2014-02-03

Rush







No tengo ni idea de Fórmula Uno. No soy aficionado, y si conozco algo de este deporte es lo mimetizado por otros. Jamás he visto una carrera de motu propio. Pero Rush me ha encantado.

Es como la persona que ve "Evasión o Victoria" y lo flipa. En este subgénero de cine deportivo, para triunfar hay que tirar de épica: la canasta en el último minuto, el gol en el descuento, el púgil que se levanta de la lona antes de que el arbitro cuente hasta diez...

Rush, de este melón por abrir llamado Rono Howard que te hace dos malas por una buena, es un biopic engañoso del piloto inglés James Hunt. ¿O es un biopic sobre Niki Lauda? Un relato clásico de enfrentamiento entre dos hombres dispares, dos concepciones de ver el mundo, su mundo. ¿Es Rush una peli de épica y gasolina? Sí y no.

Peter Morgan, guionista de Frost/Nixon, hace un gran trabajo eludiendo el camino fácil del bueno contra el malo. El carisma de Hunt (Chris Hemsworth haciendo de Tony Stark en la Fórmula Uno) contra la frialdad de Niki Lauda (un impresionante Daniel Brühl que ES Niki Lauda). No, esta peli, pese a la espectacularidad de la puesta en escena, es un film de personajes bien retratados, con la narración a su favor.
Rush engancha no por saber quién venció en el Campeonato de 1976, sino porque durante dos horas vemos a dos tipos diferentes luchando por un objetivo que les contrapone. Cada uno a su manera. Uno tirando de "queledenporculoatodo" y otro mirando las estadísticas para no matarse.

Chris Hemsworth quiere quitarse el sambenito de Thor sin quitarse el pelazo (no es su culpa James Hunt tenía melenón y era igual de guaperas) y se lo curra gracias a un papel más agradecido que el de su némesis deportiva. Porque Daniel Brühl es el que se parte la boca en este película. Da carisma a un señor apodado "rata", le da humanidad, ingenio e inteligencia a lo que fácilmente podría haber sido una calculadora humana.
Si Rush supera la media es gracias al actor germano/español.

A esto le añadimos la obligatoria música de Hans Zimmer que se descuelga con el mejor trabajo de un 2013 desangelado y nos da un par de temazos de esos que te ponen los pezones como nudos de globo.

¡Corre a verla!

2 comentarios:

Fer1980 dijo...

Totalmente de acuerdo, lo de Zimmer es para enmarcar y Daniel Brühl esta inmenso. A mi si me gusta bastante la Formula 1 y creo que esta peli capta muy el espíritu de una época mucha más dada a la épica, donde había más equilibrio piloto/coche...y donde las cosas era mucho más peligrosas para los pilotos (algo bueno si ha traído tanta tecnificación).

Ternin dijo...

Una gran película que se queda en el recuerdo. Cosa que no suele ocurrirme últimamente.