2014-08-21

Cara de muerto





   Verano. Este tiempo de playas, de lecturas sosegadas buscando el fresco, de ocio más o menos dilatado, invita a buscar algo fresco que echarse al coleto; y Cara de Muerto ha cumplido con su misión a la perfección.

   La premisa del libro y el propio concepto de la colección es la diversión como estandarte. Literatura de género que nos sirva para pasar el rato sin que nos tomen por imbéciles, que bastante daño se hace al nombre "pulp" con obras que no quiero ni nombrar. Con cierto recele afronté las primeras páginas de la novela de Luis Guallar; porque convertir el mito de Frankenstein en el Oeste en un pastiche intragable es más fácil que difícil. Pero vamos a la información ofrecida por la editorial:


Para Colton Wheeler no resulta fácil vivir a la sombra de su difunto hermano Patrick, uno de los delincuentes más buscados de todo Texas. Pero cuando el misterioso forajido al que unos llaman Mano Lenta y otros Cara de Muerto comienza a sembrar el terror, Colton encuentra el modo de limpiar el nombre de su familia: él cazará a ese monstruo imparable de dos metros y formado por pedazos de cadáveres. Pero Colton no puede detener solo a "Cara de Muerto", así que tendrá que reunir a un variopinto y desavenido grupo de asesinos, pistoleros y mercenarios para cazar al que no es otro que la monstruosa creación del fallecido doctor Frankenstein. ¿Qué busca ese monstruo en su sangriento periplo por el país? ¿Lograrán detenerle antes de matarse unos a otros? La cacería ha empezado.




   Cara de Muerto eleva la apuesta de la colección Monsters Unleashed con referencias e incluso metalenguaje. Guallar es consciente del material que toca y no se enreda en la madeja de gustarse como escritor. Maneja el lenguaje con la agiilidad adecuada, y el pulso firme; sus descripciones no son las florituras de a centavo la palabra. Abundan pero no agobian (salvo alguna ocasión en la que terminé apabullado ante algunos epitetos cual espectador ante la CGI de la última de Transformers)... Guallar mimetiza una manera característica y la hace propia. Porque señores, estamos en un Universo donde el monstruo de Frankenstein vaga por el Weird West más polvoriento, seco y desharrapado. El Oeste de Guallar está tamizado con la fotografía de las de Leone. Los hombres se mueven, hablan, disparan y maldicen como si hablaran en inglés y pensaran en italiano. Miradas torvas y dientes que aprietan cigarros apagados. Un grupo salvaje de "outsiders" que se enfrentan al MONSTRUO con la resignación de los condenados a muerte. 

   Y luego las referencias. Guallar es un tipo listo y cuaja la sencilles argumental con huevos de Pascua que despiertan sonrisas y ayudan a que la cacería avance sin pensar en las páginas que quedan. Mad Max, la Trilogía del Dólar, Eric Clapton, Tabernas, Reanimator, Jonah Hex... Y más... Un pasatiempo dentro de un pasatiempo que me ha parecido un acierto total.

   No engaña a nadie y su única vocación es entretener a un lector que va entregado a un rato de tiroteos, terror, gore y frases lapidarias. Dicen que el género Weird West resurge; que el pulp renace, que la evasión pura y dura se acoda en las estanterías de los lectores... Si es así, Cara de Muerto tiene un lugar de honor.


No hay comentarios: