2016-11-18

Doctor Extraño


Doctor Extraño es una de las visitas al cine que son casi una obligación para el aficionado comiquero. Hay que ir, hay interés, casi necesidad. Una de las citas Marvel que hay marcadas en el calendario. Como una romería.
En 2008 el mundo del entretenimiento cambió para bien o para mal. La industria se hizo más industria al darse cuenta que a la gente se la puede enganchar a través del puro y simple proceso de la serialización. Coño, como las series y lo tebeos. Iron Man fue el primero y Doctor Extraño es el decimocuarto. Y apenas se nota el chirriar de los engranajes.

Doctor Extraño es el refinamiento del proceso Marvel. Es el equivalente al génesis depurado, al perfeccionamiento de la peli de origen. Presentación del héroe, su camino, su rival, revelación, transformación, asunción y confrontación. Mito y arquetipo asumido y auto consciente.

De una excelencia formal evidente, Doctor Extraño corre el riesgo de saturar el paladar; cansar al espectador con manjares pulcros y cada vez más estetas. El lujo se vulgariza por repetición. Fatiga y hastío porque el comprador sabe con certeza casi matemática  que no va a verse defraudado. Y da pena.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Subcribo tus palabras ,disfrutemos y paladeemos estos manjares por si en el futuro la industria del cine cambia a peor.

Un saludo.

Pablo García Naranjo dijo...

Yo me conformo con intentar apreciar el cine industrial bien hecho. Qué menos.