencillo como un gancho de izquierda.