2015-10-27

El Deathstroke que nadie echará de menos







Deathstroke es un personaje creado por Marv Wolfman y George Perez en las páginas de los Nuevos Titanes allá por los primeros ochenta. Slade Wilson, el Exterminador, era un villano que se ganó al lector a base de carisma y presencia. Un villano implacable, un cazador de cabelleras, que trajo por la calle de la amargura a los Titanes.

Wolfman supo darle un empaque mayor que el de otros villanos al darle aire y tiempo para su desarrollo. Había encontrado un filón. Jericó, Rose, Contratos de Judas, fueron piezas que enclavaron en el aficionado al Exterminador como uno de esos personajes que se quieren ver de forma recurrente.

Pasan los años y llegan los noventa. Deathstroke sirve de referencia visual para personajes como Masacre de forma más o menos encubierta y en DC le dan una serie que dura sus buenos números. Pasa de ser un villano con código a ser un antihéroe que permita que el lector pueda identificarse mínimamente con él. Después de la cancelación de su serie en solitario (inédita en España), Deathstroke siempre se ha dejado ver en todo tipo de series. Green Arrow, Batman, Titanes, miembro de la Sociedad de la Injusticia…

Un personaje resultón pero incapaz de sostener por sí mismo una serie por su condición de villano. Pero llega el Nuevo Universo DC y los bríos de los noventa junto con los guionistas de esa época. Revival noventero con la vuelta de los Harras y Lobdells de toda la vida. 52 series mensuales daban para una buena ración de dientes apretados y poses guapetonas. La serie de Deathstroke tenía que hacerse. Y hacerse con la molonidad debida.

Y aquí es donde llega el amigo Tony Daniel. Dibujante del nicho de los noventa y autor querido en DC. Se reconvirtió a guionista en Batman y suyos son los primeros números de Detective Comics en el NUDC. Canela fina. Después de Batman le dieron las riendas de Deathstroke. DC consideró que su calidad como guionista era la adecuada para esta nueva versión de Slade Wilson al igual que su estilo de dibujo.



Y estos son los eróticos resultados publicados en un tomo recientemente por ECC:

La primera página del primer número es toda una declaración de intenciones. En pocos textos de apoyo se establece que sí, que es un asesino, que lleva más de seiscientos muertos a su espalda, pero que él no es malo. ¡Qué es un aventurero! Con dos cojones. El propio guionista nos lo dice en boca de Deathstroke y nos lo tenemos que creer. ¿Para qué desarrollar el personaje si dice que es un aventurero y no es de los malos? Esto no es romper la suspensión de credulidad sino desgarrarla con un pene enorme.

Y llega el locurón. El guion se derrama ante nuestros ojos y exige toda nuestra atención para captar algo de sentido en todo esto. ¿Qué le atravesamos a un malo la cabeza con la empuñadura de una espada? Pues que aparezca vivo sin ninguna explicación más adelante. ¿Qué el villano principal tiene que tener mucho misterio? Pues no explicamos nada de él para generar cero interés en lo que hace. ¿Qué el viejo Slade no es lo suficientemente molón con su perillita viejuna y su parche? Lo rejuvenecemos por la cara y ya está. ¿Para qué están los flashbacks? Para liarlo todo más. Como Daniel es tan buen guionista deja la narración lineal para experimentar. Maravilloso todo.

Un pastiche de venganzas mal traídas, retrocontinuidad mal entendida y escaso interés por ofrecer algo medianamente legible. Un refrito quemado de otros éxitos de hace décadas; lo que entiendo que DC y Daniel entiende como elementos de éxito.

El dibujo. Bueno, el dibujo es lo más potable de todo esto. Incluso se aprecia una evolución positiva respecto a cómics anteriores del autor como Batman RIP. Mejor color, mejor composición de viñeta y más cuidado en el dibujo. Incluso he disfrutado con algún diseño y una orientación al manga refrescante.

Deathstroke es una de esas series para los más cafeteros o para los que tienen el veneno de los noventa en la sangre; para los fans del personaje que pueden perdonar que su esencia haya desaparecido.


2 comentarios:

Fernando Rojas Moreno dijo...

Puro Nuevos 52 vaya.

Pablo García Naranjo dijo...

Otra serie en su larga lista de despropósitos