2012-07-19

Las mil caras de Batman



Con la tercera parte de la trilogía de Batman de Nolan casi encima, toca hablar del inmenso bagaje artístico que tiene el personaje desde que se creó. Décadas de historias, de reinvenciones, de perspectivas, que no dejan de hacerme pensar que hay un Batman para cada lector y un lector para cada Batman.

Quizás haya sido con él, con su idiosincracia y si carácter icónico, con el que hemos disfrutado de historias de calidad más que soberbia. Spiderman o Superman, por poner algún ejemplo, no gozan de tanta riqueza como la que tiene el Caballero Oscuro.




En algunas webs se pregunta por la historia definitiva de Batman. Es difícil. Y eso es bueno. Es fácil tirar por la mejor historia de Iron Man o Hulk. ¿Dos, tres, cuatro sagas o autores? Batman es más viejo, y ha tenido autores a espuertas. Y Autores con A maýuscula.

El Regreso del Caballero Oscuro, la Broma Asesina, Año Uno, El Largo Hallowen, Año 100, Gotham Central, el Batman dibujado por Aparo, Lee, Adams...

¿Se puede elegir la obra decimonónica de Batman?

Viendo mi estanteria, esos tebeos de Batman que atesoro, esos que guardo sin razón alguna, ese completismo, ese afán por perseguir al superhéroe de los cuernecitos, no es sino el interés por un personaje que ofrece pulp, aventuras detectivesca, acción, el one man standing de los superhéroes, glamour, venganza, locura, contexto y personajes secundarios... Batman tiene mil caras. Es Gotham, es su reflejo en los ojos de sus villanos, los dibujitos de Bruce Timm, las adaptaciones al cine, el icono gay de Schumacher, los tebeos reguleros de Tony Daniel, el pop de Adam West y Morrison... ¡Es la Batamanta!




La suerte es poder elegir.

2 comentarios:

Shilmulo dijo...

Creo que parte del secreto de Batman es que es el superheroe con mejores enemigos.

Ternin dijo...

Eso es cierto