2015-04-25

Autobombo, ombliguismo y reseñas.






Creo que toca valorar un poco qué está pasando con mis novelas (Laguna Negra y El Hombre Spam, ésta firmada con el pseudónimo de Talbot Torrance).  Me pide el cuerpo un poco de autobombo, de ombliguismo, de onanismo de autor. Sí, por qué negarlo. Y me apetece porque el resultado de las novelas no puede ser más positivo.

En noviembre, Tyrannosaurus Books editó mi primera novela. Una obra de un novel, con sus miedos, su vértigo y las típicas preguntas de novelista lanzado al mundillo: ¿gustará mi novela? ¿Cumplirá las expectativas comerciales y literarias? ¿La comprarán los compromisos? ¿Ganaré crédito o me hundiré en el lodo del primer y único duelo?

Casi seis meses después puedo decir que Laguna Negra marcha a todos los niveles. Este trozo de cultura pop, exploit y acción macarra ha gustado y gusta. Acolchado tras las novelas anteriores de la colección, Laguna ha cubierto mis expectativas y, creo, las de la editorial. El feedback de los lectores ha sido muy positivo y las críticas las he encajado con la intención de mejorar en mis siguientes novelas.

Laguna Negra y la colección Monsters es un producto atractivo y arriesgado por igual. No son libros al uso, no están destinados a la generalidad de lectores. Es un subgénero dentro de una corriente. Coño, son monstruos, terror y grindhouse. No me haré millonario, no viviré de la novela, pero puedo decir que no he hecho más pobre a los editores y que no he podido divertir a los lectores.

¿Y eso cómo se evalúa? Que un amigo de toda la vida te alabe es un arma de doble filo. Suelo agradecer y meter los dedos hasta encontrar un resquicio, alguna crítica. Conozco mis limitaciones como escritor y lo suyo es aprender. Si me dicen que todo está estupendo, maravilloso, que escribo como Dios... ni me lo creo, ni es verdad, ni merezco esa crítica. El ego es un enemigo más en ocasiones. El gustazo es ver como gente que no te conoce, que jamás te ha visto en persona o no te sigue en las redes sociales, te busca sólo para decirte que se he entretenido con el libro; que le ha hecho pasar un buen rato. No espero mejor valoración, de verdad.

Con El Hombre Spam me ocurre algo muy similar. Una obra firmada con otro nombre, mejores valoraciones, ganas de saber más del Universo de Nueva Ghana y un escrito más personal, más directo y con el que, lo reconozco, me ha sabido a poco. Tengo ganas de ponerme a trabajar en una secuela; contar más cosas sobre los personajes, la ciudad cyberpunk ultra consumista de Nueva Ghan. Espero poder dar más noticias en el futuro, aunque es muy temprano.

Tirarme a la arena de los escritores editados ha sido otra experiencia. Buena, sí, pero con algunos matices negativos como perder el contacto con autores que me consideran un rival (cosa que considero una soberana gilipollez) o asuntos similares. He vivido respeto en la mayoría de las relaciones entre autores, eso sí. Mi obra es pequeña y cuasi minúscula en comparación con otros bagajes literarios y de todo se aprende.

De ombliguismo ya he hablado bastante, ahora toca hablar de valoraciones. Estas son algunas reseñas que han aparecido de Laguna Negra en estos meses. Enlaces que hablan bien, mal, de lo bueno o de lo malo. Lo escrito, escrito está. Me he divertido con ello y la gente parece que también. ¿Qué puedo pedir más? Además, así me obligo a recopilar las reseñas para no perderles la pista en la red.

¡Ah, importante! Las novelas siguen a la venta, tanto en la web de la editorial como en cualquier librería. Marketing es marketing.

Reseñas de Laguna Negra:

La Ventana Secreta.

CineUltramundo

Planetas Prohibidos

El blog del Dr Motosierra

El blog de la Chica-sombra

Cinefagia

El Rincón del Devorador.



Reseñas de El Hombre Spam:


Farewell Stranger

El Solitario de Providence

El blog del Dr Motosierra

Literatura juvenil y fantástica








.