2012-07-01

Miedo Encarnado



Leído mes a mes, el último evento marvelita publicado en España, deja un regusto amargo. Tras una relectura "del tirón", el regusto es el mismo que comerse una de esas pipas saladas que están pasadas y te dejan el paladar y la lengua como si hubiese uno lamido el ojete de un mandril. Eso sí, con un dibujo que te cagas.
Y reconozco que me gustan los eventos. Cada año desde Dinastía de M, la Casa de las Ideas nos regala una supersaga con guionista/dibujante estrella que vende bien y que hace que parezca que todo va a cambiar para siempre. Es como mover el puchero. ¿Cambian los ingredientes? No. Pues lo mismo.
Esta vez, le toca a Matt Fraction pergueñas la historia del verano (en USA). Una historia donde los héroes emblema de la editorial se deben enfrentar a la Serpiente. ¿Quién? Pues eso. Malvado villano sacado de la manga que es el principal defecto de una saga que se queda en un puñado de ideas buenas pululantes en un caldo que no sabe a nada.
Un poquito de sinopsis, por favor: Pecado, la hija de Cráneo Rojo tiene acceso a un arma mágica que doblará la rodilla de la humanidad hasta el fin de los tiempos. Un anillo único, digo un martillo igualito que el de Thor que hace despertar de su letargo al malignísimo y poderosamente pérfido Serpiente. El villano, colmado de esa villanía Marvel que tanto nos gusta, tiene un plan que te cagas: Arrasar la tierra con siete bichardos/heraldos que con sendos martillos mágicos sembrarán de terror el orbe. Pero miedo, del de mearse. Los heraldos/bichardos son héroes y villanos del UM escogidos al azar de la guía de personajes de Marvel. ¿La Gárgola? Todo esto sin apenas darnos datos. Atropellada narración de la que no se ha creado ninguna expectación. No se han dado detalles en ninguna serie, no se ha salivado ante la amenaza por venir. 
Además el malo es nada más y nada menos que hermano de Odín, y le tiene una tierra de esas que solo pueden tener los odios fraternales. Odín, que se lo tenía callado, decide irse de la Tierra (que ya tocaba) y dejar a la humanidad tirada.
Pero para eso tenemos a los héroes Marvel.
Saltos, promesas de batallas más grandes que la vida, muertes inútiles, golpes de efectos, un excesivo número de episodios para lo que se cuenta. Fraction saca el manuel de lo que no se debe hacer con un evento y lo aplica con tiránica destreza.
Stuart Immonem pone su estilo, su dinámica capacidad para crear tebeos muy potentes visualmente, pero no llega a "petarlo" gracias a que no sabe/puede darle solvencia narrativa que no le sabe/puede dar el guionista. 
Por ejemplo: Una escena que debe rebosar épica; el Capi enfrentándose él solo a los mechas nazis de Pecado. Con el escudo roto y solo armado con un fusil de cerrojo... Aquí es un combate unidireccional, absurdo e infantil.
Siete números que son, para mí, el peor invento perpetrado por la era Quesada. Y eso es mucho decir.

4 comentarios:

Daniel Merrick dijo...

Ya lo dice el título: Mierdo encarnado.

ALEJO dijo...

¿Cuantas veces van a repetir la fórmula del regreso de unos dioses o criaturas superpoderosas de las que solo tiene conocimiento Odín?
Creo que hubiera funcionado mejor siendo solamente lo que tenían pensado en principio,un crosswer entre Capitán América y Thor.
Se salva por el increible dibujo, aunque a mi no me han gustado nada los uniformes a lo Tron.

Alfonso Junquera dijo...

En el primer numero con Pecado buscando el martillo acompañada por Zemop parece que la cosa es interesante. Pero en cuanto empiezan a darle los martillos a cualquiera que pasa por ahi el asunto se va fastidiando. Y ademas los vuelve malos malisimos porque si desde el primer segundo, sin más preambulo, sin lucha interior ni nada de nada. Como diria Jotace ¡Anda y vete a cagar a la via!.

Alex dijo...

Yo la verdad es que me he resistido a seguir el evento, pues desde primer momento he leído malas críticas. Pero bueno, no todo puede ser bueno.

Pasate por mi blog si quieres, un saludo!!

http://zonaboom.blogspot.com/