2013-10-27

Drácula vs la Momia: Batalla por Chicago.



Sinopsis proporcionada por la editorial a un clic:


Monstruos. 
La palabra, de tanto usarse, se desgasta como un helado en verano. Pierde fuerza. Pensamos la palabra y en nuestra mente sentimos el miedo de los rincones oscuros, dientes y ojos brillantes que nos miran desde el fondo de un armario o junto que polvo que acumulamos debajo de la cama.
Monstruos clásicos.
Esto es otra cosa. La imaginación se va directa hacia un mundo en blanco y negro: las capas, los cuellos desprotegidos, el olor a tumba o un hombre con la ropa rasgada y aullando a la luna lleva. El terror del mito, de símbolos reconocibles durante generaciones...
Monstruos clásicos sacados de su contexto original.
¡Mola!

Tony Jiménez (Cinco tumbas sin lápida, Actos de Venganza) nos trae una historia de terror que transita por el género pero en un contexto diferente al habitual.

Nos ponemos en antecedentes: Chicago, años treinta. Al Capone, mafiosos, crímenes, Ley Seca, hombres con tuxedo y polis corruptos... Brian de Palma, Spencer Tracy y ametralladoras Thompson. Un lugar de leyenda dónde todo se compra y se vende, y la vida no importa más que una mala mirada o una palabra equivocada. Este Universo da para mil novelas, pero ¿y si añadimos a cierto vampiro y al no muerto egipcio? Entonces tenemos pura diversión. Evasión de la buena; aferrada a los cánones de la Literatura de Terror. Un Monster Smash en toda regla. Una gozada.

Porque, ¿quién no quiere pasar unas horas de evasión en semejante universo? Tony, dibuja los personajes con meticulosidad; con esmero: cada secundario importa; cada escena tiene su importancia, sus olores, su atmósfera. Si los protagonistas desayunan, sabemos qué comen y por qué les gusta comer ahí. Todo de forma amena, con inmensas ganas de entretener y de ofrecer una experiencia en la lectura. Cosa que es de agradecer en un mundo literario dónde se nos olvida que el lector es el principal protagonista de la lectura. Hay que mimarle, entretenerle, hacerle olvidar sus malos ratos mientras pasa las páginas... Y que no pierda el interés. 
Y Tony lo logra por méritos propios gracias a su estilo. Jiménez bebe del cine, de los maestros contemporáneos del terror, incluso del cómic mainstream para lograr el efecto "enganche". El lector actual busca el cliffhanger y "Batalla por Chicago" se lo da. 
Tony tiene muchas lecturas sobre las espaldas y aprovecha lo bueno de ellas.

"Drácula vs la Momia: Batalla por Chicago" es una novela coherente con lo que quiere contar. Divertida y respetuosa con el lector. ¿Qué busca un lector que coge este libro de la estantería de la tienda? Pues eso.

En contra (todo no pueden ser parabienes): Un final, tal vez, demasiado abrupto respecto al subidón del enfrentamiento de los dos monstruos. Las piezas se colocan con precisión; los protagonistas (humanos) padecen hasta llegar al final, y todo queda en un clímax que podría haber dado más de sí.

Un novela recomendable para aquellos que disfrutamos del terror sin sentirnos encadenados por los convencionalismos. Un explotation sano y que no defrauda. Un éxito.


No hay comentarios: