2012-07-22

Caída y Ascenso del Caballero Oscuro



Ya está, se terminó. Nolan ha terminado con Batman. 

¡Ah, "Espoileres a mansalva, adevertidos quedáis!

Salgo del cine satisfecho, quizás algo saturado de la omnipresente banda sonora de Zimmer, empachado por la orgía de epílogos, de climax finales, de puertas abiertas y otras cerradas, y con la sensación de que "otros vendrán que bueno te harán". 
Porque parece que toca tirarle a Nolan y a su tercera parte. Toca compararla con el Caballero Oscuro, toca darle fuerte y flojo... Cuando El Caballero Oscuro: La leyenda Renace, tiene exactamente los mismos aciertos y fallos que sus predecesoras. ¿Huecos en el guión? ¿Explicaciones redundantes y perogrulladas? Sí. Como en las anteriores.
Ver el Batman de Nolan es entrar en un juego donde todo vale. ¿Cuántos tebeos hemos leído donde el guión tira de casualidades y de reacciones cuanto menos poco lógicas? Ah, pero esto es cine, diréis. Es Nolan, es una peli que tiene que darlo todo. Es que el guión...
Nolan le quita al guión para dárselo a esa ficticia y maravillosa sensación de relato épico que sabe imprimir en cada fotograma. Siempre parece que vaya a ocurrir algo grandes, algún diálogo brutal, alguna escena sensacional... La polla en vinagre. A veces pasa y otras veces no. En este cierre de la trilogía, Nolan anda por caminos trillados: las mismas persecuciones, algún gadget más, personajes recurrentes y una sensación de que "esto ya lo he visto" que lastra una, por otro lado, gran película de acción.

Bane es el sicario modélico, brutal y el personaje al que le tocan los peores diálogos. Un manual del perfecto destroyer que se queda en brutalidad, en fuerza física y en poco más. Retazos de un mito que se pierden en uno de esos momentos Nolan donde todo tiene que ser explicado para que el espectador medio se quede con cara de ehhh, vale, me has pillado.

Catwoman es la sorpresa de la película. Un personaje que cuadra con el resto, y muy bien interpretado por Anna Hathaway. Hay química aunque la resolución final no cuadra. Una concesión final al happy end que Nolan ha querido darle a su Elseworld. Porque señores, esto es el Batmanq que ha querido ofrecer la Warner y Nolan. Ni más, ni menos. Puede entusiasmar o no, pero a esta saga le veo coherencia, ganas de ofrecer un producto digno y cariño hacia una versión del personaje que tiene, en esencia, las características principales del Batman del comic.

Un gran film, para una trilogía difícil del superar, que se valorará al alza según lleguen las nuevas versiones, los reboots, todos los autores que vayan apareciendo en el futuro.

Y sí, hay huecos en el guión del tamaño de un puño...


P.D: Increíble la plétora de actores televisivos, más o menos populares, que aparecen por la peli en cameos o papeles minúsculo.


2 comentarios:

Silver Draper dijo...

No estoy de acuerdo, pero me alegro que ati te haya convencido. Incluso en el mundo del cómic, hay cosas que nos podemos tragar y cosas que no. POr ejemplo, todos los policías de Gotham en el tunel? Otra vez el villano dejándose cojer? El pozo y el simbolismo? Diálogos de pacotilla toda la película? Aquí el que tenía el piloto automático no era el Bat, sino Nolan. Tu sabes como yo lo que es que te bajen el sueldo, te insulte hasta tu gobierno, y tener que trabajar más sin que esas cosas te afecten. Al que me diga que este señor está quemado, es que le doy. SI no tenía ideas, a pedir ayuda que talento y gente capaz hay a patadas. De acuerdo que Catwoman muy bien y que tampoco es Spiderman 3, pero que es la peor de todas las películas que he visto de Nolan por muchos puntos sí que lo pienso. El tiempo la pondrá peor, no mejor. Es mi opinión.
Un saludo.

Ternin dijo...

Bueno, que le vamos a hacer... Hablando de Batman nunca coincidimos :P