2015-01-19

Crónica visual de una presentación "double feature".






One men, two novels





  Sí, "double feature"; pero eso lo contaré un poco más tarde. El sábado, en Barcelona, en el Templo, en la Librería Gigamesh, tuve el placer y el honor de presentar mis primeras dos novelas: Laguna Negra y El Hombre Spam, ambas editadas por Tyrannosaurus Books.

   ¿Double feature? Sí. Dos novelas. Dos nombres y un mismo autor. Algo que ni en mis sueños más delirantes de escritorzuelo hubiera imaginado. Cuando uno se expone al hecho de escribir una novela con la intención de ser publicado, no suele pensar en que dos de tus obras se editen en poco tiempo. Ha pasado. Me ha pasado. Mi novela más personal y un maravilloso encargo se han materializado en glorioso papel en un lapso de tres meses. 

   Así que mi mujer y yo cogimos las maletas y nos plantamos en la Librería Gigamesh para presentar, no sin cierto misterio sobre la autoría de EL Hombre Spam, las dos novelas, Presentar en Gigamesh es como jugar en el Maracaná si os mola el fútbol o rodar tu primera peli con Steven Spielberg... bueno, vosotros me entendéis. 

   Mis primeras novelas, el aforo a tope y flanqueado por Marc Gras, mi editor. Un micrófono, la mente en blanco y el cuerpo cortado. Abajo hay un vídeo donde se puede ver el dramático suceso. Bromas aparte me sentí muy bien atendido, arropado por los miembros de la editorial (Jose Miguel, Nae y el propio Marc), por amigos de la infancia reencontrados en una suerte de milagro y bucle espacio temporal, lectores conocidos y desconocidos y mi propia desverguenza. Poco más de veinte minutos donde quise desgranar cuál y qué he querido contar con estas dos novelas. Gracias a todos por estar ahí, por compartir vuestro tiempo conmigo, por escucharme, por aplaudir los chistes malos y mis balbuceos inconexos. 




Llenazo brutal


   Laguna Negra es la cuarta entrega de la Colección Monsters Unleashed. Una línea editorial bastante conocida donde los monstruos clásicos se salen de su guión habitual y viven aventuras y desventuras. Un experimento grindhouse donde prima la evasión, las referencias, la acción y el diálogo rápido y el sentido de la diversión. 

   Laguna Negra, creo y así lo he podido comprobar en las numerosas reseñas que ha cosechado la novela, ha conseguido el objetivo. Aún no he recibido ningún palo y eso no deja de asustarme como autor, sobre todo cuando muchas de estas reseñas han sido escritas por auténticos desconocidos y fuera del paraguas, en ocasiones acomodaticio, de los círculos literarios. Un enfoque exploit, desvergonzado y con el brillo del plástico protector de las carátulas de las cintas de VHS de los ochenta. 



Marc y yo. Nuff said.



  ¿Y El Hombre Spam? Ahhh, amigo. La novela firmada por Talbot Torrance; el autor de Arlington, el hombre, la leyenda... el pseudónimo. El Hombre Spam nació antes de Laguna Negra. Nació con la libertad del que escribe importándole todo un carajo y con el único deseo de contar una historia. UNA, como si fuera la única y la última. Mi contribución anónima al género de ciencia ficción. Esa novela que escribes sólo para ti. Esa. Y esa novela se publica al fin con otro nombre. Una paradoja divertida, excitante, un ejercicio disociativo, un alter ego que albergará otras obras de ciencia ficción. El Universo de Jonás Tedheim tiene más historias escondidas en sus Torres. Eso es seguro.




Dándolo todo con un boli prestado.



 Firmé más de los que pude suponer, saludé como un maníaco, estreché manos y terminó todo con la sensación de que no tuve tiempo para pararme a hablar con nadie. Con el corazón encogido por los amigos presentes y los ausentes. Feliz, exultante, lleno de gripe y orgullo. Y todo esto bajo la sonrisa maravillosa y sin igual de mi mujer: Maricarmen. ¿Escritor yo cuándo no tengo palabras de agradecimiento? Aiins, escritorzuelo.

   Os dejo con el vídeo. Avisados estáis.



No hay comentarios: