2012-12-27

Apología de John Carter








El otro día, en la cena de Navidad de la tienda de Comics, salió esta película como tema de conversación. Fracaso comercial, descalabro, truño, mierdaca seca puesta al sol... John Carter es un fracaso del que gusta estopar... Lo que se llama, de toda la vida, hacer leña del árbol caído.
He visto John Carter.
Me ha gustado.
Teniendo en cuenta que me encantó Sky Captain y el Mundo del mañana, que el pulp me apasiona y que tengo cierta propensión a defender lo indefendible, comienza mi apología de John Carter.

Jonh Carter es muy fiel a la novela original. Demasiado. Esperaba más licencias, más modernización en algunos conceptos, incluso más simplicidad a la hora de retratar razas o costumbres de Barsoom. No. Este proyecto (con muchos años de preparativos, producciones y preproducciones) es en esencia un canto hacia el espíritu de aventura. Puro Neo Star Wars para adultos con ganas de pasarlo bien.

Marketing mierdoso, el que quieras. Esta peli está hecha para el espectador talludo, el que se las conoce toda y está hambriento de espectáculo y sentido de la épica. El director de Wall.E, chorrocientos millones auguran un éxito descomunal. Añádele 3D y ¿qué tienes? Que no sabes vender esto.

John Cartes es para verla con ojos infantiles. La BSO es esplendorosa. Un Michael Giacchino es brutal. Para escuchar y disfrutar. Los efectos son cumplidores. Se amontonan, aturullan, pero esto es Barsoon amiguitos y hay que saturarse de marcianos, criaturas extrañas y escenarios pantagruélicos.
Entretiene lo justo y, repito, me ha gustado. Pero...

John Carter. Su protagonista tiene carisma cero. Es plano. No motiva, no interesa. Taylor Kitsch es anodino al máximo. El John Carter novelesco rezuma atractivo. Joder, es el proto Han Solo. Debe molar. Molar mil. Este es un tío insulso en taparrabos. Punto Negativo que lastra una peli que podría ser redonda.

Vapulear una peli porque ha sido un fracaso está mal, niños. Está feo. Si todos los exitazos económicos fueran buenas pelis otro gallo cantaría.

Tiene carencias de ritmo, en algunos momentos incluso parece mal editada...

Pero John Carter debe existir. Una vez al año por lo menos, debe aparecer una peli así. Que solo busque divertir, evadir, que no haga daño.

Aunque sea un producto que podría haber sido mucho más.


2012-12-22

Journey to 90´s



He comentado en alguna ocasión que para mí, los noventa en los cómics prácticamente no existieron. Leí comics, sí, pero casi siempre fueron números antiguos, mucha Patrulla X de Claremont o los Excalibur de Alan Davis. Estaba en otras cosas, y me perdí casi todo. 

Volví a los tebeos en la década siguiente y me encontré con la época maldita: los noventa. Joder, que raro. Si yo flipaba con algunas de las portadas que veía de reojo en los kioscos, o con la serie de dibujos de los X-Men que echaban por Telecinco...

Para mí, eso supuso un acicate, un interés por conocer esa etapa maldita: ¿Tan malos eran esos cómics de Marvel que se vendían por millones? ¿Mierda con portadas de colorines? ¿Especulación? En tertulias comiqueras se suelen dar bastantes teorías, lo que es casi un elemento común es que se denostan esos comics, esos  guionistas, esos dibujantes... Mierda, mierda mierda.

Pero, ¿quién compraba estos tebeos? y, ¿alguién los disfrutaba?

Algo de esa época cayó después: Masacre de Casey y McGuinnes que no me divirtió todo lo que se suponía, el Capi de Waid o -ya a finales de los noventa- con todo el Héroes Return...

Pero no me había metido a fondo en el fango, en el lodazal donde hocicaban los Liefeld de turno.

Pues toma tomazo:

La Canción del Verdugo. Toma crossover. Toma dos tazas del mejor arroz, de la mejor sopa noventera...

Leído en su momento, La Canción del Verdugo tuvo que petarlo. Ahora lo negaran, pero eso, en su contexto, debió molar cojón y medio. Todas las series mutantes mezcladas con los dibujantes saturados de Jim Lee. "Action Raw" de la buena... ¡Qué el argumento no pare la montaña rusa!

Discordia, Mr Siniestro, Apocalipsis...

La Patrulla X, X Force, Factor X...

Cíclope y Jean Grey...

Charles Xavier infectado por un virus de los chungos...

Leído el tomo no encuentro lógica a muchas de las premisas, los personajes están acartonados, los diálogos pretenden ser ágiles pero todo se pierde en un potaje que se lee a base de golpes de efecto que en su momento tuvieron impacto pero que ahora se leen con cierto desprecio.

¿Escarmentado? He de reconocer que lo esperaba peor. La compra del tomo ha valido la pena como una lectura que no es más mala que alguna de las grapas actuales. No es material clásico, ¡joder, no! pero por un momento me hubiera gustado vivirlo en el 93, cuando salió en España. Quizás, otro gallo cantaría.




Y otra. Tres tomos Marvel Gold. Año 93, otra vez. Franquicia Vengadora. Megacrossover de varias series de la órbita vengadora: Thor, Capitán América, Iron Man, Wonderman, Quasar, Vengadores Costa Oesta... 

La Guerra Shiar/Kree con la tierra como punto clave por no sé qué portales...

Entretenido ejercico editorial, divertido, se deja leer... No es espectacular, no deja huella, pero es una historia que ha pasado un tanto desapercibida históricamente y a mi me ha divertido bastante.

Ahora, tuvo que ser un coñazo tragarse tanta grapa para hilvanar la historia. Luego nos quejamos con los eventos actuales, macho.

2012-12-09

Lobezno y la Patrulla X






Resulta cansino que algunos autores pasen más de la cuenta por este blog. El nombre de Jason Aaron es recuerrente en mis lecturas y temo convertirme en un fan fatal del guionista. Menos mal que tenemos su Hulk para ver que todas sus obras no son acertadas. Hulk es un caso aparte, quiero pensar que un traspié en una carrera llena de aciertos. Hoy quiero hablar de la gran esperanza blanca mutante con permiso de los Uncanny X Force: Lobezno y la Patrulla X de Jason Aaron a los guiones y Bachalo y Bradshaw a los lápices.

Aaron consiguió con Cisma, un evento mutante muy autocontenido, divertido, que sacudió la franquicia y le dio la oportunidad de tener un escenario, a priori, atractivo: Lobezno se recicla y saca tiempo para llevar la Academia X.

Leído así, nos podemos encontrar con un pastiche de acción, muertes, edificios destruídos y más de lo mismo; pero Aaron ha convertido esta premisa en uno de los comics más divertidos que he podido leer en mucho tiempo.

Frescura, diálogos ingeniosos, personajes con carisma, secundarios que se merecen serie propia... Espíritu Morrison matizada con quince años de Claremont.

Brutal. Esto es un tebeo mutante como hace años que no leo. Academia de inadaptados superpoderosos que son conscientes de lo que son capaces. Hormonas, profesores no cualificados y todo narrado con una fluidez que hace que la lectura se haga corta. Y pasan cosas, vaya si pasan.

Krakoa, infecciones de Nido, el hijo de Gladiador, casinos espaciales, el nuevo Club del Fuego Infernal, Patrulla X vs Vengadores (el mejor tie in con diferencia)...  Una serie para los que denostan los comics mainstream, y para los seguidores de toda la vida.

Un placer.

Comentario aparte es el dibujo. Bachalo más legible que nunca y Bradshaw que aúna el manga y a Arthur Adams. Da gusto disfrutar de esas viñetas.

El mejor culebrón mutante en ¿décadas?