2012-09-30

CES: Cable. El hombre que vino del futuro







Después de demasiados meses sin catar grapa alguna, subsistiendo a base de novelas y con el interés puesto más en otras cosas que en los comics, acometo este tomo con la ceja levantada y los expectativas bajas, muy, muy bajas. ¿Qué pasa en estos casos?
Que me ha gustado.

He leído poco de Cable. Mis lecturas de este personaje se ciñen a los últimos años y tenía la sensación de encontrarme con un personaje hipermusculado, con historias simples y poco más. Y el hombre que vino del futuro es un poco más que eso. Es un tebeo de aventuras, de ciencia ficción, de héroes empujados hacia su destino, de secundarios cronistas, de villanos omnipotententes, de predeterminación... Puro Marvel, poco más o menos.

La creación de Rob Liefeld sigue la senda del héroe y lucha contra El Club del Fuego Infernal; pasa por Wakanda y se parte la boca en Wundagore... Todo por y para Apocalipsis: la amenaza invisible de esta historia que empieza James Robinson (Starman) y continúa Joe Casey con más acierto que el demandado por una editorial que en aquellos años estaba más preocupado por sacar cuantos más títulos mejor sin pretender alcanzar cota artística alguna.

Pero la chicha de la historia la pone el apartado artístico. Sin José Omar Ladronn, esta etapa de la serie no pasaría a la historia. Vagaría por el limbo de los tebeos olvidados y punto. Ladronn se pone en modo Kirby y revoluciona un estilo que es todo lo contrario a lo ofertado en la época. Splash Page acertadas, composiciones y escorzos atrevidos. Un homenaje al Rey que le da un toque de distinción a la etapa y hace recomendable su compra.

Porque sí, es recomendable. Un tebeo que merece la pena. No es Moebius, no es comic europeo (y eso no es malo, ¿eh?). Es una etapa a destacar, un personaje denostado a recuperar.

Espero que Panini tenga en mente continuar publicando los números del tándem Casey/Ladronn en un futuro tomo de CES.

1 comentario:

Yota dijo...


Es un tebeo pulp y con toques CIFI disfrazado de Superhéroe.

A mi me chifló de cani y ahora me vuelve a gustar.