2014-11-18

Penny Dreadful






Historias seriadas, adecuadas para los bolsillos vacíos y las ganas de llenar la cabeza de historias truculentas más sórdidas que la propia sordidez de la vida real. Penny Dreadful, las novelas de a duro de la Inglaterra de luz de gas. La madre aficionada al té de los bolsilibros; la prima con acento extraño de las novelas de pulpa de papel de los americanos. 

Penny Dreadful la serie. Ocho capítulos es el formato adecuado para cierto tipo de historias. Si en True Detective funcionó, en está producción de Showtime apadrinada por Sam Mendes, también. Ocho capítulos que muchos han tildado de La Liga de los hombres extraordinarios pero en bueno. Sí, vale, los que no se han leído el cómic.

Penny Dreadful te cuenta una historia que pretende ser el smash monster definitivo en forma de serie de televisión. John Logan escribe un serial moderno donde cabe las almas poseídos, los vampiros, Dorian Gray el monstruo de Frankenstein y su creador y un remedo de Alan Quatermain que salva del ostracismo al ex agente 007 Timothy Dalton. Ah, y un pistolero llamado Chandler que siempre hay que poner un yanqui en cualquier en este Londres de lujo y tinieblas.

Y sí, gusta. Diálogos currados, su poco de acción, y un trama que no por alargada deja con ganas de más.  Los misterios egipcios se mezclan con el vampirismo, los exorcismos, el amor y existencialismo de los seres resucitados a trozos de forma pausada, adentrándose en las motivaciones de los personajes y evitando el pim pam pum fácil del material con el que se cuenta. No es la serie perfecta y no le hace falta. Está realizad con oficio y presupuesto, sin tomar por estúpido al autor y sabiendo que no es más que una historia de sordidez sobrenatural para el espectador resabiado del siglo XXI. Con todo lo que eso conlleva.

2 comentarios:

Fernando Rojas Moreno dijo...

Voy a verla pero YA.

Turk182 dijo...

Visto el primer episodio, la serie engancha, gracias por comentarla.