2015-10-22

Secret Wars 2015. ¿El mejor evento Marvel de la historia?






Muchas veces el éxito de algo se debe al desmérito de lo que le rodea. A poca calidad que se alcance, la comparación con lo anterior se engrandece al igual que las virtudes de lo que viene. Y en el cómic mainstream esta norma se repite de forma continua.

Los años pasan y la nostalgia se acumula como una bola de nieve. Lo que en su momento era algo insustancial con el paso de los años se convierte en clásico. ¿Es la Secret Wars original algo digno de imitación y por lo tanto un clásico? ¿Y otros eventos más cercanos como Civil War? Cualquier tiempo pasado fue mejor y en los cómics esa premisa se respeta a pies juntillas.

Y llega el año 2015 y la maquinaria, la gran rueda de la nostalgia mezclada con el interés comercial, completa una vuelta. Secret Wars “reborn”, o “remake”, o lo que sea.  Secret Wars es un título que evoca infancia, muñecos de plástico e ingenuidad. No es un nombre elegido al azar: es coger por el pescuezo al aficionado y decirle: “macho, esto es para ti y por ti. ¡Cómpralo! ¿Quieres que esto pase sin que seas testigo/comprador?” Y claro, el lector resabiado se huele el tema y ve este evento con la nariz encogida. “A ver, a ver, que esta gente nos quiere vender la moto otra vez. No, no, no, y no. No cuela. Esta vez no. Me da igual que cambie todo, que mundos mueran y otros renazcan. Paso.” Son demasiados los eventos y el sacadineros como para albergar algo de esperanza.

Hasta que uno empieza a leer la Secret Wars 2015. Jonathan Hickman y Esad Ribic como autores y nueve números para redefinir el Universo Marvel una vez más. Hickman es el Bendis de la actualidad. El recambio para las filias y las fobias de los últimos años. El que le ama lo hace incondicionalmente y el que lo odia no es capaz de perdonarle ningún acierto. Después de una prolongada, y alejada de los tópicos, etapa en dos series de Los Vengadores, Secret Wars es el colofón a su etapa en Marvel. Un canto de cisne épico y grandilocuente que pretende ser un cierre total a su andadura en La Casa de las Ideas.  Y Esad Ribic que viene de firmar uno de los apartados gráficos más potentes que tenido la serie regular de Thor en mucho tiempo. Un estilo de dibujo orientado a la BD más que al comic americano donde cada viñeta pretender ser una ilustración a contemplar; un paisaje a admirar.

SW es el fin del Universo Ultimate y el renacer del Universo 616. Un choque literal de mundos y una historia que sólo mantienen con su homónima de los ochenta algunos lugares comunes y la importancia del personaje del Doctor Muerte.  Una historia enmarcada casi en la Fantasía Épica; una historia que no es de superhéroes.  Mundobatalla es un lugar lleno de Reinos, y sobre los Reinos un señor: Muerte.  Un mundo donde la Latveria de siempre es un planeta entero y la oposición es aplastada a martillazos. Y como todo mundo gobernado por un tirano, poco a poco irán elevándose las voces disidentes. Voces que provienen de un Universo extinto. Voces heróicas.

¿Original? No. El planteamiento coge tantas cosas de tantas fuentes distintas que corre el riesgo de convertirse en un pastiche anodino. ¿Qué salva SW de la quema? El guion. Hickman aplica teatralidad a la historia. Conflicto. Quiere olvidarse de su predecesora y cuenta una historia con diferentes lecturas. Secret Wars es un proyecto personal disfrazado de evento. Una obra de autor engarzada en un blockbuster.

Si te gusta Hickman, si has seguido sus obras con Image y has disfrutado con sus series de Nuevos Vengadores y Vengadores, apreciarás la lógica del cómic, la forma y el fondo de cómo cuenta la historia. Si te aborrece el guionista y lo ves como un autor torpe e incapaz de cerrar los lazos de sus propias tramas, no es tu tebeo. Posiblemente te sientas engañado.
Pero siempre nos quedará el arte de Esad Ribic. Eso es innegable.



¿El mejor evento Marvel de la historia? Sólo llevo tres números leídos, quién sabe.


2 comentarios:

Fernando Rojas Moreno dijo...

No se si sera el mejor, pero de los mejores, de momento si.

Pablo García Naranjo dijo...

Una maravilla hasta ahora. Mucho mejor que cosas como Pecado Original o Patrulla X vs Vengadores.