2013-10-27

Iron Man 3




Sigo con mi lista de blockbusters pendientes del 2013 con el pelotazo Marvel del la primavera/verano: Iron Man 3.

Con la resaca de los Vengadores la audiencia fiel estaba como loca ante la tercera parte del personaje que lo originó todo en este nuevo orden Disney/Marvel en cinematográfico. La cosa pintaba bien con un director aclamado por los fans de las buddie movies ochenteras y resurrector de Downey Jr en su peli de culto Kiss, Kiss Bang, Bang. Había mucha pasta, se iba a adaptar la saga Extremis de Warren Ellis y los trailers dejaban ver una trama de caída del héroe que tanto gustan ahora.

Y la némesis absoluta del hombre de hierro: el Mandarín.

Vamos, la locura.

Y de locura ha sido la recaudación, las ventas de bluerays, la invasión del mercado asiático... Un pelotazo económico que augura más leña para esta Marvel en cine que tanto rendimiento está dando. El tiro ha sido acertado y la audiencia aplaudió sacándose la pasta de la cartera y poniéndola en las manos de la empresa del ratón.

Ahora, ¿pero esto qué coño es? O para ponerlo más global: WTF!!! de los cojones.

Vista la peli no puedo decir que ha sido una experiencia. En dos horas he visto momentos sublimes con secuencias de auténtica verguenza ajena. De esas como para quitar la tele y ponerte a ver otra cosa. ¿Y lo que vi en el trailer? ¿Dónde está eso, Dios mío? No. Veo un producto que quiere ser todo menos una peli de Iron Man. Desde el protagonista; un Downey Jr que ya va solo por el mundo, se ha comido a Tony Stark y recita todo con la ceja enarcada, sabiendo que molará sea lo que sea que le pongan por delante; pasando por el Mandarín (una de las vueltas de tuerca que podían salir bien pero optaron por reflejarlo de la peor forma posible; si acaso les faltó poner la tonadilla de Benny Hill para ese ¡ese! momento), hasta una trama que es inverosímil y con agujeros de guión imperdonables.

Y todo marcha, todo fluye entre chiste y chiste, entre paseo y paseo, entre personaje que aparece, desaparece, dice lo suyo y se va. Ejemplo: si sacas a Rebeca Hall del metraje, ¡no pasa nada! Sus escenas las puede hacer otro personaje y tan panchos.

Y colamos escenitas de acción CGI/3D para que el personal se acuerde, de vez en cuando, que esto no va de un tipo que olvida ser colega de SHIELD y de los más poderosos héroes de la tierra y que por eso hace bombitas con bolas de Navidad para luchar contra los malos. Iron Man renquea entre la molonidad y el pasillo de comedia.

Molonidad porque de vez en cuando suelta una perla, un diálogo que me hace pensar, ¡eh, aquí hubo un guión en alguna parte!, pero todo se diluye cuando te paras a pensar. Y una buena peli de acción no es eso. Es ser coherentes con el género, atravesarlo, retorcerlo, ofrecer espectáculo, pero no insultar al espectador; o por lo menos a mí.

Pero el filme tiene una moraleja: Nunca, nunca, nunca, dejes tirado a un científico que quiere darte la lata el día de Nochevieja mientras tú esté hasta el mocho de copas y enredado con una morenaza. Atiéndelo, mímalo, porque si no, crecerá, se hará mayor y querrá destrozarte la vida, poderes mediante, por semejante afrenta.

Yo me aplicaré el cuento, si se tercia alguna vez.

2 comentarios:

Alvaro Murga dijo...

¿Pero este no era el argumento de los increíbles?

Ted Kord dijo...

Coincido con usted una vez mas IM3 para mi fue una patada en los huevos, entretenida eso si pero apuntada para un publico masivo nada mas, er Robert Downey Jr haciendola de James Bond y con un sidekid (dios mio cuando vi que el niño no se marchaba pense que le daria un traje de maquina de guerra) un mandarin que con una idea no llevada a la comedia podria haver funcionado mejor y 40 armaduras que se rompen mas facil que una action figure de mercadito chino...
en fin despues dle golazo de avengers a marvel studios ya le da lo mismo casi diria que son parodias de los mismos personajes ¿viste Thor dark world? ...bueno es como iron man 3 una secuencia de gags una tras otra por sobre la trama los personajes y la aventura...