2013-01-22

First Wave. Homenaje deslucido al género pulp




First Wave. A priori este Elseworld convertido en nueva línea editorial pintaba bien, muy bien. Azzarello, el gran Azzarello de Luthor y 100 Balas, relanzaba a los héroes pulp con historias nuevas y todas las bendiciones de DC.
Pulp. Doc Savage, Spirit y Batman, más múltiples personajes del Universo de los treinta: El Vengador, científicos locos, ciudades fantásticas, androides, indios asesinos... ¡Todo!
Éxito seguro. Pelotazo.
Cogí, tiempo ha, este tomo con interés infinito. Esperaba que Azzarello reinventara el género, usara sus agudos diálogos para insuflar nueva savia en unos personajes que unidos debían dar para, al menos, buenas aventuras.
Mmmm...
Tibio, entretenido, regulero, por debajo de las expectativas. Así se ha quedado la lectura de estos cinco primeros números de una larga senda editorial que desapareció en el olvido. Fiasco artístico y de ventas. ¿A nadie le interesa este smash monsters de personajes pulp? Según el fandom sí. El aficionado busca el sentido de la aventura de unos tebeos, unas novelas, que ofrecían grandes historias, sencillas, potentes, directas como un rodillazo en la oreja. 
¿Estamos viejos para estos experimentos?
No lo sé. Quizás el producto final está un escalón por debajo de la media del autor. 
La historia nos lleva a un Doc Savage, élite entre los hombres, que ve como su fallecido padre le lleva, después de muerto hacia la resolución de la típica conquista del mundo por parte de científicos nazis, enmascarados deformes y demás parafernalia de atrezzo. En su camino se cruzan un vitriólico Spirit, unn Batman pistolero y el mejor personaje (desconocido para mí), el Vengador. Más duro que un cuerno y que se lleva las mejores frases de un Azzarello que se luce con los diálogos dejando la trama para un quiero ni puedo de homenajes que se queda en algo demasiado atribulado como para resultar fresco.
Frescura. Tal vez sea eso. Una revisión debe aportar algo nuevo, un enfoque del que carece este First Wave.
Rags Morales no ayuda. Dos primeros números muy currados para luego venirse abajo.
Molan los personajes, la historia no está mal, pero no funciona. ¿Tengo la culpa por esperar algo más? Quizás, pero es un tebeo que pudo ser más y se quedo en un homenaje deslucido.

3 comentarios:

antonio santos dijo...

No es Las graves planicies, ¿eH?
Me intuía algo de lo que comentas. A priori, concepto de infarto. Pero Azzarello es el Busiek con apellido italiano: una de cal, treinta de arena.

Ternin dijo...

No, no son las Graves Planicies. Azzarello, para mí es un gran autor y considero esta obra fallida más por la falta de concrección como de interés.

lokodatar dijo...

Los encargos dirigidos sin dar rienda suelta...